Pages Navigation Menu

Llega hasta el final

El otro día estaba viendo con mi esposa un concurso estadounidense que se llama Top Chef Master´s, es un programa tipo Reality Show en el cual los concursantes, chefs de distintos restaurantes de la unión americana buscan el título para ser el mejor.

Hasta aquí todo tranquilo, cocinan en tiempos récords platillos excelentes y van concursando entre ellos, sin embargo  tal vez algunos de ellos no esté de acuerdo y al enfrentarse con el jurado pueden exponer sus puntos.

Lo que ocurrió y que dio origen al presente artículo, es que uno de los concursantes se sentía ganador de ese día por haber “creído” que lo que había hecho era lo correcto, cuando le dijeron lo contrario tuvo una reacción muy agresiva y yo coincidía con él en el sentido de que fue mejor, sin embargo mi esposa me dijo algo muy cierto: “Le faltó humildad.”

En ese momento me quedé perplejo y me di cuenta de algo que yo no había considerado, este concursante se sentía sobradamente mejor a los demás, sabía que era bueno y despilfarró energías haciéndolo notar a todas luces, pudo ser ganador, pero le faltó humildad.

En la vida hay muchas circunstancias que nos llevan a ser un poco más confiados, pues sabemos que somos buenos en determinadas circunstancias, sin embargo nunca hay que perder el enfoque y la humildad, cumplir ciertas reglas y concluir las cosas hasta el final, suena simple, pero en verdad muchas veces nos falta ese pequeño sentido de urgencia que nunca debemos perder.

Te pongo algunos ejemplos:

Conduces por una vía por la cual transitas todos los días, has mecanizado cada paso, cada movimiento por lo mismo ya no te fijas tanto, en eso al dar una vuelta confiadamente pierdes el cálculo adecuado y te subes a una banqueta, al caer lastimas la suspensión, la llanta, el rin, y tu carro tiene una avería que te costará un buen dinero que no tenías contemplado gastar.

En la escuela tienes un buen promedio y podrías exentar presentar el examen final, sólo tienes que sacar siete en tu último examen pues llevas dos dieces, te confías no estudias y obtienes un seis, ruegas e imploras pero tu calificación es de ocho punto sesenta y seis, no nueve y te vas a presentar examen final.

Todos estos son ejemplos reales, no diré que vivenciales, pero estás de acuerdo que pueden ocurrir, el perder un poquito el control de las cosas puede traer algunas malas consecuencias, por eso te sugiero que no dejes de hacer las cosas bien hasta el final, abarcar todo el proceso en su conjunto, con esto garantizarás el éxito en todas las cosas que hagas.

Hay un refrán popular que dice: “Del plato a la boca se cae la sopa”. Estos breves aspectos tienen la intención de hacerte ver que para alcanzar la plenitud personal, no tienes que olvidar ser una persona que organice todas sus ideas de tal forma que puedas ver todas las posibilidades a las que te puedes enfrentar y poner todo tu empeño hasta concluir tus metas.

Nunca se es demasiado bueno en algo como para perder el control de las acciones, el considerarte a ti mismo como un aprendiz de la vida te dará siempre la oportunidad de ser un mejor ser humano, abierto a la posibilidad de perfeccionar tu actuar.

Te invito a comentar en esta entrada ¿Te has decepcionado por no conseguir algo que creías tuyo? ¿Has cometido errores que no consideraste por sentir que habías cumplido tu meta?

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Alcanzar nuestras metas eficientemente es cuestión de poner todo nuestro empeño en su realización y llegar hasta el final en todo lo que nos impongamos.

Omar Carreño

Si te ha gustado este artículo puedes recibir los subsecuentes en tu correo electrónico, sólo tienes que registrarte dando clic aquí.

2 Comments

  1. Hola Primo,

    La edad nos indica el número de años vividos y las experiencias, pero es determinante el como se siente la persona, esto implica la fortaleza y los deseos de vivir.

    Cuando uno va creciendo tiene la oportunidad de volver por instantes a divertirse como niño, este puede ser al jugar con tus primos, sobrinos, etc. Es de sabios escuchar a las personas mayores como a los niños, porque tienen una visión totalmente distinta de la vida, llena de ilusiones y ambiciones que se pierden con el tiempo.

    Nunca es demasiado tarde para conseguir sueños, pero sobretodo que la edad no te impida alcanzar tus metas y hay que cuidar nuestra salud para vivir lo mejor posible.

    Saludos

  2. ¡Muy buenos días a todos!

    La humildad es un ingrediente fundamental para toda persona de éxito. Sin este, se llega a ser un pedante que busca culpar a los demás, que no repara en pasar sobre los demás y que considera que todo lo merece.

    Excelente reflexión sobre una cualidad que da caracter, aunque los demás lo lleguen a ver como debilidad.

    ¡Saludos!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *