Pages Navigation Menu

No te quita nada consentir a tu cliente

 cita_comida_romantica_1

En este blog uno de los temas transversales que siempre me han interesado es la calidad en el servicio y es que no puedo evitar pensar en que la buena disposición y el comprender las necesidades de tu cliente marca la diferencia entre un cliente cautivo y uno meramente de ocasión que nunca regresa.

Hace unos días estaba en un restaurante muy sencillo, nada estandarizado, no es ni cadena, ni franquicia, por lo mismo, considero que la flexibilidad es una opción en este tipo comercio.

La cercanía de las mesas hicieron que tuviera que escuchar la discusión del cliente de junto con la mesera, dicho cliente quería comprar un kilo de carne asada, pero quería medio de un tipo y medio de otro.

La mesera le decía que eso era imposible, que tenía que ser un kilo de la carne tipo A y un kilo de la carne tipo B.

Entonces el cliente se decidió por comprar dos cortes grandes, uno tipo A y uno tipo B y pidió que se los sirvieran en una misma parrilla para poder compartirlo con su acompañante.

Lo más extraño es que por cuestiones de peso lo único que hubiera cambiado es que el kilo trae un corte más, por lo que según mi apreciación, se lo hubieran podido servir sin ningún problema.

El comentario que escuché del cliente cuando la mesera se retiró fue: “Es una tonta, con que me hubiera dado dos del A y uno del B era lo mismo, se perdió una venta por necia, a la próxima vamos a donde si nos sepan atender”.

¿Qué ocurrió aquí? Simple y sencillamente la mesera no supo salirse de su esquema y se cerró a que no podía vender “medios kilos de carne”. Si ella no es la persona apta para tomar este tipo de decisiones, hubiera recurrido al capitán de meseros o al dueño, ¡Si yo fuera el dueño del lugar, mientras me pague le vendo lo que quiera!

No me quiero imaginar lo que hubiera sentido el dueño al enterarse de dicha situación, o tal vez esa sea su política, pero dudo mucho que contraviniera a un cliente por un detalle tan simple.

Pero esto ¿por qué ocurre? Ocurre porque el empleado obtendrá su ingreso del mismo modo que si lo hace bien o no, a final de cuentas el prestigio es del dueño, pero también es por falta de capacitación.

Una adecuada capacitación permite que los empleados de un negocio tengan una sensación de pertenencia, sobre todo cuando se adopta la política de “gano yo y ganamos todos” o “el negocio es de todos”.

No dejes que tu negocio pierda clientes por falta de capacitación, pongo a tus órdenes el servicio de capacitación de calidad en el servicio.

Contáctame al correo analisisrealista@gmail.com y deja de perder clientes por falta de capacitación en tu personal, nunca sabes si ocurren este tipo de cosas a menos que te lo digan los clientes, pero si puedes prevenir que ocurra.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Pequeños cambios marcan grandes diferencias, cuida de tu negocio y busca siempre consentir un poco más a tu cliente.

Omar Carreño

 

Conoce mi nuevo libro “CAMINO AL MINIMALISMO” solo tienes que dar clic aquí.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *