Pages Navigation Menu

Minimalismo: Ideas que me funcionan

0000331013

Hola a todos, deseo que estén teniendo una excelente semana, yo con todas las cosas nuevas que estoy aprendiendo y aplicando me siento renovado, tengo una energía diferente.

Definitivamente cambios por doquier, ya tengo más de dos meses y aunque siento que he faltado al compromiso que había adquirido de mantener una continuidad al menos semanal en el blog, la verdad de las cosas es que no ha sido por falta de inspiración sino porque tal vez termino con un extraño sentimiento de saturación por todo lo que está ocurriendo en mi vida.

Sin embargo, de manera puntual no es saturación propiamente, es parte de la curva de aprendizaje que todo el proceso en un nuevo trabajo lleva.

Entrando en materia, tengo que decirles que la verdad de las cosas es que estoy muy contento de ver cómo el minimalismo es un estilo de vida que cada vez influye e impacta en más y más personas.

Definitivamente muchas de las decisiones que hoy he tomado tienen mucho que ver con lo que creo sobre una vida minimalista, pero todo con un enfoque equilibrado.

Creo que radicalizar ideas no es bueno, porque entonces te cuesta mucho más trabajo compaginar con el mundo que te rodea, también al paso del tiempo creo que estar predicando sobre tu estilo de vida tampoco es bueno, sobre todo porque no logras influir realmente si no haces de tu vida un estado de influencia.

Pero ante todo debes tener muy en cuenta que tu vida, tú la vives como tú lo decidas, nadie puede influir en lo que tú decides, y las opiniones siempre cuentan, pero solo en la medida que tú lo permites.

A continuación te comparto algunos cambios interesantes que he podido aplicar en lo que refiere al minimalismo y que tal vez puedan inspirarte a hacer cosas similares.

Eliminando el uso del carro.

Sé que he escrito mucho sobre esto, pero es que en verdad la felicidad y la tranquilidad que experimento con mi nuevo sistema de transporte, tienen un

El auto para muchos es símbolo de estatus, muchas personas incluso me señalan que puedo dar una mala apariencia por no traer vehículo, sin embargo, la realidad es que no me siento incómodo por ello en absoluto, por el contrario, ha sido una decisión personal que me ha dado la oportunidad de leer y ver muchos libros y películas que no había podido en mucho tiempo.

Esta pequeña gran decisión me ha dado muchas satisfacciones, de cualquier manera, no he prescindido en la totalidad del vehículo, ya que los fines de semana los paseos familiares los hacemos en el carro y esto sólo es una forma de equilibrar más la forma en la que vivo y creo.

Disminuyendo el uso de algunas herramientas tecnológicas.

A decir verdad, ahora con la llegada de Santy a nuestras vidas y con muchas más actividades en las que se va incorporando me ha llamado mucho la atención su fascinación por todos los dispositivos digitales, llámese iPhone, iPad, etc.

En este sentido cuando tiene a la vista alguno de estos juguetitos, quiere acercarse y disfrutar de las aplicaciones que el alcahuete de su padre le ha descargado, sin embargo tengo muy firme creencia que todos los excesos son malos, en ese sentido, no quiero que mi hijo crezca siendo una persona dependiente al uso descomunal de estas herramientas.

Así las cosas y en afán de una convivencia mucho más armónica y personal entre todos nosotros, hemos disminuido mucho el uso de nuestros aparatos tecnológicos y nos hemos dedicado a disfrutar de divertidos juegos con pelotas y aparatos de estimulación para el nuevo rey de la casa, en contadas y muy específicas situaciones le damos acceso a este tipo de tecnologías.

Esto también tiene que ver con la verdadera integración familiar que debe prevalecer en nuestra época.

Renovando de manera planeada el guardarropa.

Ser minimalista en ningún punto tiene que ver con andar andrajoso o mal vestido, no se trata de guardar lo que te pones y nunca renovarlo, se trata de renovar y cambiar pero teniendo justamente lo que se necesita y se usa.

En ese sentido, es muy necesario ir depurando constantemente lo que utilizamos, revisar qué sirve y que no, aplicar las reglas de entra uno; donar, regalar o tirar de manera adecuada lo que no usamos para que lo ocupe alguien más.

Adquiriendo solo lo necesario.

La verdad creo que los mercadologos son unos genios para hacernos sentir que necesitamos todos los productos que nos venden.

Lo más complicado de ser minimalista es resistirse a las campañas de todos los productos que nos ofrecen, pero créeme que es posible evitar las compras impulsivas, se trata de imponer un autocontrol enfocado en lo que es verdaderamente importante para ti, dejar de buscar la satisfacción inmediata por lo que representa un valor verdadero en tu vida.

Te sugiero que lleves un presupuesto de tus gastos, de esta forma no caerás en tentaciones innecesarias, cuando estableces claramente lo que necesitas en un papel es difícil que busques cosas que están fuera de tus necesidades.

Disminuyendo de manera paulatina los artículos que no se usan.

Cada día se ha vuelto más fácil disminuir los artículos que no se utilizan, las cosas van y vienen, lo que puedes necesitar hoy, tal vez no lo ocupes mañana, honestamente creo todo lo que está ahí tiene una función específica en un momento determinado, pero puede ser que no siempre todo lo que poseas tenga realmente una utilidad o un uso.

En ese sentido, lo que a mí me ha funcionado es ir organizando las cosas por prioridades de uso, así lo que voy usando menos, va quedando rezagado hasta el punto que sale totalmente de mi vida.

Hay un análisis que ha quedado grabado en mi mente desde hace años, este relata que las cosas que existen en nuestra vida empiezan a convertirse en parte de un paisaje y lo perdemos ahí, evita que te ocurra, mantente sacando lo que no utilices y experimenta la tranquilidad de tener lo que sí usas.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: El Minimalismo está más vigente que nunca, bien puedes intentar ser una persona que viva mejor con menos cosas, y para lograrlo solo tienes que tomar el control de tu vida y verificar lo que es importante para ti.

Omar Carreño

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Conoce mi nueva página de Facebook: bloganalisisrealista

Publicidad #SoyProductivo

 

 

Artículos Relacionados

Viviendo al amparo del Minimalismo Racional

Cómo ser minimalista en el mundo del consumo

4 Claves para triunfar en el Minimalismo

Minimalismo: Aprende a vivir con lo necesario

El consumo racional minimalista

Minimalismo: Vivir de la mejor manera que puedas hacerlo

 

 

Fotografía   de Stock.XCHNG

 

3 Comments

  1. Te felicito por decidir dejar el auto y retomar el control sobre tu tiempo y energia en el trayecto a tu trabajo . ¡Bravo !

  2. En mi caso lo del coche es imposible. En el resto de las cosas últimamente, por influencias como la tuya, cada vez consumo menos de manera irreflexiva. Me gusta lo de las cosas y el paisaje. Es una manera muy interesante de verlo. Un abrazo.

  3. En lo personal aplico el minimalismo a varias áreas de mi vida (objetos, personas, pensamientos, etc). Aplico la que para mi es la forma más representativa del minimalismo: Ley de Pareto, que el 20% de las cosas que tengo, hago, etc, me generen el 80% de los resultados.

    Comparto una frase para la reflexión: “Lo que a ti te sobra, a otro le hace falta”

    Saludos y mucho éxito.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *