Pages Navigation Menu

Productividad: La teoría de la tarja vacía

Fregadero

Primero que nada quiero pedirte mi querido lector que este post lo leas con un poco de paciencia y ojo crítico, al principio podrá parecer extraño pero tengo un punto que explica el porqué de los ejemplos que quiero dar y la aplicación práctica que he encontrado en los mismos, creo que es una de las ventajas de escribir, que tratas de relacionar todo lo que vives con lo que deseas compartir, aclarado el punto ahí voy:

Hace una semana tuve una visión de esas raras en un momento común y cotidiano, más cotidiano que común, me encontraba el jueves desayunando en mi cocina cuando al momento de depositar mis trastes sucios en la tarja la encontré totalmente limpia.

Tuve un sentimiento de culpa de ser el primero en depositar mis trastes sucios y dejarlos así, por lo que en lugar de solo depositarlos e irme, rápidamente los lavé y mantuve la tarja como estaba.

Vamos por partes, me encanta lavar trastes, creo que es una de las mejores terapias en cuanto a actividades domésticas se refiere, al hacerlo siento que cumplí con la más difícil de las tareas del hogar, pero normalmente no lo hago en las mañanas y menos si hay más trastes que lavar, aunque reconozco que no es una tarea que se me haga muy “sencilla” si veo un cerro de trastes sucios.

A ver quiero aterrizar la idea hacia un aspecto productivo, el punto es que me di cuenta que lavar los trastes para dejar todo en orden y limpio, me resultó sumamente fácil, entonces lo apliqué a la práctica cotidiana de mis actividades y me di cuenta que si bien no puedo terminar con todos mis pendientes, hay algunas actividades que si puedo y debo mantener “limpias” para no dejar que se acumulen cosas.

Esto lo podemos aplicar por ejemplo para el correo electrónico, las tareas rutinarias y hasta nuestras tareas pendientes, si vamos atacando todas ellas hasta dejar todo como nuevo, paso a paso y con un orden, entonces la complejidad de las tareas se vuelve menos estresante.

Visualicemos simplemente un día en el que recibimos correos electrónicos, tenemos que elaborar una presentación y tenemos que hacer el reporte semanal (un caso de correos, tarea pendiente y tarea rutinaria).

Si empezamos desde un principio a atacar cada uno de los pendientes hasta volver a nuestro estado en el que todo queda terminado (limpio de nuevo) lograremos avanzar mucho en nuestro esquema diario.

Así funciona precisamente la productividad personal, es una herramienta muy potente que nos permite ir dejando todo en su estado original, pero esto no ocurre por arte de magia, debemos aprender a gestionar nuestras tareas, decidir que vale la pena hacer y qué no, para qué tenemos energías, etc.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Encontrar el balance perfecto en pro de la productividad es dejar todo en orden, mantener el control y mantener las cosas en un punto en el que sea perfectamente manejables para ti.

Omar Carreño

Conoce mi nuevo libro “CAMINO AL MINIMALISMO solo tienes que dar clic aquí.

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

 Mi aplicación de Autofocus, como sistema de Productividad

 La Nota Rápida

 Cambio de área y mi aplicación productiva de GTD

 Mi mejor momento productivo

 

 

Fotografía  de Stock.XCHNG

6 Comments

  1. Completamente de acuerdo con lo expueto. El orden y la limpieza, no sólo denota control y organización, si no que también facilita mucho el trabajo. Quisiera añadir otro factor que aumenta la productividad: “generar la menor suciedad posible”. Muchas veces generamos más tareas de forma innecesaria. Por ejemplo, correos abiertos (no concretos), correos innecesarios (los típicos con chistes o curiosidades), etc.

    Hay un refrán típico en España: “no es más limpio el que más limpia, si no el que menos ensucia”

    • Hola Rafael,

      Muchas gracias por la connotación tan interesante que le has dado a este post, creo que el poder ir abriendo y cerrando archivos conforme los utilizamos, el hecho de siempre llevar un orden en la forma en la que vamos haciendo las cosas nos permite lograr grandes cambios en nuestro desarrollo diario.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Un saludo,

      Omar Carreño

  2. Hola Omar,

    Muy bueno el ejemplo de los platos sucios que se acumulan en la tarja.
    Con el correo electrónico me sucede exactamente igual. Si consigo mantener la disciplina y tener la bandeja de entrada a cero; al entrar cuatro o cinco correos nuevos los despacho sin dificultad; pero cuando se me acumulan muchos, me da una pereza inmensa ponerme a revisarlos.

    Un abrazo

    • Hola Luis José,

      Exactamente creo que ver tanto la bandeja de entrada física como la del correo electrónico a cero, nos permite hacer mucho más fácilmente el trabajo que cuando este se ha acumulado de manera conglomerada.

      Para mí ha sido muy bueno poder expresar adecuadamente el punto al que quería llegar con este post.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  3. Eso que planteas es muy común, en general olvidamos que es mas fácil mantener que hacer. Al igual que en el caso de los trastes, sucede con el correo, sucede con la ropa cuando la lavas, sucede con las herramientas después que haces un trabajo, sucede con los papeles que archivamos.

    Consideramos el tiempo de preparación, el tiempo de ejecución, pero en general somos malos al considerar el tiempo para limpiar y recoger.

    Por ejemplo si a tu rutina de la mañana le agregas cinco minutos, ahora la Tarja se queda limpia cada vez que sales a la oficina. El reto claro esta es cuando son dos o mas y no todos los miembros están dispuestos a agregar esos cinco minutos.

    Pero este ejemplo es muy bueno, inclusive para enseñárselo a los otros miembros de la casa porque permite enseñar como planeamos la preparación y la ejecución, pero en general no planeamos el tiempo necesario para limpiar y recoger, que es tan importante como los dos anteriores.

    Un saludo

    • Hola Augusto,

      Básicamente trato de que este ejercicio sea parte de una rutina que aproveche el máximo el tiempo para dejar siempre todo a un nivel “cero”, creo que si tratamos de hacerlo de este modo será mucho más fácil organizar las cosas que tenemos que hacer.

      Muy difícilmente creo que se pueda imponer una rutina productiva a los demás miembros de una comunidad, pero cuando se intenta plenamente estamos en posibilidad de encontrar una mejora continua para todos.

      Mil gracias por tu comentario,

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>