Pages Navigation Menu

Tú sabes lo que tienes que hacer

 

 

¿En qué momento pasó que nos desviamos del camino indicado? Tal vez algunos dirán cuando nos volvimos rebeldes en la adolescencia, cuando nadie me enseñó el camino que tenía que seguir, cuando nunca me explicaron cómo se tenían que hacer las cosas.

Una habilidad que tenemos los seres humanos es que nunca dejamos de aprender, vamos creciendo todo el tiempo, adecuándonos a los cambios que se van dando en nuestra vida, pero en ocasiones, prácticamente siempre, a pesar de saber cuál es el mejor camino para hacer las cosas empezamos a complicarnos con pequeñeces que van afectando nuestra existencia.

Entre esas cosas que no debemos hacer están las deudas, el desorden, el consumismo excesivo, la procrastinación, la desobediencia, la impuntualidad y muchas cosas más, lamentablemente, todo esto se va volviendo parte de muchos de nuestros hábitos y en consecuencia invade todas las esferas en las que nos vemos envueltos diariamente.

Afortunadamente dentro de ti está la respuesta, tú sabes lo que tienes que hacer, pero puede que te encuentres un poco perdido, o tal vez crees que ya no hay nada por hacer, pero encuentras un blog, un libro, un método o un sistema y crees que para ti ya no hay solución, sin embargo tampoco pierdes nada con tratar, porque muy dentro de ti te gustaría evitar todas esas cosas que no te dejan avanzar.

Ya que empiezas a percibir una ligera mejoría te espantas y vuelves a caer en la rutina anterior, resistiéndote al cambio y todo porque requiere de algo de esfuerzo y disciplina, además que esperabas que todo fuera un poco más sencillo, la cosa fue que te esforzaste y quisiste resultados rápidos, cuando la realidad es que te pasaste mucho tiempo adoptando lo negativo.

Ahora sabes que tienes que ir con calma, que poco a poco verás más resultados positivos e irás reprogramando tus hábitos de conducta, tú sabes lo que tienes que hacer, pero en cierta forma creíste que llegar al equilibrio sería más simple y lo es, solo que hubo resistencia porque en algún momento te desviaste, como todos los demás.

Lo que estoy diciendo ¿Es la verdad absoluta? No lo sé, leyendo esto tú sabes lo que tienes que hacer, si estás en el supuesto buscarás otros elementos para leer y tal vez vayas adoptando nuevas ideas, retomando tus principios y haciéndote de nuevos valores.

Es tan simple que cuando menos te des cuenta estarás acercándote a un nuevo tú, pero no pudiste verlo antes porque no estabas enfocado hacia eso, siempre supiste el verdadero camino, pero ahora ya sabes que si tienes que surcarlo, no es tan difícil es como decir: Si sacas algo lo guardas de nueva cuenta en su lugar, si quieres ser mejor solo tienes que adoptar el software mental adecuado.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: En ciertos momentos buscamos fuera de nosotros la forma de retomar el equilibrio cuando la realidad es desde antes tú sabes lo que tienes que hacer.

Omar Carreño 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

Rompiendo un nuevo paradigma personal

Época de cambios: Prepárate para enfrentarlos

Cómo lograr el crecimiento personal

Primero tienes que creerlo 


Fotografía de Stock.XCHNG

 

4 Comments

  1. Hola Omar.

    Todo lo que dice tu post no puede ser más cierto. Precisamente ayer platicaba con una persona y tocábamos el tema de lo difícil que es cambiar, y afrontar las cosas.Nunca ha sido fácil.

    Quiero resaltar la parte a donde dices que comienzas y te da miedo, por lo cual regresas al estado anterior. Es muy común eso, dado que de cierta forma hacemos una vida funcional de tal forma que nuestro status quo no queremos que cambie. Pero el hacerlo es valiente, y de alto valor porque significa cambiar la historia que por tantos años tenemos.

    Es increible como sabiendo lo que tenemos que hacer nos aferramos tanto a lo que nos molesta y perdemos la razón al pensar que años se cambiarán en días.

    Esa persona quedó en comenzar el cambio, y en eso estamos, como bien sabes.

    Saludos hermano.

    • Hola Hermano,

      Me pongo a reflexionar y tienes razón, cambiar nunca ha sido fácil, pero recuerdo que alguien me dijo alguna vez: “Si las cosas fueran fáciles, cualquier las haría”, y en ese sentido ¿dónde quedaría el esfuerzo? Todos seríamos iguales y no habría distinción positiva que haga un ejemplo.

      Eso que comentas es precisamente lo que espero lograr en algún momento, cambiar totalmente la historia, aunque como bien sabes a veces nuestros “demonios” son muy resistentes, pero es exactamente ese el reto.

      En verdad aprecio mucho que compartas esto hermano.

      Te mando un gran abrazo.

      Omar Carreño

  2. Omar, es posible que como dices las personas sepamos en nuestro interior qué debemos hacer para recuperar nuestro equilibrio… ese muy frágil equilibrio entre la familia, el trabajo, los amigos, el deporte, para Dios y uno mismo.

    Pero el problema es el peso de las realidades mundanas: la necesidad de llevar pan a la mesa, de dar servicios de salud a la familia, de los padres cuando envejecen, de que la vida cada día está mas cara.

    Así que quizá sepamos que deberíamos hacer – dedicar el tiempo a lo que es en realidad más valioso – pero el reto es saber cómo hacerlo, es decir, cómo dedicar el tiempo a lo que es valioso sin ver afectado el nivel y calidad de vida de la familia.

    Como siempre muy interesante tu reflexión.

    Gracias.

    • Hola Mauricio,

      Vuelvo a retomar el aspecto que contestaba en el comentario anterior, justo esa es la clave, buscar la forma de organizarnos mejor e incluso renunciar a aquello que no necesitamos para poder enfocarnos en lo importante.

      Creo que muchas veces estamos “acarreando” más cosas que las que realmente necesitamos, leía hace poco algo que decía: DEJA LA TV, no importa que veas Discovery o National Geographic.

      No sé, yo no lo hago así, pero tal vez hay algunos puntos para considerar.

      Te mando un gran saludo,

      Mil Gracias por tus comentarios.

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>