Pages Navigation Menu

Minimalismo Racional: La verdadera ambición

Muchas personas creen que por el hecho de ser un Minimalista, tus ambiciones también se reducen, cuando la realidad es que vivir mediante el enfoque de lo que es importante para ti, constituye una de las mayores razones para ambicionar en grande.

Al llevar una vida fuera del Minimalismo, muchos de nuestros deseos se vuelven necesidades inmediatas y acumulamos más y más posesiones materiales, sacrificando espacio vital y saturando nuestra vida de pequeñas cosas que nos brindan una satisfacción inmediata.

Pero, ¿Qué es lo que hay más allá de ese estilo de vida? En mi experiencia les puedo decir que una verdadera cadena de arrepentimientos posteriores, sacrificios innecesarios y una sensación de vacío debido a que, muchas veces, el consumismo desmedido, en abonos y sin una planeación no son generadores de felicidad.

El Minimalismo Racional, nos brinda la posibilidad de ambicionar cosas, situaciones y lugares que van más allá de la satisfacción inmediata, nos ayuda a cubrir necesidades reales que tendrán una repercusión actual y futura.

En este sentido, la vida se va tornando más simple y enfocada, buscas la tranquilidad y ponderas la paciencia a la premura, siempre encaminado a lograr metas que te resulten indispensables para tu desarrollo y el de quienes te rodean.

Uno siempre debe estar pensando en lo que es mejor para nosotros, de manera mesurada y consciente, analizando claramente cada paso y su consecuencia en el futuro; considerando la importancia de vivir una vida tranquila, cumpliendo cabalmente con nuestras responsabilidades y consiguiendo poco a poco las metas que nos vayamos fijando.

Debemos establecer un plan de vida que nos permita cubrir satisfactoriamente todos nuestros objetivos, de manera realista y que no atente contra nuestra tranquilidad emocional, esto es lo más importante y es lo que nos permite el Minimalismo Racional.

Para conocer realmente nuestros alcances debemos analizar el lugar en el que nos encontramos hoy en día, respondiendo honestamente a las siguientes preguntas:

¿Qué necesito realmente?

¿Cómo lo puedo lograr?

¿En cuánto tiempo lo puedo hacer?

¿Qué tengo que hacer para obtenerlo?

¿Estoy dispuesto a enfrentar los sacrificios para lograrlo?

¿Atenta contra mi tranquilidad?

Si hacemos este ejercicio de manera consciente y realista será más fácil instaurar los cambios necesarios para lograr nuestros objetivos. La ambición no radica en querer comernos el mundo a dos manos, la ambición radica en crecer y cambiar de manera tal que tengamos la posibilidad de lograr nuestras metas de la mejor manera posible, pero siempre manteniendo el objetivo presente.

Habrá para quienes su ambición consumista sea adquirir cosas materiales al costo que sea, otros ambicionamos llevar una vida tranquila, sin presiones innecesarias, sin estrés, haciendo lo que nos gusta, para lo cual debemos tomar las medidas idóneas y sembrar pacientemente, día con día para lograr nuestras metas.

El Minimalismo, en consecuencia, nos permite alejarnos de aquellos distractores innecesarios que nos van alejando día con día de nuestras metas y ambiciones, haciendo posible que la adecuación de nuestra mentalidad sea más firme hacia objetivos realmente importantes.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Todo aquello que hagamos hoy tendrá una consecuencia y repercusión en el mañana, generemos ambiciones que den motivación a nuestra vida y hagamos lo posible por conseguir cada objetivo programado. Ser Minimalista no es vivir sin ambición, es vivir ambicionando lo que es realmente importante.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos Relacionados

Simplemente: Mejora tu vida

Puntos fundamentales para mejorar nuestro actuar diario

Siete criterios minimalistas para mejorar tu vida

Momentos en el Minimalismo

14 Principios Minimalistas para llevar una vida mejor

Fotografía de Stock.XCHNG

11 Comments

  1. Buenos días Omar,

    Me ha gustado mucho el artículo. Todo proyecto o responsabilidad está vinculada a nuestras necesidades, en caso contrario es algo superfluo y por definición inneccesario. De todos modos no es que “con el minimalismo” consigas diferenciar lo esencial de lo superfluo, sino que aquel que lo consigue es minimalista.

    un saludo

    • Hola Iago,

      Me gustó mucho tu observación en cuanto a lo esencial y lo superfluo, coincido contigo plenamente, pues como reza aquel principio matemático el orden de los factores no altera el producto, que en este caso es la consecución completa de lograr cambios en nuestra vida para reducir al máximo lo que no necesitamos.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  2. Omar:
    Me quedo con esta frase:
    “vivir ambicionando lo realmente importante” Eso resume la filosofía minimalista y el primer paso es determinar lo que es importante para cada quien. Ambicionar es fundamental para lograr metas en la vida, solo que para los minimalistas este tipo de metas son diferentes a las que nos propone la sociedad de consumo.

    La meta en la que actualmente estoy trabajando es aprender mas sobre productividad y ponerla en práctica para tener una mejor calidad de vida con menos estres.

    Esta meta no está ligada a nada material sino a adquirir experiencia y conocimientos.

    Gracias por el post y seguimos en contacto.
    Ana Julieta

    • Hola Ana Julieta,

      Fíjate que es muy cierto que aquellos que no comparte la filosofía minimalista llegan a pensar que uno se torna en un conformista con la vida, lo cual no es nada más alejado a la verdad, uno busco cosas más allá de las cuestiones materiales, y si lo son, no se conforma con cualquier cosa, el minimalista busca lo mejor y lo que realmente necesita.

      Te deseo mucho éxito en este nuevo punto que estas adoptando, la productividad personal no cuesta mucho y trae excelentes beneficios, te invito a que consigas el libro de David Allen “Organízate con Eficacia”, es la mejor ventana de inicio para el mundo de la verdadera productividad personal.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos.

      Omar Carreño

      Mil Gracias por

      • Muchas gracias por la recomendación del libro!! ya te compartiré mis primeros pasos en este camino de la productividad

        Saludos

        Ana Julieta

  3. Hola que tal Omar!

    Cuando cambias “quiero esto” por “necesito esto”, es cuando te das cuenta del valor de las cosas, y además el agregarle el factor ambición se vuelve realmente interesante, por que el ambicionar con conciencia plena de lo que quieres es mucho más saludable, tanto para ti, tu entorno y tu cartera.

    Saludos

    • Hola Silvia,

      Definitivamente ese cambio es fundamental en nuestra vida, me doy cuenta que muchas veces las cosas que queremos se vuelven definitivamente una obsesión innecesaria. Los beneficios los mencionas de la mejor manera.

      Mil Gracias por tu comentario.

      Saludos,

      Omar Carreño

  4. Hola Omar,

    Me quedo con la última frase: “Ser Minimalista no es vivir sin ambición, es vivir ambicionando lo que es realmente importante”.
    Sólo centrándonos en lo importante conseguiremos realizar nuestros sueños. Dedicarse a muchas cosas es gastar tiempo y energía de forma dispersa y sin provecho, el foco es la clave.

    Un abrazo

    • Hola Luis José,

      Definitivamente nuestros sueños se encuentran entre lo más importante para nuestra vida, lograrlos requiere de enfoque, mismo que cada día podemos desperdiciar inútilmente.

      Mil Gracias por tu comentario amigo, espero que todo vaya mejor con lo del viaje.

      Saludos,

      Omar Carreño

  5. ¡Hola Omar!

    Nuestra sociedad consumista nos hace creer vez tras vez que lo que se necesita para ser felíz es lo material, lo cual no es verdad.

    Esto me trae a la memoria la parábola del hombre insensato (Lucas 12:15-21)que al tener un excelente año no sabe que hacer con todo lo que tiene, así que se dispone a construir graneros más grandes, solo que esa noche muere. ¿De que le sirvió la riqueza?

    Nuestra reputación es lo único que va a quedar de nosotros. Nuestras relaciones y experiencias con los demás es lo que se recuerda, no lo que vamos acumulando en sentido material.

    ¡Saludos del vacaconista forzado de Ensenada!

    • Hola Ricardo,

      Estoy totalmente de acuerdo contigo y con la parábola que amablemente nos compartes, primero debemos fijarnos metas realista que nos hagan cumplir nuestras necesidades inmediatas y tras haberlas conseguido buscar acumular experiencias, esta es mi filosofía de vida.

      Alguna vez me preguntaron que haría si me ganara veinte millones de dólares, creo que lo que haría sería invertir una parte, viajar a esos lugares enigmáticos, estudiar por muchos años y poner una fundación para apoyar causas benéficas en las cuales pueda trabajar diariamente.

      Mil Gracias por tu comentario, me has hecho reflexionar en cosas interesantes.

      Saludos,

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *