Pages Navigation Menu

Minimalismo: Es un estilo de vida

Me he percatado que cada vez más y más personas buscan llevar una vida sencilla, menos complejas y con menos cosas, encuentran en el Minimalismo una respuesta a salir de apuros económicos, presiones y desgastes por la saturación que conlleva el consumismo exacerbado y la creciente presión derivada del estilo de vida del nuevo milenio.

Para mi, el Minimalismo no es propiamente una herramienta, ni tampoco una religión, ni mucho menos un dogma “hippioso”; el Minimalismo es un estilo de vida en toda la extensión de la palabra. Te ayuda a sentir una libertad de acción y movimiento impresionante, ya que te permite vivir enfocado.

Quisiera darles un ejemplo de cómo llevo a cabo el consumo minimalista de forma racional; hay productos que sé que no puedo dejar de comprar porque son imprescindibles para el consumo diario, también sé que no quiero ir a la tienda cada dos días, entonces se compran aquellas cosas que de manera consuetudinaria se consumen durante un periodo quincenal.

Hasta ahí muy simple, pero ¿qué ocurre con aquellos productos extraordinarios que no constituyen una necesidad y que podemos ver en un aparador? Pues bueno aquí surge el criterio minimalista: Necesito sentir una verdadera necesidad o deseo por el producto en cuestión, y en primera instancia dejarlo pasar.

Hecho lo anterior, dejo pasar un cierto tiempo, no menos de siete días, he de ahí el nombre con que la he bautizado de la Regla de los siete días, claro que muchas veces puede ser más, el punto aquí radica en que cuando quieres realmente algo, no podrás dejar de pensar en ello, pero si realizas una compra impulsiva seguramente te saturarás de cosas que no deseas y entonces sobrevienen las preocupaciones por el consumismo.

En este orden de ideas la base del Minimalismo es una respuesta clara para poder tener solo aquello que realmente se necesita, se ocupa y que ha pasado por un verdadero filtro, en el mismo sentido ocurre con los excesos en los que incurrimos no nada más en las compras sino en nuestro estilo de vida, muchos de nosotros hemos vivido una época de acumulación y en aquellos casos mucho tiene una justificación en una carencia emocional.

Cuando buscamos el exceso en algún punto de nuestra vida esto tiene en no pocas ocasiones una trascendencia emocional importante, que bien podríamos llenar si logramos definir adecuadamente intereses personales alejados de los excesos, tendientes a desarrollar nuestra energía creativa, positiva y propositiva.

Por lo tanto, me atrevo a decir que el Minimalismo es un estilo de vida que te permite ordenar mucho mejor todos los ámbitos de tu vida, ya que te ayuda a definir lo que es realmente importante para ti desde un punto de vista interno y que te permite explotar tus verdaderas cualidades esenciales.

Es un proceso en el que alcanzamos a superar nuestros deseos secundarios y alcanzamos a enfocarnos en los primarios, como cuando el adolescente en su intento por pertenecer a un grupo busca “adecuarse” a los demás teniendo las mismas cosas que los demás constituyéndose en parte, sin embargo, en ocasiones le resulta complejo mantener el ritmo de vida de la mayoría por estar fuera de su alcance económico.

Es por esto que el Minimalismo es un estilo de vida de madurez y creencia para optar por una vida enfocada en experiencias y no tanto en adquisición material ni de excesos negativos, atrévete a decir si a los momentos que puedan dejar huella en tu vida.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Vivir de tal manera que puedas mejorar, requiere una serie de cambios enfocados a lo que es importante para ti.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos Relacionados

Minimalismo Racional: La Verdad Ambición

Simplemente: Mejora tu vida

Siete criterios minimalistas para mejorar tu vida

Momentos en el Minimalismo

14 Principios Minimalistas para llevar una vida mejor

Fotografía de Stock.XCHNG

7 Comments

  1. Hola Omar,

    Tus análisis son cada vez más puntiagudos y enfocados. ¡¡Escribes dardos!! Pero apuntas muy bien.

    Me gusta la longitud de la regla de los 7 días. Había oído hablar del mismo concepto con el número 30 pero me parece demasiado. Una regla adicional que me planteo para identificar si lo que quiero es por consumismo o necesidad es el plantearme si me valdría ese mismo objeto de segunda mano o comprándolo y compartiéndolo con alguien. Resulta bastante práctico.

    Un saludo

  2. Yo no quiero una regla de siete días ! 🙂

  3. Estoy de acuerdo contigo a lo referente en que el minimalismo es un estilo de vida; conforme voy incorporando el minimalismo a mi vida he notado grandes cambios favorables en mi día. Disfruto más, estoy más tranquilo y dedico mayor tiempo a lo que realmente me gusta.

  4. Hola Omar,

    Coincido con Iago: Cada vez tus análisis están más enfocados, apuntan a temas muy, muy concretos.

    La regla de los 7 días, la de los 30 al final todo se reduce al viejo dicho de “Consultarlo con la almohada”, ¿no? Yo no se si 30 días son mucho o poco, o 7 pero si que es verdad que antes de comprar nada es bueno darse un respiro y reflexionar.
    ¿Conoces a alguien que lo tiene? Preguntale para que lo utiliza, comentale que estas interesado en adquirir uno y explicale que utilidad le darás, igual te ayuda a decidirte .. ¿te lo puede prestar unos días?
    Una de las mejores compras que he realizado es el Kindle. Conocía a una persona con un lector, hablé con ella y me lo dejó durante unos días.

  5. hermano que buen analisis , en lo personal , el minimalismo me a ayudado a aprender a vivir con poco he podido con la ropa , los articulos basicos , el sacar de mi vida cosas que no utilizo , papeles que guardaba , en fin pero confieso que no he podido con el consumo de comida , preparar mis propias cosas , vivo en una zona selvatica y la comida y todo en general es muy costoso pero casi no hay sitios con cocinas y es dificil preparar alimentos nutritivos (solo paquetes se consiguen por aca )

    igual ire poco a poco y encontrare una solucion ..un saludo , andamos cerca y pendientes como siempre de tus buenos consejos

  6. ¡Hola paladín del minimalismo racional!

    Para muchos será un concepto extraño este de que más es menos, pero hasta que uno no se arma de valor y lo vive, no se da cuenta cabal de lo que se estuvo perdiendo en su vida.

    El comentario de Jordi me parece muy atinado para poder en el inter de los 7 días determinar si vale la pena lo que se piensa obtener.

    ¡Saludos desde la ya más calurosa Ensenada!

  7. Buen análisis y ciertamente enfocado en la psicología del consumo.

    Yo creo que la “regla de los siete días” es flexible y, como dice Jordi, al final es consultarlo con la almohada. No es lo mismo comprarse un jersey, que un portátil…. que un coche o una casa. En función del gasto y la longevidad del producto, mayor reflexión creo que debería conllevar.

    Un saludo muy fuerte

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *