Pages Navigation Menu

Si es tu destino, debes actuar en consecuencia

Definitivamente no puedo hacerme de la vista gorda ante una problemática social que cada día es más común entre los países hispano hablantes, muchos de nosotros nos quejamos de ciertas cosas que nos ocurren, vivimos pensando en el “¿Por qué me pasa esto a mi?”. Asumimos una postura conformista ante las cosas que ocurren, pero vivimos perdiendo tiempo valioso en quejas al respecto.

Hay otros países que en honor a la verdad, viven fríamente un desarrollo productivo y económico impresionante, integrando mejoras técnicas y personales que les brindan la posibilidad de obtener resultados positivos en base a trabajo duro y hábitos que determinan una conducta mejor.

Estos países, lamentablemente, tienden a evidenciar nuestras problemáticas en tono de burla y nos muestran como sociedades improductivas, sin embargo, en gran medida, no es culpa de ellos, es una consecuencia lógica de la representación de nuestros hechos lo que ellos perciben, y ¿por qué? Por una tendencia cultural, en la cual desde muy chicos, en las escuelas, en algunos hogares nos han alentado a la queja, cuando lo importante es la acción.

Creo que muchos de mis compañeros blogueros estarán de acuerdo conmigo, con el hecho de que buscamos difundir un mensaje, un mensaje en el cual podamos modificar un chip que tenemos inmersos en nuestra mente, el chip de la tendencia mayoritaria a vivir como todos y como siempre.

Si quieres un cambio en tu vida no puedes esperar a que este suceda, tienes que buscarlo, ir por él, definitivamente las cosas no van a ocurrir solo con desearlas. Y no te creas que el cambio también llegará de la noche a la mañana, al contrario, el cambio, el progreso, es un proceso paulatino, es atrevernos, es actuar en consecuencia.

Me he permitido idear la siguiente parábola que espero ilustre un poco más mis palabras:

El hombre y el pozo

Un hombre llevaba recorriendo un camino sinuoso por mucho tiempo, tenía sed, el calor era intenso, y no encontraba un lugar para beber. De pronto vio un pozo, era algo extraño pues nunca imaginó que en aquellas apartadas tierras pudiera existir algo construido por el hombre, se asomó y vio que tenía agua, pero no había forma de sacar el agua, un lazo una tarja para hacerse con el vital líquido.

Decepcionado el hombre siguió su camino sinuoso y caluroso, al poco tiempo calló desmayado por la deshidratación, poco después un hombre lo encontró, lo reanimó y le dio de beber.

El viejo le preguntó: “¿Acaso no vio el pozo que está unos metros atrás?” A lo que el hombre contestó: “Lo vi, pero no había como obtener el agua”  y el viejo cuestionó nuevamente: “¿Rodeó el pozo?” Molesto con la pregunta el hombre contestó: “No, solo me asomé, vi el agua, vi que no había tarja, ni cuerda, y como estaba muy cansado seguí mi camino, tal vez encontraría algo más adelante, nunca salí de la vereda”.

El viejo le respondió: “Construí ese pozo para que quien anduviera ese camino, tuviera una forma de beber, no hay más que ese pozo en muchos kilómetros a la redonda, ni ríos, ni nada, pero todos los que pasaban se llevaban mi soga y mi tarja, por eso entendí que si alguien quería realmente beber lo único que tenía que hacer era salir un poco del camino y rodearlo, buscar bien, ahí están la soga y la tarja que te hubieran permitido beber, pero preferiste seguir de frente, no te preocupaste por buscar, por cambiar un poco tu ruta, pudiste haber muerto, y sólo por seguir el mismo camino en el que ibas”.

En esta pequeña parábola, he tratado de enseñar algo sumamente importante, podemos modificar la situación en la que estamos, solo es cuestión de atrevernos a salir del camino de la mayoría y generar desde lo más profundo denuestro ser los cambios que nos den nuestra identidad.

Fomentar la creatividad, generar nuevos hábitos, trazar nuevas rutas y aprender a ver lo que nos hace realmente felices serán las herramientas que necesitamos para encontrarnos en un nivel superior y distinto, si queremos forjarnos un mejor destino debemos actuar en consecuencia.

Aprovecho para agradecer muy particularmente a Francisco Alcaide Hernández, quien me permitió colaborar en su serie homenaje a los blogueros, situación que hoy por hoy me ha permitido darme cuenta de la importancia de la labor que realizo con este blog. Espero que disfruten su lectura, como yo disfruté en su momento contestarla.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Tener una vida mejor radica en modificar aquellas conductas que nos limitan, imitar lo que ha otros les ha funcionado y actuar para conseguir estas metas.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos Relacionados

Puntos fundamentales para mejorar nuestro actuar diario

Siete criterios minimalistas para mejorar tu vida

¿Por qué ser productivos?

Productividad Personal: Modifica tus hábitos

Fotografía de Stock.XCHNG

8 Comments

  1. Magnífica parábola la del pozo, muy ejemplarizante de lo que ocurre en la realidad… me quedo con el mensaje y lo aplico a mi mismo y lo transmitiré a mi vez.
    Un saludo

  2. Hola Omar,

    ¡Que buena parábola!

    Todos queremos una vida mejor, es normal. Pero muy pocos son los que se dan cuenta que las mismas acciones tienen idénticos resultados.

    Si algo no te gusta, está en tus manos cambiarlo.

    De nada sirve, quejarse por lo mal que estás o desear estar mejor si no actúas y empiezas a cambiar.

    Un saludo,

    Inma.

  3. Hola Omar

    Wow excelente artículo, Ciertamente algunas veces nuestra cultura nos llevan a ser conformistas y caemos solo en la queja en vez de la acción, olvidamos lo que realmente queremos y permitimos que los más fuertes se apoderen de nuestras necesidades de crecer como personas y nos den solo migajas de lo que realmente nos corresponde, lo digo con propiedad pues actualmente en mi país compran a la mayoría con la satisfacción de las necesidades básicas que tenemos por derecho y lo vemos como algo grande que el cual debemos agradecerlo toda la vida., Pienso que es un error ya que es con tesón y disciplina que tendremos una vida mejor, buscando nuevas opciones, arriesgándonos a dar lo mejor, preparándonos para el cambio , demostrado que somos capaces de lograr lo que queramos de una forma digna y conseguir lo que siempre hemos soñados una mejor calidad de vida…!

    Saludos Cordiales
    Daile Quero

  4. Excelente Omar.
    Como dijo el viejo:
    Salir un poco del camino, rodearlo, buscar bien.
    No conformarse. Luchar y buscar alternativas. El destino lo vamos labrando día a día.No está escrito.
    Saludos

  5. Yo creo q es muy común este tipo de error, criticamos antes de modificar nuestra actitud para alcanzar nuestros objetivos, pues es mas fácil. Por eso en nosotros esta modificar estas conductas, buen post, saludos amigo

  6. Hola Omar,

    me gusta el post, y sobre todo la parábola.

    En realidad tocas un montón de aspectos, y no pretendo analizar cada uno de ellos. Sin embargo, el mensaje final es fiel a nuestra nueva mentalidad: acción, acción, acción!! :-)

    Ahora bien, quería comentar un detalle muy subjetivo -depende de la perspectiva de cada uno-. Denoto cierta “envidia” al hablar de la magnífica productividad que tienen otros países y no me gusta lo de “la burla lógica” de nuestra improductividad latina. Como tú bien has dicho “viven fríamente”, con lo que yo prefiero improductivo y feliz, que productivo y con las emociones enclaustradas.

    Fíjate que en los países más productivos (norte de Europa y Japón) es donde hay más suicidios (y no sólo por el clima). Otro dato más: mientras nosotros “tontitos” queremos adentrarnos en lo oriental (frialdad emocional), en Japón están empezando a hacer cursos para aprender a acariciarse y abrazarse. ¿Curioso no?

    Tal vez daría para un debate. ¿Está reñida la productividad con la emotividad? Yo creo que sí, aunque da para mucho ;-)

    Buen post!!

    Un abrazo :)

  7. Hola Omar,

    Muy cierto que en nuestra cultura latina tenemos mucha tendencia a quejarnos en lugar de actuar, eso hay que cambiarlo y desde luego ayudan mucho los artículos como éste.
    He trabajado fuera de España y además en mi trabajo actual participo en varios proyectos europeos, por lo que he tenido la oportunidad de conocer diferentes ambientes laborales. Nos quejamos mucho y debemos actuar más, es cierto; pero yo también señalaría algún aspecto positivo de los hispanos respecto a los “supuestamente” más productivos. Nosotros somos capaces de hacer mucho con muy pocos recursos, mientras que en otros países están acostumbrados a contar con muchos medios materiales, económicos y humanos para cualquier proyecto.

    Un abrazo

  8. ¡Hola prolífico y positivo Omar!

    Curioso como tenedemos a ver más el puntito en la hoja en blanco que la hoja en si.

    Quejarse es válido si se tiene el deseo y voluntad de que se consiga un cambio. Quejarse por quejarse es como querer escribir en un papel sin una pluma y después frustarse porque no conseguimos nada.

    El cambio solo se da en nosotros y soo entonces podemos influir en los demás.

    ¡Abrazos de su amigo de vacaciones indefinidas!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>