Pages Navigation Menu

Mi mejor momento productivo

Desde hace un tiempo me di cuenta que mi mejor momento productivo se daba principalmente durante los vuelos que por trabajo tengo que realizar, entonces comencé a analizar el porqué mi concentración y creatividad se disparaban tanto en estas circunstancias.

Tras observarlo con claridad llegué a las siguientes conclusiones:

1. Espacio: La “mesita” del avión solo me deja espacio para trabajar, nada más, no puedo distraerme con papeles adicionales o algún gran expediente, por lo tanto, tengo la oportunidad de estar enfocado en lo que debo estar.

2. Conectividad: No tengo internet, no tengo teléfono, tampoco tengo recepción en el celular, por lo tanto, no hay más distracción que lo que tengo conmigo (léase el iPad, mi cuaderno, mi lápiz, mis audífonos y mi iPhone).

3. Todo a la mano: De nueva cuenta el espacio, no pierdo mucho más tiempo buscando cosas porque tengo todo muy cerca, el espacio es reducido pero en verdad muy práctico.

4. No hay ruido fuera del que emite el avión: Todas las sensaciones, incluso que se te “tapen” los oídos por causa de la altura es un beneficio productivo.

La realidad es que no puedo vivir “volando” para ser productivo, pero creo que se pueden igualar por mucho las circunstancias del avión con un poco de creatividad y el deseo de lograrlo.

Yo lo hice de la siguiente forma: el aislamiento y la concentración la obtengo con mis audífonos, no hay más que eso, definitivamente es mucho mejor para mí estar alejado del ruido y los comentarios del ambiente en la oficina escuchando la música que a mi me agrada, procurando siempre que sea algo tranquilo.

La conectividad fue una parte muy difícil ya que en cierta forma debo estar conectado la mayor parte del tiempo por cualquier información adicional que necesite, sin embargo, en lo concerniente a redes sociales si me comencé a habituar a desconectar las notificaciones y empecé a desconectar internet hasta que perdí el hábito de realizar la navegación inconsciente, es decir esa en la que de un clic se terminan desprendiendo veinticinco ventanas.

Cuando requiero una información procuro recopilar todos los datos o normatividad que usaré de internet y si surge más la pospongo hasta el momento en que me conecte de nuevo a menos que sea muy urgente.

Con relación al espacio trato de trabajar de la misma forma, es decir no me expando por toda la mesa, sino que me apego a un límite mínimo, así evito las distracciones que pueden surgir de ver algo en la bandeja de entrada que distraiga mi atención.

Como ya mencioné mis oídos propiamente no se “tapan” igual que en el avión, pero yo puedo “aislarme” del ruido, últimamente mis consentidos han sido los Beatles y Cold Play.

Entre que el sistema de concentración productiva del avión hace que el tiempo de vuelo se me haga más rápido, el sistema de listas y aislamiento me permiten avanzar mucho más en mis tareas, pero existe un punto importante, tampoco es lo mejor vivir “aislado“, la vida está hecha para disfrutarse y esos pequeños momentos con los demás son parte de la vida misma, de hecho ningún vuelo es eterno.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Tu máxima creatividad surge cuando delimitas perfectamente lo que tienes que hacer y te concentras en terminar tus tareas, la concentración es una herramienta indispensable para la mejora productiva.

 Omar Carreño 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

Volando a 10,000 pies

La inversión del Compromiso Productivo

El Beneficio del Cambio Productivo

Construye tu Historia de Vida

Cómo adoptar nuevos hábitos

Fotografía personal

6 Comments

  1. Muy interesante la evaluación del por qué. Puede ser una pequeña modificación con gran efecto. ¡Un saludo Omar!

  2. Excelente artículo. Sin duda se trata de un “minimalismo productivo” que maximiza resultados.

  3. Un claro ejemplo de “menos es más”.

    Estoy empezando a analizar como mejorar mi productividad y la verdad es que este tipo de experiencias me vienen muy bien. Muchas gracias por el artículo.

  4. Hola Omar.

    Me gusta este post porque es tan solo una muestra de la actitud positiva que siempre mantienes ante cualquier circunstancia y en realidad es algo que es de reconocerse.

    Muchos podrían decir que es incómodo pero es interesante como eso mismo tú lo ves de una forma positiva y se convierte en el momento ideal para concentrarte.

    Cuando tienes un esquema tanto mental como de tareas como el que tienes, no hay momentos malos, sino momentos aprovechables, y que mejor que las circunstancias “desfavorables” como el no tener internet, mucho espacio, etc; como para echar a andar tus ideas y avanzar con tus tareas.

    La vida si, es de momentos, y tenemos que mantener la mejor actitud para poder disfrutarlos a plenitud. Me pongo a reflexionar sobre como terminas un vuelo e imagino que con mucha satisfacción porque aprovechaste tu tiempo haciendo lo que te gusta hacer y de la forma en que te gusta hacerlo. ¿Genial no?.

    Buen post hermano, te mando un saludo.

    Gracias por compartir tus experiencias.

  5. Omar, es excelente que tu mejor tiempo productivo sea el avión. Por motivos laborales viajo bastante, y mis vuelos son muy largos. Aprovecho muchas cosas, pero la verdad es que en el avión tengo un problema importante: no entro bien (soy muy grande para el espacio, y no me puedo manejar bien con la laptop). Pero es muy válido. La restricción del ambiente te puede dar un contexto de trabajo muy saludable. Que lo aproveches tu que puedes!!!

    Abrazo

    JC
    http://comomeorganizo.blogspot.com
    Twitter: @ComoMeOrganizo
    Ultima Nota: Multitarea vs Monotarea

  6. A mi me ocurría exactamente lo mismo cuando trabajaba en UK e iba todas las semanas. Curiosamente, la mayor productividad la obtenía cuando trabajaba con mi cuaderno y mi bolígrafo, sin el ordenador ni el teléfono móvil. Escuchaba música con mi reproductor MP3, y mi mente comenzaba a organizar, planificar, crear ideas y resolvía problemas. Las dos horas de viaje se convertía en un cuarto de hora.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *