Pages Navigation Menu

Talento y Constancia

“El talento sobra, lo que escasea es la constancia” Doris Leasing, Premio Nobel de Literatura.

En el viaje de trabajo que realicé a la ciudad de Zacatecas, tuve la fortuna de encontrarme con esta frase en el Instituto Tecnológico de Monterrey y de inmediato me inspiré para escribir este artículo.

Hace unos días recibí un correo electrónico de un lector que me explicaba su situación referente a la generación de hábitos y como tras tres días de generar un cambio al cuarto ya había perdido la motivación para lograr su implementación, no se pone metas claras lo cual evidencia una clara falta de constancia, que él mismo me señala.

Puedo ver por sus palabras que es una persona sumamente talentosa, pero aquí el punto es lograr dar el siguiente paso, mantener el ritmo para mejorar y honestamente creo que la única forma de hacerlo es mediante un método que le permita comprometerse consigo mismo para ver una realidad alterna en base a resultados.

Desde mi perspectiva creo que ya ha dado el paso más importante y es saberse capaz de lograr un cambio que le permita enfocarse más y ser mejor, eso para mi ya es haber iniciado el camino.

Mi recomendación al respecto radica en aspectos más prácticos, es decir de hacer que las cosas sucedan, tal y como hacemos con una receta de cocina, pero ahora para nuestra vida diaria.

El primer paso sería generar motivación diaria, es decir si reconocemos un problema de constancia entonces hay que encontrar la razón que originalmente nos ha motivado a ser mejores y a partir de ahí anotar diariamente esta razón en un cuaderno diario, con fecha y todo, al final del día es necesario apuntar nuestro avance, digamos una breve síntesis de dos líneas en la que manifestamos un logro que nos encamine al éxito en este sentido.

Un ejemplo de esto es: “Hoy quiero atender las tareas más importantes del día, dar todo y más en mis actividades, por mi, por mi familia y por llevar una vida mejor”.

Final del día: “Hoy logré concentrarme en revisar las listas de posibles sancionados y terminé esta actividad sin distracciones.”

Se lee muy trillado, sin embargo funciona, hacer esto de manera diaria (constante) nos invita a comprometernos y recordar lo que es importante para nosotros.

Cuando llegue el desgano (que definitivamente llegará) entonces habría que brindar una dosis adicional de motivación mediante la comunicación clara de nuestra intención de cambio a las personas que nos interesan, puede ser nuestra pareja, nuestra familia o nuestros amigos; el punto es que el compromiso ya no solo es personal, sino que hay alguien más que sabe hacia dónde queremos ir y esto nos obliga un poco más.

El segundo paso es establecer una meta “sencilla, algo que sea tan simple como desconectarnos de las redes sociales por unas dos horas al principio y tratar de avanzar en nuestras actividades, esto no es de veintiún días como lo señalan algunos, no es la recete mágica de “en tanto tiempo logras esto” el cambio es real y puede tardar más tiempo o menos dependiendo de la complejidad, es más puede ser que quizá no alcancemos ciertas metas porque nuestros intereses cambian y es válido ser flexibles y reconocer esto.

Al empezar a lograr pequeños cambios, son mini victorias que nos van haciendo ver que estamos avanzando en algo, y esto es la automotivación más grande. De aquí pueden irse gestando metas mucho más grandes que van surgiendo en base a la misma necesidad de ser mejores, evitar el estrés y descubrir un mundo con buenos resultados.

Lo más importante es no desesperarse y al equivocarse volverlo a intentar, en algún momento nuestra propia resistencia resulta inútil cuando vamos viendo beneficios palpables en nuestra vida.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Esta ha sido una breve introducción a una forma que funciona para iniciar con la generación de cambios prospectivos hacia una vida mejor, el punto es reconocer que la mejora productiva continua existe y que debemos darnos la oportunidad de cambiar.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos relacionados

Explicando los cambios en los hábitos vitales

El proceso de adopción de la productividad

Si es tu destino debes actuar en consecuencia

Fotografía personal

6 Comments

  1. Quizás me aparto un poco de la intención de tus magnifico post, pero me vino a la mente mi propia experiencia…
    No sé si soy talentoso, pero me malicio que lo que soy es tenaz, es decir constante, cuando empiezo una cosa, con tenacidad y constancia llego a la meta que me ponga…
    Totalmente de acuerdo contigo más que talento lo que hace falta es constancia en el empeño, el camino se hace al andar dijo el poeta… el final empieza con el primer paso, con tenacidad y constancia lograremos alcanzar el objetivo.
    Había un niño gordo que me molestaba constantemente… decidí atacarle todos los días, independientemente de que me ganara la batalla, logre derrotarle ampliamente con mi tenacidad y constancia en el ataque después de meses de peleas diarias, no volvió a molestarme ni él ni nadie del entorno, nadie quería enfrentar una pelea diaria durante tiempo indefinido…
    Tenacidad y constancia.

    • Hola Avalon,

      Me causó mucha gracia tu ejemplo ya que no imagino vivir peleando diario, pero bueno en ese momento resultó una forma de darte a respetar y vaya que si se requiere constancia.

      La constancia nos es necesaria en todo lo que vivimos, tu comentario nos hace ver que es una situación que podemos adoptar todos y que tiene siempre resultados positivos.

      Mil gracias por tu comentario,

      Te mando un gran saludo,

      Omar Carreño

  2. En lo que más hincapié haría de lo que señalas es efectivamente en las microvictorias. Llegar con ventaja sistemáticamente hace muy difícil perder. Así que en vez de querer intentar ganar con cada cosa que hacemos o sino tirar la toalla, el modelo que funciona es el de el avance lento y progresivo. Aún así esto es una filosfía idílica a la que tenemos que tender pero que me temo que nos alejamos de ella cíclicamente incluso los que intentamos ponerla en práctica.

    No es fácil pero hay una diferencia entre intentarlo y dar la batalla por perdida.

    Muy buenas reflexiones Omar, un saludo.

    • Hola Iago,

      Tu comentario es muy reflexivo amigo, sinceramente veo con gusto la forma en la que te incorporas con el artículo ya que como bien señalas siempre buscamos o esperamos resultados rápidos cuando la realidad lo que funciona es un avance lento y progresivo.

      Mil gracias por tu comentario,

      Te mando un gran saludo,

      Omar Carreño

  3. ¡Buenos días feliz Omar!

    Es muy dificil mantener un ojo sencillo en un entorno que ofrece todas las distracciones imaginables. La lucha es no solo con uno mismo, sino con todas trampas que nos pone el sistema, por eso lo que manejas sobre la constancia cobra una vital importancia para nuestro crecimiento.

    ¡Saludos pariente!

    • Mi estimado pariente,

      Justo ese es uno de los principios que trato de reflejar con este blog, y lo menciono en cada ocasión que puedo: debemos enfocarnos en lo importante. Las distracciones son elementos existentes que de manera personal debemos aprender a abolir.

      Nadie ha dicho que mejorar es fácil, son muchos los factores que nos afectan, pero lo importante es luchar día con día por conseguirlo.

      Mil gracias por tu comentario pariente,

      Te mando un gran saludo,

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>