Pages Navigation Menu

Valorando los servicios

 

A lo largo de mi vida, he encontrado distintos proveedores de servicios, unos buenos, otros malos y otros inadvertidos, dicen que siempre uno tiende a acordarse tanto de lo muy bueno como de lo muy malo, en esta ocasión haré un análisis de lo que para mí son buenos y malos servicios con base en mi experiencia.

Hace unos meses tomamos un vuelo de una compañía norteamericana, recuerdo que el servicio es tan malo, que quedé convidado a no volver a considerarlo como opción, en verdad no creo que haya sido una experiencia aislada ya que tuve que hacer conexión en Arizona para llegar a México y en ambos vuelos el trato fue malo, me molestó mucho que no dan opciones, es así o no es, “si nos están haciendo el favor de traernos de vuelta, ¡por Dios!

Por otro lado hace unos meses, paseando en el blog de So, Blog y lana, vi una buena recomendación de la tarjeta American Express y bueno estando en el aeropuerto de Guadalajara, me la ofrecieron y aunque el costo por anualidad es alto, midiendo los beneficios que ofrecen pues me animé a obtener una American Express – Aeroméxico.

No puedo creer el trato que te dan en esa empresa, en verdad que ahí si siente uno que es cliente consentido, te marcan casi casi para saber si te llegó bien la tarjeta, que llamas para una duda te mandan encuesta para ver cómo se te atendió, que si la respuesta que te dieron originalmente no les satisface a ellos, escuchan la grabación y te vuelven a marcar para darte más información y luego, nueva encuesta, o sea es un servicio maravilloso.

¡Qué sencillo es tomarle gusto a un servicio! Y solo porque te brindan un principio básico de todos los negocios la Atención al Clientes, hasta cuando me han dejado esperando me gusta la “musiquita”.

Si el prestador del servicio te hace sentir especial y que has recibido el beneficio y un plus por el precio pagado por el servicio, sinceramente, no duele pagar ese servicio, pero si por el contrario, percibes un trato indiferente y hostil, lamentablemente es preferible buscar nuevas opciones.

Otro ejemplo se da en los restaurantes, podemos valorar muchísimo la comida, pero si el servicio no es bueno, posiblemente no habrá necesidad de volver a ese lugar, recuerdo que hace unos meses, mis compañeros y yo, fuimos a comer a Garabatos, el servicio se estaba tornando cada vez más malo, eso me hizo solicitar directamente al capitán que me mandara exclusivamente a un mesero cuyo trato, rapidez y atención es excelente.

También es importante saber reconocer y ubicar rápidamente a quien te brinda un buen servicio. Si se habla claramente eso alienta al prestador del servicio a saber que su trabajo está bien hecho, en tanto que si no saben dar ese plus, eso se nota, como en otra ocasión nos tocó con un mesero que realmente parecía que cada vez que le pedías algo lo estabas insultando y todo se hacía al son que él quería, ¿Dónde quedó la mentalidad de primero el cliente?

Créanme que no hay nada más gratificante que ver al dueño o al encargado de un establecimiento atendiendo de propia mano a su clientela, esto demuestra humildad y orientación al servicio, eso se valora más que cualquier otra cosa, pues uno puede sentirse especial y se distinguirá siempre por ser un lugar cálidamente atendido.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: A los consumidores, hagan valer el precio que pagan por un buen servicio, con eso obligarán a los prestadores a esforzarse por dar lo mejor de sí; a los prestadores del servicio, recuerden que los ingresos provienen de los clientes y si estos se encuentran satisfechos es probable que regresarán.

OC

4 Comments

  1. Estoy totalmentede acuerdo, pero creo que también muchos clientes deben ser más respetuosos de la gente que nos brinda servicios. He sido testigo de personas que por tener cierto estatus, dinero, o sencillamente porque así son, tratan con la punta del pie a personal en mostradores, meseros, etc.

    En ocasiones me pongo a imaginar a aquél mesero que recibe una grosería al principio de su día, seguramente desearía poder decirle algo a ese cliente con la facilidad que este último tiene para poder, con malos tratos, exigir un servicio. Creo que el día de ese prestador de servicios se ha de derrumbar desde que inicia sus labores.

    En este sentido yo, si me lo permites, añadiría a la frase “COMO ME TRATE SERÁ TRATADO, PORQUE TAN VALIOSO ES SU DINERO COMO SAGRADO ES MI TRABAJO”.

    • Mi Querido Amigo,

      ¡Que conste que cuando yo vi que te faltaba un servicio que te podría proporcionar me movilicé para conseguirlo! Ya en serio, como platicamos hoy mismo, yo no puedo justificar que un tercero pague lo que hizo otro sobre una persona encargada de dar un servicio, o lo que es lo mismo, ¿Por qué tenemos que lidiar con un mal servicio porque antes previamente estabas de malas?

      Además si no eres feliz en un trabajo y no estás dispuesto a aceptar lo que conlleva, mejor dedicarse a otra cosa, la atención al cliente es lo que puede perjudicar o beneficiar un negocio e imagínate al dueño pagando las consecuencias de un mal servicio, con bajos ingresos, solo porque quien presta el servicio no está de acuerdo con hacerlo. No estoy muy de acuerdo.

      Es bueno ponerse en todas las aristas, pero si uno trata bien a quien te atiende, ¿Por qué debemos aceptar un mal trato?El mejor ejemplo: Los empleados que tenemos en el Seven ¿Les has hecho algo?

      Saludos

      OC

  2. ¡Hola desde la ciudad de clima mediterraneo!

    Por más de 10 años trabaje como prestador de servcios en una tienda de curiosidades y siempre me esmeré por dar el mejor servicio y trato posible. En ocaciones el cliente no se prestaba para darle el servico, pero rara vez deje que eso me afectara.

    El dar un servico de calidad es un estado mental y una filosofía, si no puede uno comprender eso, es preferible dedicarse a otro negocio por que se va a fracasar rotundamente (A menos que tengas la mega novedad del momento. Y aún así, solo dura en lo que es novedad).

    Mi tio tenía la filosofía de los restaurantes de que no le imporaba pagar de más si la comida era buena Y abundante.

    ¡Abrazos!

    • Mi querido Ra,

      Contigo leo la voz de la experiencia y eso me llena de gusto, creo que en todos los ámbitos el dar un buen servicio es parte esencial de ese extra que se necesita para sobresalir, es muy curioso ver que la gente se queja y se queja por lo que tienen que hacer en el trabajo, cuando lo más importante sería dar ese toque adicional que nos deja satisfechos y nos permite demostrar la eficiencia.

      Me gustó mucho la filosofía de tu tío y créeme que yo le añadiría el servicio de calidad.

      Saludos

      OC

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *