Pages Navigation Menu

Utilidad de lo que adquirimos

 

Han sido diversos los puntos que me han llevado a escribir sobre este tema, en entradas previas he mencionado esta situación sin ahondar mucho en el mismo, sin embargo, considero que por alguna extraña razón es necesario reforzarlo mucho ya que veo como mucha gente incurre diariamente en la compra inútil.

 Imaginen la siguiente escena: “X” persona caminando por “X” centro comercial y ve “eso” que le va a cambiar la vida, una cantimplora de campamento con un compartimento para tres hilos de sutura con una aguja pequeña.

 No, no saben, la cabeza de “X” persona empieza a visualizarse en un bosque hermoso  en un campamento puesto, con todo el equipo de acampar que no tiene, pero eso sí, en primer plano se observa la cantimplora con un líquido humeante saliendo de su interior y en la parte de abajo el compartimento abierto porque al señor “X” se le cayó un botón de su chaleco (que no tiene) y con ese hilo y aguja, en tanto pueda ensartarlos.

 ¿Estamos de acuerdo que esta compra sería algo verdaderamente inútil? El hombre no es ni siquiera un especialista en campamentos, no es una actividad que realice con frecuencia, ¿No sería mejor que si deseara iniciar esta actividad comprara de inicio un libro básico? Bueno el punto es que ese “Gadget” innovador ha endiosado a nuestro sujeto y termina adquiriéndolo.

 Resultado: Un artículo que nunca usó, cuya utilidad no fue aplicada para esta persona ya que no conforma parte de los artículos que normalmente usaría, no constituye una necesidad para su vida diaria, no es una afición arraigada y realmente solo fue un gasto infructuoso.

 ¿Acaso les suena ligeramente familiar el caso expuesto? Bueno pues yo he visto muchas situaciones así, incluso a mí me ha pasado en más de una ocasión, sin embargo cada día trato de erradicar ese vicio de la compra inútil, pues es un hábito dañino para nuestras finanzas personales y para nuestro espacio vital, toda vez que el closet se va llenando de cosas que no usamos y que tampoco nos atrevemos a tirar porque se compraron para un “objetivo”.

 Lo anterior ocurre toda vez que cuando estamos comprando existe un momento, un breve instante, una fracción de segundo en el que estamos conscientes de lo absurdo de determinada compra, sin embargo, este proceso de análisis es muy breve y se puede ver opacado por el deseo, el impulso por adquirir algo que nos llama la atención.

 A continuación les ofrezco algunas sugerencias para adquirir exactamente lo que se necesita:

 Identifiquemos cómo somos: Sabiendo el tipo de persona que somos podremos descartar más fácilmente cosas que en verdad no son útiles para nuestra vida diaria.

Identifiquemos nuestras necesidades: Debemos comprar exactamente lo que necesitamos, no más y no menos, así sabremos que no todo a la venta es para nosotros.

Planeemos las compras: Muchas veces por falta de planeación no tenemos un objetivo definido y por consiguiente estamos abiertos a cualquier posibilidad y cualquier costo.

Compremos con tiempo: Hagamos que el tiempo que damos para el proceso de adquisición de bienes se vuelva lo más extenso posible para no tomar una decisión apresurada.

Razonemos nuestras compras: Al momento de comprar, hagamos comparativos de precios, de productos, de necesidades y de utilidad real de lo que adquirimos.

Cuidemos lo que adquirimos: Ya adquirido un producto, debemos darle toda la vida útil que podamos, el mantenimiento es básico

Y creo que lo más importante de todo esto, es que lo que compremos o paguemos tenga un uso real, si no pensamos en la utilidad que le daremos a las cosas consideremos que el costo de lo adquirido será dinero tirado a la basura.

Por ejemplo para mí está el caso de la Ipad, es un gadget digno de un sueño y sin embargo no le encuentro una utilidad práctica en mis actividades diarias, me mueve mucho, se me hace algo realmente innovador, pero creo que mi Itouch cumple perfectamente las funciones que un dispositivo así me puede dar.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Aprendamos a comprar aquello que necesitamos, aquello que nos va a retribuir una utilidad, no es lógico estar gastando el dinero en cosas que no sirven para nada y si es así, al menos que no sea muy seguido.

OC

4 Comments

  1. ¡Buenso días!

    El problema es que nos dejamos seducir por lo que nuestos ojos detectan. La industria del mercadeo y publicidad tienen al dedillo investigado lo que hace que como compradores deseemos comprar tal o cual cosa o servicio.

    Para contrarrestar esa influencia, como compradores debemos de educarnos para aprender a tomar las deciciones más acertadas. El investigar, comparar y elegir son los tres pasos que nos llevan a la compra inteligente, pero solo cuando determinamos que en realidad lo necesitamos y que no se trata de un capricho unicamente.

    ¡Saludos desde la sede de la Baja 500!

    • Mi estimado RA,

      Me tomé el atrevimiento de tocar un tema en el cual el experto eres tú, solo que no puedo creer como la gente compramos sin siquiera necesitar las cosas, es ahí donde entra el principal dilema en nuestra vida, cuando gastamos sin darnos cuenta en qué y no le damos la importancia debida a las cosas, como el dinero.

      Me quedo con esos tres grandes temas para resaltar: investigar, comparar y elegir.

      Mil Gracias por tu comentario.

      Saludos desde un nublado Distrito Federal = Lluvia = Tráfico

      OC

  2. Primo,

    Las mujeres en general, tendemos a ir a los centros comerciales y ver, a lo mejor no compramos en ese momento, pero dices “me lo voy a probar” a ver como me queda.

    Yo creo siempre debemos de pensar ¿cuántas veces realmente voy a usarlo???? para determinar su utilidad y si es indispensable la compra.

    Siempre debemos comparar precios en diferentes lugares, descuentos, formas de pago, y si tienen la facilidad de llevarlo hasta nuestro hogar. En pocas palabras hacer un estudio de mercado. Y conocer ante todo nuestro presupuesto.

    Tenemos que enseñaros a realizar una buena compra y no dejarnos llevar por un instinto o un descuento…

    Saludos

    • Prima,

      Fíjate que como concluí ese artículo es la forma más adecuada, podemos hacer las cosas que queramos, tampoco vale la pena sufrir de ganas de comprarnos todo en la vida, pero que no sea ló más seguido, razonar nuestra compras nos hace mejores consumidores.

      Definitivamente las mujeres compran con los ojos, eso no me queda la menor duda.

      Saludos

      OC

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>