Pages Navigation Menu

Viviendo al amparo del Minimalismo Racional

youga_meditation_nature_mountains

Estoy convencido que como todo en la vida, en el Minimalismo hay muchas vertientes; tras poco más de cinco años llevando una vida Minimalista estoy claro que comulgo mucho más con una postura racional que con una postura radical sobre este estilo de vida, mis razones son claras y precisas: Veo al minimalismo como un estilo de vida que debe ser compartido y llevado a cabo por la mayor cantidad de personas, para lograrlo la imposición radical de las ideas nunca será posible.

Para mí el concepto de Minimalismo llegó en un momento sumamente necesario de mi vida, necesitaba eliminar la saturación y poner un orden en todo lo que me rodeaba, lo cual ha sido una forma muy positiva de encontrar tranquilidad y así poder enfocarme en cosas verdaderamente importantes.

Una de las cosas que he aprendido en este tiempo es que la idea de llevar a cabo una transformación personal inevitablemente requiere del desprendimiento de algunas cosas que simplemente no necesitamos, necesitamos abrir espacio para cosas nuevas y eso es lo que te brinda en gran medida una conciencia minimalista, pero estoy convencido que la radicalización del tema no siempre es bien recibido.

Esto ocurre porque el cambio debe ser paulatino, cuando quieres romper de tajo con todo lo que te han inculcado de por vida muy pronto llegarás a negar la idea que puede ayudarte y lamentablemente hay muchos paradigmas que existen desde hace mucho tiempo sobre el consumo y la acumulación, por ejemplo:

“Debes terminarte todo”.

“¿Por qué lo tiras si todavía sirve?”

“¿Qué no trabajas para eso? ¿Para darte tus gustos?”

La racionalidad nos permite entrar en un proceso cognitivo de decisión que puede influir de una u otra forma en la satisfacción de nuestras necesidades primarias.

El minimalismo racional me ayuda a pensar en para qué o para quién hago o tomo determinadas decisiones, es decir, si creo que tengo que hacer algo por lo que dirán las demás personas eso entonces deslegitima mi decisión.

Déjenme poner ejemplos muy claros sobre mi propio progreso en el Minimalismo:

 

* Normalmente al enfrentarme a un dilema de compra, lo primero que pienso es si lo que estoy pensando en comprar lo necesito, la mayoría de las veces este simple análisis me hace desistir de adquirir cosas innecesarias.

 

* Cuando realizo depuraciones muchas veces me doy cuenta que hay cosas que realmente no tienen una utilidadpráctica en mi vida, entonces esto me da pie para que lleguen a quien posiblemente las va a utilizar mucho más que yo.

 

* He aprendido que lo más importante en la vida son los momentos y las experiencias que puedo “acumular” así que trato de decir que sí siempre que hay algo que pueda hacer y por si las dudas, tanto mi esposa como yo siempre tenemos las maletas a mano.

 

* Me esfuerzo por tener pocas cosas, pero las que tengo las procuro y las cuido porque sé que satisfacen necesidades propias de mi vida y que me ayudan a realizar mis actividades o simplemente a divertirme.

 

* Tras muchos años y experiencias de vida muy intensas no hay nada que valga más que la salud y la seguridad de las personas que amo, por eso en estos aspectos no considero que se pueda escatimar nunca.

 

* Cuando alguien tiene a bien regalarme algo pienso muy bien en todo lo que hizo esa persona al pensar en mí, entonces me resulta más fácil deshacerme de algo, usando la técnica de que entra uno y sale uno.

 

* Hay cosas que no puedo sustituir, como una agenda cada año, mis cuadernos de trabajo, la ropa que se va desgastando y debo cambiar, en fin, cuando algo se necesita y se ocupa simplemente no puedo ignorarlo y si debo adquirirlo lo hago.

 

* Muchas veces para evitar la saturación necesito decir claramente que no a algo, esto no me afecta ni me pone de malas, simplemente me ayuda a entender que es mejor evitar lo que no me hace bien, que soportar lo que no me hace bien.

 

* Eliminar el consumo de información basura hace bien a mi vida porque me ayuda a pensar que lo que realmente vale la pena no está en las noticias negativas sino en buscar el mayor bienestar para el mundo en el que vivo.

Es una realidad que el Minimalismo Racional me permite vivir enfocado en aquello que es importante, me ayuda a determinar lo que no necesito y lo que sí, pero sobre todo es un estilo de vida que da orientación positiva hacia aspectos mucho más importantes que los que tienen que ver con las prisas y el mundo de la saturación.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Aunque quería que este artículo fuera más corto y sencillo la realidad es que la relevancia que tiene el Minimalismo Racional en mi vida es muy importante, sin embargo si quieres ampliar un poco más en el tema te comparto el link para que obtengas una copia de mi primer libro sobre Minimalismo.

Omar Carreño

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

2 Comments

  1. Tienes mucha razón Omar. Yo no soy minimalista, pero todos necesitamos evitar la saturación que nos inunda. Un abrazo.

    • Hola Ivan,

      Estoy muy de acuerdo contigo, no se tiene que ser totalmente minimalista para considerar los beneficios de evitar una vida llena de saturación, mil gracias por tu escapada por aquí.

      Te mando un gran saludo.

      Omar Carreño

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los 20 Mejores Blogs De Crecimiento Personal Para 2016. - […] Ejemplo de post: “Viviendo al amparo del minimalismo racional”. […]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *