Pages Navigation Menu

Mi primer encuentro con el GTD

En lo que llevo de practicar el Sistema GTD y tras haber tenido una consulta personalizada con Jerónimo Sánchez, que más que nada fue una charla de sillón, literalmente hablando, hoy puedo decirles que el Sistema tiene muchísimas más ventajas de las que me podía haber imaginado.

Aunque todavía me falta mucho por aplicar, leer y entender, realmente la parte compleja es poder aceptar que las cosas son más fáciles de lo que parecen en realidad. Hay mucha terminología específica que gira en torno a este sistema, sin embargo una vez comprendidos los conceptos fundamentales empezamos a vivir el cambio de una manera paulatina.

Aquí no basta con establecer rutinas y mejorar hábitos productivos, la parte medular radica en el orden, el seguimiento y nuestra responsabilidad. Son tantos los aspectos que abarcan nuestra vida que cuando empiezas a gestionarlos todos te das cuenta que cuentas con muchos más pendientes de los que imaginabas. Es ahí donde radica la importancia de hacer, delegar o no hacer.

Con la práctica de GTD me di cuenta que aunque ya había generado ciertos hábitos productivos, aun había algo que me estaba complicando enfocarme en lo que es realmente importante para mí y era que me estaba comprometiendo en exceso. Muchas veces sentimos que es mejor tener una agenda llena de tareas o compromisos, pero no medimos nuestra propia capacidad para hacerlas, de ahí deviene la saturación.

Con la finalidad de evitar esta saturación he debido tomar decisiones que implicaron simples modificaciones y que gracias a GTD pude darme cuenta que mis áreas de responsabilidad estaban mal enfocadas. Si me analizo como un punto en el centro y veo todos los ámbitos de mi vida como un pequeño “globo de diálogo” debo ser capaz de poder tener una visión abierta para controlar estos frentes, pero si son más de los que alcanza mi límite visual, entonces ya caí en la saturación.

He caído en la cuenta de que la Productividad Personal no es una herramienta para el mundo laboral, es una herramienta para gestionar tu vida. He logrado fusionar conceptos de GTD con mi estilo de vida minimalista, no precisé una Moleskine, sinceramente gestioné mis tareas en Things para el iPod Touch, (y no es que GTD te obligue a llevar una Moleskine, pero algunos veteranos en su uso la recomiendan).

Como Bandeja de entrada física, más que comprar una charola para la oficina y una para mi casa, lo que hice fue adaptar un espacio en mi escritorio y ahí voy acomodando aquello que va llegando durante el día y antes de terminar la jornada, debo haberlo revisado y procesado debidamente.

Así también en mi casa, dispuse un cajón de mi buró de noche para usarlo como bandeja de entrada, todo papel que llega si no lo proceso cuando recién llego lo coloco ahí, así ese espacio tiene una finalidad específica que es como una aduana y no tarda más de tres días en estar vacía nuevamente.

La mejora en mi sistema productivo ha sido integral y vaya que he sentido el cambio; ahora puedo programar de manera recurrente cosas que antes olvidaba y con una simple revisión del sistema puedo tener presentes cosas que en verdad me interesan hacer y que sólo ocurren cada mes.

Un ejemplo fue en febrero que casi por nada pierdo el pago de algunas mensualidades y sólo porque me quitaron dos días del mes, ahora tengo todo programado con cuando menos cuatro días de anticipación, y lo mejor es que me olvido hasta que llegue el recordatorio automático, pero lo más importante es programarlo para cuando llegue el momento de gestionarlo.

Justo ayer comentaba en un blog algo al respecto, la productividad personal y en específico la práctica del GTD, no te lleva a establecer programas, algoritmos o cuestiones limitantes, GTD es una forma de encontrar un equilibrio para dar su justo momento a las cosas que nos rodean.

Mi Análisis Realista del día hoy es: En si mismo el término GTD, suena fuerte, denota sistemas complejos, pero la verdad es que la complejidad radica en poder afianzarnos en unos simples pasos para poder delimitar nuestros proyectos y sacar de nuestra mente aquello que ocupa un espacio para poder enfocarnos mejor en lo que tenemos que hacer.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos Relacionados

Puntos fundamentales para mejorar nuestro actuar diario

¿Por qué ser productivos?

Productividad Personal: Empecemos por “hacer”

Productividad Personal: Modifica tus hábitos

Fotografía de Stock.XCHNG


4 Comments

  1. Qué tan minimalista “debemos” ser en cuanto al número de blogs minimales que leemos?
    Lo pregunto medio en broma, medio en serio , jaja.

  2. Hola, enhorabuena no has hecho más que empezar. suerte.

  3. ¡Saludos journeyman!

    Los que te hemos seguido a través de este viaje tuyo, hemos visto grandes cambios en tu vida,un evolucionar y crecer.

    Este es en verdad tu bitácora de vida.

    ¡Abrazos compañero!

  4. For implementing GTD you can use this web application:

    http://www.Gtdagenda.com

    You can use it to manage your goals, projects and tasks, set next actions and contexts, use checklists, schedules and a calendar.
    Syncs with Evernote, and also comes with mobile-web version, and Android and iPhone apps.

Trackbacks/Pingbacks

  1. La servilleta y la pluma del mesero | ANÁLISIS REALISTA | Productividad y minimalismo - [...]  Mi primer encuentro con el GTD   [...]
  2. Productividad: Hazlo más simple | ANÁLISIS REALISTA | Productividad y minimalismo - [...]  Mi primer encuentro con el GTD   [...]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *