Pages Navigation Menu

Reglas para el Minimalista en Sociedad

Con la práctica del Minimalismo he logrado mejorar mi vida, sinceramente siento como todo va cobrando un sentido y como puedo disfrutar mucho más las cosas que antes pasaba por alto.

He reducido mi estrés de una forma por demás sorprendente, también he logrado incorporar hábitos que me brindan la posibilidad de sentirme más enfocado en aquello que es importante para mi, obviamente me he ayudado también de la productividad personal para lograr este proceso de liberación dando paso a un control que no había experimentado antes.

Entre tanto, también he visto cómo muchas cosas cambian a mí alrededor, tal vez he perdido interés en cosas que antes me resultaban interesantes, busco formas de simplificar procesos o reducir adquisiciones que antes no me importaba hacer de la forma convencional.

En este proceso he encontrado gente con la cual me identifico en cierta forma y de la cual aprendo muchas cosas todos los días; sin embargo, es algo muy natural que para muchas otras personas dichos cambios no sean fáciles de comprender y a la vez resulten inexplicables y afecten nuestras relaciones.

En atención al Minimalismo Racional del que los hago partícipes y tras los resultados de mi propia experiencia hoy quiero brindarles unas cuantas reglas para el Minimalista en Sociedad, con las cuales podrán llevar a cabo una vida más tranquila aplicando los principios minimalistas al borde de una sociedad de consumo.


1. El Minimalismo es una decisión personal, no trates de imponer a otros tu estilo de vida, muestra los beneficios a aquellos que se interesen.

2. No es bueno alardear con el Minimalismo, pues mucha gente que no está involucrada confundirá dramáticamente los términos.

3. Aplica el Minimalismo en todos los ámbitos de tu vida, no es correcto ser incongruentes con lo que nos ayuda a ser mejores.

4. Respeta las decisiones de los demás, ya que el Minimalismo nos vuelve más críticos con respecto a aquellas adquisiciones innecesarias, es muy triste que te frustren tus ilusiones.

5. Uno de los principios minimalistas por excelencia es disfrutar mucho más de la vida, busca siempre disfrutar de todas las experiencias que se te presenten.

6. Aprende a ser tolerante con las actividades propias de una sociedad consumista, siempre y cuando no te veas involucrado al punto de sentirte obligado a participar.

7. Respeta los convencionalismos sociales, ya que por ejemplo, por muy Minimalista que seas no está bien que si te invitan a un evento no lleves un regalo, el Minimalismo aplica a tu ámbito de aplicación.

8. Puede que no todo lo que te sirva a ti, le sirva a los demás; he oído de gente que cuando se encuentra deprimida se va de compras y se siente mejor, a mi eso no me sirve, pero mejor respeto.

9. Aprende a decir no con diplomacia, ya que la gente no tiene porqué saber que tú ya posees todo lo que necesitas, es más fácil negar algo diciendo “Ah muy bien luego lo veo, gracias” a decir “Ya tengo todo lo que necesito”.

10. No sufras por el Minimalismo, es un camino maravilloso, pero aprende a disfrutarlo no a sufrirlo, sino puede ser que lo dejes muy pronto.


Mi Análisis Realista del día de hoy es: Hace poco escuché una frase que dice “La Felicidad es verdadera cuando es compartida”. No te cierres a la sociedad, el cambio se está dando y cada vez es mayor, poco a poco lograremos hacerlo.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos Relacionados

Minimalismo: Vivir de la mejor manera que puedas hacerlo

Disfruta los sacrificios minimalistas

Siete criterios minimalistas para mejorar tu vida

Momentos en el Minimalismo

14 Principios Minimalistas para llevar una vida mejor

Fotografía de Stock.XCHNG


15 Comments

  1. Hay veces, sobre todo con los agentes comerciales y vendedores que es mejor ser directo. Están entrenados para insistir varias veces y actuar con diplomacia sólo consigue una pérdida de tiempo para ambos (o que acabes comprando el maravilloso “limpiador automático de tenedores de dos puntas”.

    • Hola Miguel,

      Estoy totalmente de acuerdo contigo, muchas veces tenemos que lidiar con gente que no sabe entender un no por respuesta, sin embargo, aun así, siempre asumir una actitud agradable ayuda para mantener nuestro espíritu en armonía.

      Considero que cuando uno tiene bien definida la idea de que no quiere algo como el “limpiador automático de tenedores de dos puntas” no es necesario adquirirlo ni aunque te lo regalen, es parte de la conciencia a tratar.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  2. Omar: Me gusta tu postura “equilibrada” sobre el minimalismo ya que con estas sugerencias que nos mencionas podemos darnos cuenta que el minimalismo es un estilo de vida para “gente normal” y no para hippies.

    También me gustó lo que dices sobre llevar un regalo a las celebraciones a las que nos inviten, porque minimalista no quiere decir que seas tacaño. Y además podemos pensar en regalos minimalistas como los que una vez sugirió Valentina de Oro en su blog como cosas útiles, comestibles, etc.

    Sobre el punto 9 “Aprende a decir no” quiero comentar que siento que en México somos muy “susceptibles” cuando la gente nos dice que no o cuando nos ofrecen un producto y decimos “no” por eso tu sugieres la respuesta de “mejor luego lo veo” como para salir del paso y darle la vuelta, se me hace buena opción ya que en México cuesta trabajo dar una respuesta directa en este tipo de conversaciones y nos podemos sentir fácilmente ofendidos u ofender a los demás aunque esa no sea la intención.

    • Hola Ana Julieta,

      Mil Gracias por tu comentario, me siento contento de pensar en alternativas viables para llevar a cabo un Minimalismo Racional, pues cuando uno empieza a involucrarse con el tema, cree erróneamente que hay que tener una postura hermética al respecto y creo que es posible adecuar nuestra posición para mantener buenos vínculos con nuestro congéneres sin caer en lo excesos consumistas que nos acechan.

      Te mando un gran saludo,

      Omar Carreño

  3. Creo que esta es una lista que debo pegar en alguna parte, porque realmente a veces olvido el principio de mantenerme en mi realidad y evitar pasarme al mundo de los demás, donde ellos están mal y tu bien… Hahaha… pero bueno, creo que es parte de la ayuda que obtengo con estos blogs, el recordarme y concientizarme primero a mi misma, y como dicen los budistas volverme compasiva.

    • Hola Katya,

      Muy interesante tu reflexión y adecuación de la idea, considero que lo más importante para quienes buscamos aceptar el camino al Minimalismo es que debemos plasmar un ideal adecuado para poder mantener un equilibrio positivo que nos lleve a tomar en cuenta el mundo en el que nos desarrollamos.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  4. Me enganchó desde el título Omar. No sólo el contenido es muy bueno sino que además creo que has bordado el post en su redacción sinceramente. Sospecho que tendrá un muy buen futuro.

    Un saludo,

    Iago

    • Mi estimado Iago,

      Mil Gracias por tus palabras amigo, me siento muy contento de que veas positivamente este proceso minimalista como algo aceptable y con consecuencias positivas.

      Te mando un gran abrazo.

      Saludos,

      Omar Carreño

  5. Sin duda el minimalismo tiene reglas no escritas para la conducta social, pero entonces otra vez, un minimalista que ha evaluado todo su sistema de consumo y de apegos, simplemente reduce el sufrimiento a casi nada.

    El minimalismo te vuelve mucho más racional y sencillo.

    En cuanto a la publicidad, un buen minimalista es prácticamente inmune porque las decisiones de compra se basan en la necesidad, no en el impulso.

    Si me lo permites, incluiría una última regla: Respira. A los minimalistas nos critican fuertemente. Hay que aguantar y ser muy sabios en las respuestas.

    Buen artículo, hermano.

    • Hola Hermano,

      Mil Gracias por tus palabras y por tu sugerencia, creo que como dice aquella gran obra mexicana: “¡Dejad que los perros ladren!” En verdad muchas cosas que nos dicen pueden repercutir en el ánimo con el que asumamos el Minimalismo, yo ya me di cuenta que ustedes mis amigos, son quienes realmente ven los cambios positivos que tienen que asumirse con este estilo de vida.

      Coincido plenamente contigo en que la publicidad se vuelve algo que no es importante si nosotros no hacemos caso obsesivo de la misma, es simplemente un trance para encontrar aquello que realmente necesitamos.

      Mil Gracias por tus comentarios,

      Te mando un abrazo.

      Omar Carreño

  6. Hola Israel.

    Me gustan mucho los puntos 1, y 10.

    Tengo dudas respecto a los puntos a donde dices que por ejemplo hay que respetar lo de los regalos. Pienso que en dado momento podemos ir en contra de las costumbres sociales siendo o no minimalistas. Algo así como probar. O ¿no es correcto?.

    Creo que si habrá quizás rechazo, pero puede suceder lo contrario y pueden interesarse en el porqué de ese actuar.De hecho conozco a una persona que sin llamarse minimalista actúa así y aunque lo señalan en ocasiones, pues vive bien.

    El problema mas bien viene en el nombre. Si esa persona que te comento, se dijera así, creo que le lloverían mas críticas. Algo parecido con lo que pasa con el cristianismo.

    Saludos

    • Hola Said,

      Estoy totalmente de acuerdo, creo que la gente que no conoce en ocasiones no hace más que criticar lo nuevo y contrario al Estatus Quo, sin embargo yo voy por la vida feliz, quien me pregunta le cuento, quien se siente mal lo oriento, pero siempre hay posibilidades ver más allá de lo que en verdad tratamos de decir.

      El probar es parte del ejercicio para llegar al Minimalismo, yo me siento conforme con la reacción de aquellos que me rodean, pues como bien sabes habrá los que no estén de acuerdo contigo, pero siempre habrá alguien que quiera escucharte.

      Mil gracias por tu comentario,

      Un Abrazo,

      Omar Carreño

  7. he disfrutado mucho sacando cosas de mi casa. He reducido al mínimo lo que tengo. Ahora tengo espacios grandes y limpios. Incluso el tabú que tenía de deshacerme de libros ha desaparecido.

    Solo llamo a las personas que quiero llamar. Nada más en mi trabajo cumplo con todo lo que hay que hacer aunque no me guste, pero en mi vida personal he aprendido a decir que no, lo cual minimiza mis actividades indeseables.

    He hecho los trámites que tenía sin hacer para no enredar mi cabeza y mantener mis pendientes al mínimo cotidiano cuando es posible.

    Me siento menos enredada, más libre.

    Saludos.

    • Hola Noemí,

      En verdad esta es la esencia del verdadero minimalismo la sensación de libertad, de evitar esas presiones innecesarias que en algún momento nos saturan y nos llevan a hacer cosas que no queremos hacer.

      Admiro muchísimo todo lo que haces de tu vida y con tu formación es una herramienta excelente para aprender a llevar a cabo todo aquello que signifique una profundización en nuestra vida.

      Me gustó mucho tu comentario,

      Mil Gracias por compartir.

      Saludos,

      Omar Carreño

  8. ¡Hola paladín del minimalismo!

    Este decálogo es para enmarcar, re-leer y meditar. No es sencillo llevar una vida que no es popular, pero vale la pena vivir lo que se cree para predicar con el ejemplo… como tu, buen amigo.

    ¡Saludos desde la bella Ensenada!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>