Pages Navigation Menu

No a la gestión del tiempo Si a la gestión personal

Tras varios meses utilizando diversos “trucosproductivos e incorporando hábitos de organización me he dado cuenta de una dificultad en la que incurrimos muchas personas al momento de organizarnos.

Buscamos gestionar el tiempo, fijarnos horarios específicos para realizar nuestras tareas y consideramos que de esta forma estamos logrando avances específicos. De inicio percibimos cierta mejoría, pero la realidad es que sólo estamos cubriendo con el dedo una grieta por la que se filtra el agua, pero al poco tiempo nos daremos cuenta que no estamos reparando la grieta.

Gestionar el tiempo es precisamente eso, tapar la grieta, pero lo que debemos hacer es repararla de tajo y para eso la mejor manera es aprender la gestión personal o productividad personal.

Cuando establecemos una determinada cantidad de tareas para desarrollar en nuestro día mediante una lista de tareas involucramos una actividad específica, una cierta acción física que puede ser que nos tome desde dos minutos hasta cinco horas, dependiendo de su complejidad, sin embargo existen imponderables, aspectos que muchas veces no podemos controlar ni considerar.

Pero la actividad sigue ahí y si “saturamos” una agenda con compromisos, uno tras otro porque creemos que cierta actividad nos toma “X” cantidad de tiempo, lo que estamos haciendo es generándonos un estrés inmediato, una predeterminación clara a las circunstancias imponderables que no podemos cuantificar.

Recuerdo mucho que en mis inicios con la productividad “trataba” de organizar actividades por tiempo específicos, dos horas para cierto reporte, tres horas para cierta resolución y entonces empezaba fácilmente a procrastinar, porque sabía que me quedaba todo el día, entonces me convocaron a junta, precisamente ese día hubo un simulacro, en el que se perdió una hora, y después ya estaba nuevamente padeciendo el estrés.

Lo que ocurrió en realidad fue que el trabajo tampoco requería tanto tiempo, pero yo había programado esas horas en base a “experiencias pasadas”, afortunadamente pude completar mis tareas, pero ahora determino la actividad en base a su propia y especial naturaleza, no tanto por el tiempo que me podría tardar hacerla.

Siempre la desgloso en pequeñas partes y a continuación me pongo a resolverla, juego con mis tiempos y realizo pequeñas pausas para “descansar” y no caer en la horrible “ceguera de taller”. El día se me va rápido pero prácticamente todas las tareas quedan concluidas tal y como lo gestioné en mis listas un día anterior.

Buscar controlar el tiempo es introducirnos en una dinámica que no resuelve tareas, sino que nos hace adictos al reloj.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Lo importante es concluir actividades y puedes ponerte horarios para ciertas actividades que sólo puedes desarrollar en determinados momentos del día, pero cuando se trata de cumplir tus pendientes no trates de ponerle duración, gestiónate a ti mismo, forja disciplina, pero no gestiones el tiempo.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter@OmarBlogAR

Artículos relacionados

Controla las Distracciones

Cómo enfrento las tareas complejas

Saturación y desgaste: Experiencia personal

Simplifica procesos o ¿Córtalo en pedacitos?

Fotografía de Stock.XCHNG

4 Comments

  1. Creo que cuando empieza en aplicar ciertos conceptos para ser más productivos casi siempre empezamos tratando de gestionar el tiempo, así como mencionas poniendonos ciertos minutos o horas para tal tarea. Al final solo nos estresamos más creo, o ese fue mi caso, pues a veces te falta tiempo y te apresuras y sale mal, o quizás sobra tiempo y pierdes minutos valiosos.
    Ya mientras se va avanzando uno llega a la conclusión de que lo mejor es exactamente el titulo de tu post.

    Saludos :).

    • Hola José,

      ¡Exacto! El punto radica en que perdemos más minutos en tratar de reagendar y acomodar los pendientes que en su propia ejecución. Creo que todos los que buscamos mejorar en la productividad personal padecemos de este problema. Es como el primer paso, pero no es la realidad.

      Mil gracias por tus palabras amigo, insisto disfruto mucho con las coincidencias.

      Te mando un gran saludo.

      Omar Carreño

  2. ¡Hola cronoeficiente Omar!

    Excelente entrada. Una idea clara de que es más eficaz para poder controlar las tareas diarias y es que luego cae uno en las ideas equivocadas, que si bien se pueden aplicar de manera eficiente, no dan el resultado deseado.

    ¡Abrazos desde este riconcito de cielo!

    • Hola Ricardo,

      Tienes razón amigo, lo más importante de todo esto es el resultado que se obtiene de todo esto, cuando estos siguen siendo generadores de estrés o su resultado no es óptimo, entonces estamos en la presencia de un círculo vicioso que nunca terminaría.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Te mando un gran abrazo, mi pariente del Norte.

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>