Pages Navigation Menu

¿Por qué un iPhone?/Decisiones de compra

iPhone 5 mesa despacho

Como recordarán la semana pasada publiqué mi artículo 34 años y respondo a #34preguntas, pues bien, fue tal mi interés en algunos temas que me plantearon quienes me han hecho el honor de lanzarme algunos cuestionamientos que preferí “guardarlos” y dedicarles su propio post al respecto.

Mi amiga Ara Magdaleno, asidua lectora de este blog me preguntó lo siguiente:

¿Por qué compraste  un iPhone? A pesar  de toooodos  los  argumentos  en cuanto a costo/tecnología, durabilidad  de los cables, intrusiones  en  iCloud… ¿Cuál  es el punto de  “quiebre”? ¿Cuándo hay que comprar algo solo porque me  gusta, me  encanta, me enamoré de  él?

Voy a partir este análisis en dos publicaciones, la primera en cuanto a lo que me ha llevado a adquirir la  tecnología de “la manzanita” y por otro lado algunas consideraciones para tomar una decisión de compra de cualquier naturaleza.

En cuanto a lo primero, quiero decir que no fue una decisión nada fácil, sin embargo en aquel entonces cuando obtuve mi primer “Smartphone” que no resultó ser tan “Smart” como yo quería me di cuenta que estaba tratando de ir “en contra” del iPhone solo por quererlo, tenía una Blackberry que me hizo sufrir más de mil penurias, era un juguetito muy caro, pero sin nada de utilidad.

Cambié de compañía telefónica y así fue como me quise dar la oportunidad de probar los productos de don Steve Jobs, la realidad de las cosas es que mi primer iPhone fue un iPhone 4, y pude disfrutar de muchas de sus múltiples ventajas, y no tuve que pagar nada por él, porque a los dos meses salió la versión 4S y ya saben con esta empresa todo sigue cambiando cada seis meses, pero eso no me importó tanto.

La realidad de las cosas es que lo que me gustó del iPhone no fue lo que hacía, sino cómo lo hacía, todo era sencillez y simplicidad, y con eso dejé de utilizar otros artículos como mi iPod y mi cárama fotográfica, podía tener todo en uno.

Debo aclarar que no fue una decisión de cinco minutos, el cambio se dio en añadidura a todo lo que yo realmente estaba viviendo, necesitaba un teléfono con internet para poder darle seguimiento a todo lo que estaba pasando con el blog, sin embargo si me dijeran tienes que pagar “X” costo por este teléfono creo que no lo hubiera adquirido.

En agosto del año pasado me llamaron de la empresa telefónica y me ofrecieron el iPhone 5 porque ya me “tocaba por contrato” y pues igual que la ocasión anterior, al par de meses salió la versión 5S, pero tampoco es algo que me quitara el sueño porque la realidad nuevamente no pagué un peso por él y pues tampoco necesito la “novedosatecnología que ofrecen las versiones subsecuentes. No es por ahí, es el nivel de utilidad, conectividad y un plan muy barato como el que tengo.

Ya está en el mercado el súper iPhone 6 que hasta se dobla, pues bien como apenas en agosto cumplí el primer año de contrato, pues no voy a hacer cambio, así que puede ser que me toque el 6S o alguna cosa de esas, no me preocupa porque de cualquier manera estoy usando un aparato que “viene con mi plan”.

Ahora sobre todas las desventajas que me comenta Ara puedo decir que tiene otras mil más que tal vez ella no mencionó, es decir fue generosa con Apple, sin embargo, yo utilizo mi dispositivo con cuidado, como he mencionado no se trata de tener muchas cosas, pero las que tienes debes darles el mantenimiento adecuado y no solo con el teléfono sino con todo lo que tenga utilidad para ti.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Haber adquirido un iPhone no me hace diferente, en mis cosas tengo lo que necesito y aprende a utilizar aquello que realmente me importa, todo lo que poseo tiene una razón y en este caso es la forma tan simple y sencilla lo que más me gusta.  

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Conoce mi nueva página de Facebook: bloganalisisrealista

 

Artículos relacionados

Hablando sobre el iPad

Minimalismo: Me preguntan “¿Me compro un iPhone?”

34 años y respondo a #34preguntas 

Fotografía   de Stock.XCHNG

 

Publicidad #SoyProductivo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 Comments

  1. Sin ánimo de ofender, pero debe ser usted el único ciudadano del mundo al que le regalan no uno, sino DOS iPhone.

    • Hola Juan,

      Primero que nada quiero darte las gracias por tu comentario en este post y darte la bienvenida a Análisis Realista. No me ofendes en lo absoluto y déjame contestarte con todo gusto, aquí en México cualquiera de nuestras tres compañías de Telefonía celular, en la contratación de un plan de datos te dan el aparato sin costo en los siguientes casos:

      a) Que pagues con tarjeta de crédito.
      b) Que tu plan se contrate por dos años (en algunos casos hasta por año y medio)
      c) El teléfono que elijas no sea de los que tienen mayor capacidad (En mi caso 16 GB me viene bastante bien).

      La verdad creo que aquí en México somos muchos los que podemos estar en estas circunstancias, así que pues siguiendo el precepto, una oferta solamente lo es hasta que lo que se oferta se necesita, si yo necesito un plan de datos y por eso me dan el teléfono nuevo y con garantía pues bueno ¿quién soy yo para rechazarlo?

      Espero haber disipado tu duda. Te mando un gran abrazo.

      Omar Carreño

  2. Pues yo tenía el iphone 4 ( normal) y me iba a comprar el 6, pero al final he optado por el galaxy note 4, porque me encanta lo del punzón.
    Y ni quiero ni estoy dispuesto a justificar mi capricho.
    Al igual que otro se lo gasta en comidas, yo estoy más que contento de haberme comprado un móvil que me gusta.
    Un abrazo Omar.

    • Hola Iván,

      Pues es que así son las cosas, si te gusta, te es de utilidad y lo ibas a cambiar pues ya está, nadie tiene porqué decirte que justifiques tus adquisiciones a mí me parece genial que la gente siga dándole duro a la tecnología porque así todos crecemos, de cualquier forma estoy seguro que “necesitas” tu teléfono.

      De eso se trata la vida uno adquiere justamente lo que uno quiere y va a utilizar, se genera una necesidad, racional o no tu lo justificas a tu manera y siempre lo vas a hacer, pero es lo que a ti te gusta, nadie puede juzgarte por ello.

      Como bien dices, yo por ejemplo si prefiero gastármelo en comidas si con eso paso un momento increíble con la gente que quiero y el precio lo vale.

      Aquí lo que importa es que no sientas “Culpa” al momento de adquirirlo, mañana verás en la continuación del post.

      Te mando un gran abrazo.

      Mil gracias por tu comentario.

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *