Pages Navigation Menu

Pagar el precio de lo que queremos

Existen cosas en la vida que nos resultan por demás atractivas, siempre deseamos algo y buscamos por todas las formas obtenerlo; esto se conoce como la ley de la atracción.

Uno puede desear mucho algo, ya sea tener determinado producto, realizar cierto viaje o incluso obtener determinados ingresos, en ese momento se ponen en marcha todos los mecanismos que tenemos a nuestro alcance para analizar la viabilidad para obtener eso que tanto anhelamos.

Los denominados decretos metafísicos se constituyen de todos aquellos pensamientos conscientes o inconscientes que hacemos con la intención de obtener algo en específico, estos pueden ser positivos o negativos, no importa, el poder de la mente nos va llevando a determinadas circunstancias que nosotros mismos vamos planteando.

Al momento de establecer estos decretos hacemos que nuestro mundo se acerque a su consecución, sin embargo, nada en este universo funciona gratuitamente, debemos siempre pagar el precio.

Me llama la atención porque he visto gente que se olvida de ver más allá de lo inmediato, el beneficio primario de aquello que se anhela y obtiene, sin embargo, de cualquier cosa habrá un precio que pagar.

Este precio no tiene que ser algo tangible, económicamente hablando obviamente, pero un caso muy común es el de aquella persona que quiere obtener más ingresos, tal vez lo decreta correctamente, realiza todo lo posible por conseguirlo, sin embargo siempre hay un precio que pagar, tal vez si se trata de un nuevo trabajo, pues tenga que estar más tiempo en la oficina, o recorrer mayores distancias, o viajar tres de siete días de la semana, etc.

Todo lo anterior, tiene por objeto, crear una conciencia específica en la que podamos decir que todo en la vida tiene su precio, lo importante es saber cuantificarlo y visualizarlo desde antes de hacer el decreto.

En ocasiones puede ser que el precio de algo sea más alto y nos prive de aspectos de la vida que nos hacen verdaderamente felices o simplemente nos llenan emocionalmente.

Mi Análisis Realista del día hoy es: Al desear algo en la vida y mentalizarnos para establecerlos como un decreto que gire nuestra vida hacia ese fin, debemos ser conscientes de que siempre hay un precio que pagar y si visualizamos con antelación el precio, podremos tomar mejores decisiones.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada te invito a que te suscribas a Análisis Realista para empezar a recibir los cambios que propongo para un vida mejor, sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter

Artículos Relacionados

Disfrutando los Momentos

¡Motívate!

Fotografía de David Niblack

4 Comments

  1. OC.

    Me pareció muy interesnte el tema de hoy. Se aplica sin ninguna restricción a todo en nuestra vida.

    Elegir libremente va mucho más allá de escoger una alternativa que aparentemente puede ser la mejor entre varias, incluso no elegir es per se una elección y en cualquier caso todas las alternativas tienen consecuencias, o como he entendido que lo defines: tienen un precio a pagar.

    Como terapeuta, es parte de mi trabajo hacer que el paciente se haga responsable de todas y cada una de las elecciones que hace durante su proceso. No es mi trabajo decirle qué hacer, sino lograr que se aventure a pensar en las consecuencias de sus decisiones, y después de escoger debe hacerse responsable de dichas consecuencias, pues nadie más lo obligó a llegar a una determinada situación.

    También un poco ligado con el blog anterior, hay que tener en cuenta que para llegar a una meta que acarrea sus consecuencias tal vez hay que andar por empedrado mucho tiempo.

    Para cierta persona el 2008 fue un año próspero en su empresa, no tuvo ningún tipo de apuro económico y obviamente pensò que el camino solo iría hacia arriba. Hizo planes como comprar la motocicleta de sus sueños y pagar la boda con su chica. Llegó el 2009 con sus terribles sorpresas (crisis, influenza y shalalá), acarreando una marejada de malos ratos consigo mismo, con su chica y con los papás de ésta. Después de una tarde llena de lágrimas, decidieron posponer el evento y quedarse juntos como pareja, por supuesto que le trajo una cantidad considerable de facturas al departamento de cuentas por pagar. Su relación de pareja ha tenido una serie de tensiones por haber pospuesto la boda, la relación con los papás de su novia se volvió poco ríspida, le perdieron mucho respeto como empresario, eso de las salidas al cine o a algún bar se ha vuelto cosa de muy poca frecuencia, pero todo al fin y al cabo, es consecuencia de sus decisiones y el precio por pagar mientras vuelvo a levantar su negocio.

    En el proceso dentro de consulta siempre buscamos que el paciente se haga responsable de sí pero no es fácil para nadie. A lo largo de éstos blogs hemos visto lo que a mi punto de vista nos puede llevar a una realización como individuo, responsabilidad, organización, empatía entre otras cosas. Pero el proceso para convertirse en una persona así es muy largo y sinuoso, no queda más que abrocharse el cinturón e ir aprendiendo durante éste camino que a veces nos enseña a un ritmo vertiginoso.

    Saludos, OC y a mis demás compañeros comentaristas de éste blog.

    Jesús.

    • Mi estimadísimo Jesús,

      Tuvo que pasar todo el día para que me pudiera involucrar realmente en el proceso de contestar tu comentario, ya que siento que tu apreciación fue muy profunda y enriquecedora y teníaque dedicarle su tiempo y aquí estoy.

      ¿Estás de acuerdo que el caso que nos cuentas es fuerte? Tomar decisiones de esa índole requiere de mucho esfuerzo y voluntad, no cualquiera se atreve a posponer eventos así y considero digno de admirarse el esperar a tomar una decisión así.

      Yo que te puedo decir, apenas llevo 2 meses de casado y soy inmensamente feliz, pero si requiere un proceso de planeación y análisis muy específico que en ocasiones conlleva un estrés que es sinceramente indescriptible, inútil desde mi punto de vista.

      La vida mi amigo, se rige de las decisiones que vamos tomando día con día, esa cuestión de hacernos responsables por nuestras acciones es totalmente válida, ya que para nosotros es muy fácil culpar a los demás de todo lo que nos ocurre y sinceramente nadie nos obliga a hacer nada, pues internamente siempre tenemos libertad de decisión.

      Créeme que coincido contigo en lo relacionado a lo difícil que puede resultar enfrentarse al cambio, pero es un poco del trabajo de programación que tenemos que hacer día con día.

      En serio que gusto que logremos hacer este tipo de observaciones tan entretenidas..

      Saludos amigo y un placer seguir colaborando…

      OC

  2. No había leído las palabras “decreto metafísico” antes. Pero yo ya conocía de esa “fuerza” que se va creando con tu mente para llegar a lo que quieres, como tu mismo dices, ya sea algo bueno, o algo malo.
    Es increíble el poder de la mente. Lo nuevo para mí es que hay que visualizar ese costo, después de todo, no podemos tener todo en la vida.
    Excelente artículo, me hace reflexionar en muchs experiencias de mi vida y al mismo tiempo me da temor del poder de la mente, hay que saberla manejar!
    Saludos Omar!

  3. Definitivo, La vida es como un Gran Almacen donde ofrece un sin fin de productos, y para disfrutar uno, algunos o casi todos los productos debemos pagar un precio. Es algo que debemos conscientizar por que de esa manera podremos ponderar que nos conviene adquirir. De los precios mas caros que podemos pagar es tiempo, familia y la vida misma. :D

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>