Pages Navigation Menu

No son las herramientas, es tu actitud

Mucho he hablado aquí de las cosas que realmente se necesitan, de la forma en la que debemos ir aprendiendo del desapego y de muchas otras cosas que tenemos y que no nos hacen falta, todo esto es parte de una conciencia minimalista que he ido incorporando en mi vida y que me ha dado excelentes resultados.

Pues bien, de la misma forma he tenido la oportunidad de conjuntar también parte del pensamiento que nos ayuda a cambiar paradigmas o ideas que nos hacen ser mejores y superarnos día con día.

Uno de los errores comunes en los que caemos muchos seres humanos es pensar que en el momento en el que tengamos ciertas cosas vamos a lograr otras que en este momento ni intentamos por eso que nos falta. (¿Qué dice que dijo?)

Está bien, me explicaré un poco más claramente con un ejemplo, imagina que has visto un infomercial maravilloso, anuncian uno de esos productos “milagro” con los que haciendo nada más diez minutos de ejercicio al día lograrás un cuerpo de envidia.

Te dices a ti mismo: “Hasta en tanto no tenga ese producto, no voy a poder reducir mi peso, ni voy a hacer nada por mi salud”.

Encargas el fabuloso aparato de ejercicios, llega, lo usas por diez minutos diarios durante los primeros tres días y al cuarto se ha convertido en un estorbo más en tu hogar, sin mejores resultados, con menos dinero y bueno un poco más de frustración.

El punto aquí es que realmente no es el producto el que va a lograr los resultados que necesitas, tal vez, el ejercicio te ayude, pero no puedes pensar que ese producto era la solución. La solución real está en ti, en la forma en la que deseas lograr tus propios cambios, en tu capacidad de compromiso, en tu ideología y en los hábitos que adoptas mediante un plan de organización y superación personal.

Así ocurre con muchas de las cosas que adquirimos, nuestra mentalidad consumista nos lleva a pensar que teniendo cierta “herramienta o artículo” vamos a lograr cambios sustanciales en nuestras vidas, o hacer cosas que en este momento porque tal vez usamos la carencia de cierto artículo a demostrar que por eso no iniciamos con algo, la realidad de las cosas es que la vida no es así.

Pongo de ejemplo a los campeones mundiales en Maratón, los Kenyanos, quienes han señalado que en su preparación no han requerido nunca de grandes avances tecnológicos, mucho influye su mentalidad y su características fisionómicas, pero es de suma importancia este deseo por ser mejores y salir adelante.

A lo largo del tiempo me he dado cuenta que la baja tecnología (lápiz y papel), siempre son las herramientas que más busco al momento de crear y de organizarme, ni las mejores aplicaciones me han resultado tan efectivas, esto es porque lo importante en esencia sería la creación y la organización, no tanto lo que una herramienta pueda hacer por mí en este sentido.

No hay excusa, la verdadera herramienta no está en el último producto de más alta tecnología, que si en cierta forma pueden ayudarnos a “perfeccionar” ciertas cosas, pero para iniciar lo más simple y sencillo es lo mejor, lo que nos da el primer impulso.

La verdad de las cosas es que no necesitamos la mejor y más nueva herramienta o artículo para lograr los mejores cambios, necesitamos tener una mentalidad que nos permita generar el cambio, crear el hábito y hacer que las cosas sucedan.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Definitivamente no necesitamos tantas cosas para alcanzar nuestras metas, somos nosotros mismos quienes nos ponemos las barreras para alcanzar nuestros sueños.

 Omar Carreño

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

Minimalismo: Todo a la mano

¿Cuántas cosas necesitas?

Consejos prácticos para un viaje de trabajo eficiente 

 Ubicando “Cada cosa en su lugar”

Fotografía de Stock.XCHNG

11 Comments

  1. “La verdadera herramienta eres tú”

    De acuerdo al 1000% compañero Omar.

    • Hola Rubén,

      Muchas gracias mi estimado, así de simple y sencillo, “la verdadera herramienta eres tú”.

      Saludos

      Omar Carreño

  2. Totalmente de acuerdo. He cambiado mucho de “herramientas” y en el fondo mi conclusión es que lo hago porque me gusta probarlas, es un hobby pero no podría afirmar que gracias a ellas haya aumentado en mi productividad. Ciertamente unas son más útiles que otras, pero al final lo que cuenta es que HAGAS tus tareas conforme te has planteado y para eso, como bien dices, vale simplemente con papel y lápiz.

    • Hola Carlos,

      Primero que nada déjame darte la bienvenida a esta Análisis Realista, siempre un gusto conocer gente nueva saludando por estos rumbos.

      Fíjate que yo no tanto por hobby, sino que muchas veces si pensé encontrar una herramienta que me diera toda la solución a las cosas que quería realizar, pero la verdad es que siempre la tuve, siempre la usé, cualquier otra cosa, solo sirvió para darme cuenta que soy una persona de “baja tecnología”.

      Te mando un gran saludo.

      Omar Carreño

    • Mejores herramientas ?

  3. Hola Omar.

    Un amigo siempre me ha dicho, “yo siempre uso papel y lápiz, nada de aparatos.no hay nada mejor que eso”. Hoy leo tu post en el mismo sentido. Me llama la atención porque tanto él como tú son destacados profesionales y tienen la misma opinión.

    El cerebro funciona a veces de forma extraña y pensamos que necesitamos cierta cossa para poder lograr algo. Nada más falso. Nosotros mismos nos saboteamos y somos nuestro peor enemigo. Esa mentalidad de la que tanto has hablado es la clave. Lo digo por experiencia.

    Uso mucho mi caso con lo del ejercicio, pero la verdad es que no tengo mejor ejemplo. En cierto momento pensé que era obligatorio tener un aparato para bajar, y me creí tanto la idea que me estanqué.

    Hasta que decidí romper ese pensamiento y enfrentar al demonio y mira, ya he mejorado mucho. Si no me atreviera a cambiar mi mentalidad hoy estaría inválido y mira que estuve muy cerca de eso.

    Entonces, eso me hace pensar que la mentalidad como dices, es la clave. Hay que atreverse a pensar distinto. En mi caso eso haré con los demás demonios que andan sueltos. Tú entiendes.

    Este post me recuerda mucho al de Superando Obstáculos, ganando experiencias de Julio del año pasado, porque con la moto acuática hiciste lo mismo. Te mentalizaste, te atreviste, decidiste y pudiste añadir una gran experiencia a tu vida, que son lás que nos vamos a llevar. Como bien dijiste esa vez, para otros era natural hacerlo, pero para tí era algo nuevo y como toda cosa nueva, hay cierto temor. Pero lo lograste y es lo que cuenta.

    Muy conciso el post. Me gustó hermano.

    Saludos.

    • Hola Hermano,

      Pues la verdad siempre disfruto mucho la interpretación que le das a los artículos, pues creo que lo recorres de pies a cabeza, en este caso comprendo que haya siempre aspectos o “cosas” que queramos modificar con base a algo ajeno a nosotros cuando la realidad es que la respuesta siempre está muy al alcance de la mano.

      Me siento contento de leer que te vas sintiendo mejor con relación a los demonios y que piensas enfrentarlos a base de una buena mentalidad que para mi es la base para lograr cambios positivos.

      Gracias por siempre estar, compartir y enseñar.

      Te mando un gran abrazo.

      Saludos,

      Omar Carreño

  4. ¡No puedo estar más de acuerdo contigo, Omar! Y es díficil lograr eso, siempre es más fácil culpar a agentes externos de nuestras carencias, no crees? Es realmente difícil hacernos 100% responsables de nuestra actitud y resultados. Creo que puede ser cuestión de creación de hábitos o motivación, ¿qué crees tú?

    Muchas felicidades por tu blog!

    • Hola Juan Carlos,

      Pues más que nada es tratar de aceptar qué es lo que realmente necesitamos y en esta perspectiva intentar organizar nuestra vida para lograr los cambios que nos permitan enfocarnos en lo importante.

      Ambos factores que mencionas son imprescindibles para lograr los resultados que nos propongamos, tanto la motivación como los hábitos, es sólo cuestión de conseguirlos.

      Mil gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  5. ¿Qué te puedo decir? completamente de acuerdo!!!
    Cuando cambias la mentalidad de repente todo se vuelve más sencillo, y hasta le encuentras más usos a las mismas cosas.

    Me he vuelto la reina del reciclaje y de la decoración frugal. En lugar de ir al gimnasio, hago ejercicio con lo que tengo a la mano y en plena calle. Estoy aprendiendo a cocinar con lo que tengo en la despensa.

    Es actitud más que tener o comprar muchas herramientas.

    • Hola Ise,

      Como siempre un gusto enorme verte comentando por aquí.

      Me gustó mucho tu enfoque, es totalmente cierto es cuestión de mentalidad y de buscar implementar todos los usos a las cosas que tenemos. Muchas veces creemos que teniendo más cosas estaremos en posibilidad de hacer cambios diferentes, pero realmente no necesitamos de tanto.

      Siempre todo es cuestión de actitud mi querida Isela, en verdad que tus ideas reflejan lo que se tiene que vivir, para qué hacernos de tanta cosa y estorbo si con lo que tenemos es más que suficiente.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *