Pages Navigation Menu

Superación Personal: Acepta realidades (con ejemplos)

transito

La infelicidad de nuestra vida muchas veces se ocasiona porque no podemos aceptar las cosas como son, creemos que porque nos quejamos de ellas van a cambiar, cuando la realidad es que hay factores externos que determinan las situaciones y no por el hecho de que no nos parezcan tienen porqué ser diferentes.

Es entonces cuando comienzan nuestras más grandes frustraciones, derivadas de nuestra falta de aceptación de las circunstancias externas, mismas que no van a cambiar porque así lo deseemos, sino que son parte de la vida misma.

Es muy desgastante vivir quejándonos por situaciones de las que no tenemos control, en consecuencia existen dos posibilidades: Aceptar la realidad (así son y no porque nosotros nos quejemos van a cambiar) y/o realizar los cambios necesarios para enfrentarlos.

Cuando empiezas a aceptar el hecho de que hay cosas que no puedes cambiar, vida empieza a fluir en un rumbo positivo, entonces logras enfocarte mejor en lo que es verdaderamente importante para ti.

Muchos principios budistas que me ha ayudado a reflexionar mi querido Morelos Kyonin, mejor conocido como el Chocobuda tienden precisamente a eso, a aceptar que en nuestra vida habrá sufrimiento, felicidad, adversidad, todo, porque es parte de la vida misma. De inicio esto suena muy descabellado y hasta salta de tu ideología normal, pero la realidad es que cuando empiezas a fluir con esas ideas todo es más simple y sencillo.

Quiero ejemplificar de manera muy simple algunas “crudasrealidades de la vida cotidiana con las que debemos lidiar y que viéndolo bien tienen una muy sencilla solución.


El tránsito en las grandes ciudades: No hay nada que puedas hacer para evitar que te toque un día con tránsito, ¿Quieres llegar a tiempo a algún lado? Tienes que prever que te puedas encontrar con un embotellamiento, es un hecho que no puedes cambiar, así que mejor aprende a usarlo a tu favor.

Solución: Cámbiate a una ciudad más pequeña.

Menos Radical: Trata de salir un poco más temprano y busca actividades (escuchar podcasts, aprender un idioma) que puedas hacer para aprovechar el tiempo.


La falta de reconocimiento de algunos jefes: Afortunadamente no es mi caso, pero muchas veces los jefes en el trabajo no reconocen lo que haces, ¿Te digo algo? Para ellos es algo normal, es por lo que te contrataron, entonces es difícil que te reconozcan algo que dan por sentado que ya hacen con tu sueldo.

Solución: Deja tu trabajo y vuélvete tu propio jefe (Aunque ahí tampoco recibirás el reconocimiento de los clientes)

Menos Radical: Reconócete a ti mismo, date un premio de vez en cuando por el esfuerzo realizado, o simplemente ponte contento de saber que tienes un trabajo.


Las cosas no bajan de precio: Te quejas porque las cosas no bajan de precio, la vida cada vez es más cara, ya no te alcanza como antes, la realidad es que es una situación mundial, la teoría económica explica que siempre la tendencia de los costos es a la alza porque son muchos los factores que determinan la variación de los precios en toda la cadena productiva, así que debes aceptar que los precios siempre van a la alza.

Solución: Consíguete un trabajo donde te paguen mucho más.

Menos Radical: Mejora tus hábitos de consumo y trata de generar algunos ingresos adicionales o poco a poco ir escalando para obtener mayores ingresos.


El inglés es el idioma más utilizado en el mundo empresarial: No te gusta, no te entra, no lo masticas, etc. Puedes decirme lo que gustes en contra del inglés, sin embargo la realidad es que es el idioma que más se imparte como segunda lengua en prácticamente todo el mundo. Así que a pesar de no ser lengua nativa en muchos países del mundo la realidad es que saberlo tiene muchas ventajas profesionalmente hablando.

Solución: Aléjate del mundo corporativo, dedícate a algo que no tenga nada que ver con el inglés.

Menos Radical: Esfuérzate por conocer y tratar de entenderlo, ve películas en inglés con subtítulos en inglés o mejor sin subtítulos, intenta leer un libro en inglés con la ayuda de un diccionario, trata de encontrar un curso en línea o asiste a clases.


Mi Análisis Realista del día de hoy es: Aceptar aquellas cosas de la vida que no podemos cambiar es una forma muy positiva de encontrar el camino a la tranquilidad mental, no nades contra la corriente, aprende a fluir y flotar en ella.

Omar Carreño

Conoce mi nuevo libro “CAMINO AL MINIMALISMO solo tienes que dar clic aquí.

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

Superación Personal: Lo peor que puede pasar

Campaña Minimalista: Acumulación de Momentos #ADM  

Simplificando hacia la tranquilidad

Implementa el Desarrollo Personal y mejora tu vida 

 

Fotografía  de Stock.XCHNG

 

4 Comments

  1. Sí, aceptar las cosas como son y no poner resistencia, es la base para una vida más feliz.

    Me gusta mucho cómo estás evolucionando, hermano.

    Gracias por este post y la mención.

  2. Un gran artículo sencillo pero con verdades importantes. Al menos para mi.

  3. Desde luego, como microfilofía está bien. Pero me gustaría apuntar varias cosas.

    Este discurso también es una construcción social, algo impuesto. Evidentemente, aquí se parte de que la base de que el sujeto individual es la base de todo. Se juega siempre al tú, tú y tú. Bajo ese punto de vista, la identidad se constriñe a nuestros intereses, nuestros gustos y defectos, nuestras preocupaciones. Bajo ese punto de vista, es un imponderable querer cambiar nada. Es que sencillamente no se puede.

    Cuando de microfilosofía es precisamente de ello. El sujeto individual, y su felicidad, es la base de este tipo de filosofías de andar por casa. La filosofía siempre se ha ocupado del hombre como sujeto social y es bajo ese prisma, al menos el de la filosofía occidental, bajo el que no se puede aceptar la idea de aceptar la cosas así como así.

    Evidentemente, los ejemplos que has puesto son buenos, sobre todo el de la movilidad del tráfico. Pero que pasaría si todos los afectados por ese tráfico denso exigieran mejoras que hicieran que diariamente no tuvieran que tirar horas y horas a la basura.

    Comparto buena parte de la ética minimalista que propugnas en este blog, pero no puede haber ética alguna en el individualismo posmoderno y resignado que se destila de esta entrada. Ni siquiera se puede justificar con el cariz budista que se le quiere dar.

    Un saludo.

    • Creo que no tienes la actitud minimalista ni optimista sino “Complicadista” con todo respeto.

      Un saludo cordial.

      Edgar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *