Pages Navigation Menu

La verdadera recompensa

Uno de mis amigos me hizo un comentario que me llamó mucho la atención: “Entre más leo tus artículos del Minimalismo, más se me antoja ir de compras.

Esto tiene un fundamento muy interesante, muchos de nosotros no podemos tener una sensación de carencia en nuestras vidas, nos afecta, nos estresa, el pensar en menos nos resulta complicado.

He tenido la oportunidad de hablar con otras personas y me señalan aspectos también interesantes, tales como que el saber que pueden hacerse de una meta material” les permite motivarse para realizar mejor su trabajo, es la recompensa por la cual sienten la necesidad de trabajar.

En este orden de ideas yo me pongo a pensar ¿Qué ocurriría en el momento en el que por determinadas circunstancias no pudieran acceder a estos bienes a los que se están acostumbrando?

Hay quien me ha dicho al respecto algo tan inesperado como lo siguiente: “En ese momento me daría cuenta de que mi vida no tiene ningún sentido”. Tanto así es el materialismo en el que nos encontramos inmersos que justificamos el sentido de nuestra vida en las cosas materiales que se nos aparecen.

Lo más triste es que yo recuerdo que cuando estuve en ese mundo de la “planeación de compras”, muchas veces al adquirir determinado producto, se acababa tanto la ilusión por tenerlo como la emoción por usarlo; era solo un proceso, recuerdo que cuando “tenía” que comprar DVD’s cada quince días porque lo había presupuestado, muchas veces ya no me cabían en mi estante y lo peor es que en otras ocasiones ni siquiera los veía.

Creo que nuestra habilidad para definir aquello que brinda sentido en la vida se encuentra determinada por las circunstancias en las que muchas veces nos encontramos y en lo que resulta importante para nosotros.

Yo recuerdo que en esos tiempos mi idea era conformar una videoteca tan grande que podría pasarme el día entero viendo películas, cosa que si hoy quisiera hacer podría hacerlo, sin embargo he encontrado cosas más importantes para mi como el convivir con mi esposa, mi familia, mi familia política y mis amigos.

Además tenía una cierta disposición a hacer cosas rutinarias que no me aportaban mucho, pero ahora entre la elaboración de este blog, el estudio, la lectura y otros aspectos de mi vida que me llenan mucho más he aprendido que el verdadero sentido radica en poder disfrutar de todo aquello que hago y también ha influido mucho el que tengo a una gran persona a mi lado con quien compartir y disfrutar mucho más las experiencias.

Comentario productivo al margen es que desde que aplico el Sistema GTD de productividad, cuando tengo deseos de ver determinada película la anoto en mi carpeta “Algún día/quizá” y entonces puede que llegue un momento oportuno en el que la alquilo, la veo y bueno cumplí mi deseo sin necesidad de acumularla en mis pertenencias materiales, simplemente la he disfrutado.

Sinceramente no creo que nadie esté mal por el hecho de llevar un cierto estilo de vida y ser consumista por ejemplo, lo que no comparto en lo absoluto es que este consumismo se convierta en el motor que gire la vida de las personas, definitivamente hay cosas mucho más importantes que desperdiciar nuestra vida en las tiendas.

He de reconocer que no es fácil encontrar el camino que nos lleve a un balance perfecto, sin embargo lo importante es descubrir qué es lo que nos hace realmente felices en la vida y disfrutar de lo que hacemos sin remordimientos, una recompensa es buena en tanto que aquello que nos ilusione nos brinde una satisfacción verdadera y duradera.

Si nos habituamos a adquirir cosas por el simple hecho de hacerlo es en verdad una contradicción que está determinando una carencia emotiva que va mucho más allá de nuestra comprensión, si lo que adquirimos sirve para cubrir una necesidad afectiva entonces estamos incurriendo en una dependencia que podemos eliminar estudiando y entrando un poco más en nuestro interior.

Como lo he dicho desde que emprendí mi camino al Minimalismo, sólo tendremos oportunidad de vivir y yo quiero acumular experiencias y conocer a tantas personas como me sea posible, pues esta es la verdadera esencia de lo que voy a tener conmigo siempre y también es aquello que me da la oportunidad de crecer, es decir, es mi verdadera recompensa.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: La vida es muy corta para desperdiciarla acumulando cosas materiales, enfócate en las experiencias, en las personas y en los libros, esta acumulación te dará la oportunidad de ser mejor cada día.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos Relacionados

Minimalismo: No se trata sólo de pertenencias materiales

Simplemente: Mejora tu vida

Puntos fundamentales para mejorar nuestro actuar diario

Siete criterios minimalistas para mejorar tu vida

14 Principios Minimalistas para llevar una vida mejor

Fotografía de Stock.XCHNG

16 Comments

  1. Hola Omar,

    Hay un factor que quizás la mayoría desprecie pero que me parece magnífico que es el volverse inmune a la publicidad. No sé si estás experimentando lo mismo pero me atrevo a decir que todo minimalista ve la publicidad de manera diferente, y la diferencia es que ya no son capaces de crearte la infelicidad que necesitas para que compres su producto.

    Un saludo!

    • Hola Iago,

      Totalmente de acuerdo contigo, y más que nada me asombro mucho por el efecto cotidiano que está gestándose en base a los hábitos y momentos de compras, la necesidad de pertenecer, de sentirnos parte de algo, de hacernos vivir las experiencias en base a lo que tenemos.

      Ciertamente el efecto de la publicidad y el consumismo son ahora para mi un aspecto de diversión, más que otra cosa, recuerdo cuando estuve ahí y me doy cuenta de que no quiero regresar, y sé que poco a poco más personas irán logrando los cambios necesarios en sus vidas para encontrar el tan importante equilibrio.

      Mil Gracias por tu comentario amigo,

      Te mando un gran abrazo.

      Saludos,

      Omar Carreño

  2. Hola Omar!
    Aún caigo y me descubro en el súper o la tienda pensando qué vine a buscar aquí, lo necesito,…? La mayor parte de las veces NO! Otras, hasta dejo la lista que armé con lo necesario :(! Estas situaciones que suceden cada vez más lejanas, por suerte, creo que son una respuesta inconsciente a lo que quiero llegar, algo como un autosabotaje.
    Ahí “veo” la magnitud de lo que hacía antes de comenzar a leer tus artículos y los de quienes tratan el tema, reconozco en esa actitud la necesidad de regalarme aquello que soñé tener y no pudieron darme mis padres (lo emocional)!!
    Me ayudas mucho y estoy muy agradecida.
    Hasta pienso que soy una mini – minimalista en pañales :)!!
    Saludos

    • Hola Sonia,

      Me siento muy contento de que en cierta forma estés logrando un punto en el que te das cuenta que lo que llamamos compras impulsivas tienen y van logrando un cierto control para ti, me haces sentir muy honrado.

      Como he mantenido diciendo a lo largo de muchos meses en estos posts, es importante mantener un equilibrio, pero si es bueno pensar en los beneficios que nos brinda una vida llena de experiencias, y no te creas, todos estamos en pañales, todos flaqueamos, pero la esencia es lograr un cambio que nos permita sentirnos bien con nosotros mismos.

      Mil Gracias por tus palabras.

      Te deseo el mejor de los éxitos y sabes que estoy para platicar del tema cuando lo necesites.

      Saludos,

      Omar Carreño

  3. Yo entre más te leo no quiero comprar más, eso no me pasa. Porque ha ido siendo una convicción personal adquirida lentamente la de irme deshaciendo de cosas y compromisos innecesarios, la de trabajar lo suficiente y no pasarme por “workoholic”, la de dejar espacios para mi vida personal. No ha sido un proceso basado tanto en lecturas sino en mi búsqueda personal de la manera de aligerarme la existencia. Y me ha ido funcionando sorprendentemente bien.

    Lo que sí, – te confieso – me genera el leerte es el TEMOR a volverme tan obsesivo con el tema como tú lo planteas: tener que apuntar todo, ajustarme rígidamente a estos esquemas, etc. Si me volviera obsesiva en esto y lo empezara a considerar una especie de obligación en lugar de un gusto, sería un sacrificio el camino hacia el minimalismo.

    Se aplica el dicho: “ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre”.

    Un abrazo

    • Hola Noemí,

      Recibo con mucho agrado tu comentario pues he visto una tendencia muy clara de tu parte a ese “temor” por la obsesión con el tema y me resulta claro que tu apreciación no es del todo incorrecta, al combinar el tema del Minimalismo con la Productividad Personal es lógico que creas que llevo una vida obsesiva, cuando en múltiples artículos he comentado que lo importante es llevar un equilibrio.

      Lo que si te puedo decir es que definitivamente al hablar de temas de Productividad Personal y cosas que a mi me han servido, como el anotar todo para que mi cabeza no se encuentre saturada y llevar regímenes de control que lamentablemente en este país no muchos seguimos.

      En cuanto a mis pertenencias he dejado de depurar por ejemplo, porque tengo exactamente lo que necesito, pero si es bueno de vez en cuando realizar un análisis de qué me sobra para poder llevar una vida enfocada en lo que es importante para mi, tras ese análisis inicial, ahora solo viene la adecuación de hábitos para poder mantener mi equilibrio y dedicarme a disfrutar de aquellas cosas que la vida nos ofrece, aspecto que no hacía antes de ninguna forma.

      Te invito a que leas mi artículo el lado positivo del Minimalismo http://analisisrealista.com/?p=1269 en este post, mencioné claramente las deficiencias obsesivas que en verdad me estaban afectando, por eso ahora me siento tan bien con mi nuevo estilo de vida.

      Creo que tenemos una plática pendiente en la cual me gustaría mucho profundizar mis argumentos.

      Me encantan tus comentarios, son detractores sin ser ofensivos y me ayudas a encontrar los mejores elementos para llegar a un punto medio.

      Mil Gracias

      Omar Carreño

      • Hola!
        Me haces pensar en que YO soy la obsesiva con el tema de no obsesionarme :)
        Aunque mis comentarios parecieran “detractores” no lo son. Estoy admirando tu manera de cumplir tus objetivos, tu disciplina y tu tenacidad y todo lo que leo en tu blog me estimula mucho en el camino. Estoy muy acostumbrada a la polémica y es tal vez una deformación profesional.
        Considero que las personas claras en sus intenciones como es tu caso son gentes que tienen excelentes características para ser exitosas.
        Te felicito mucho por tu blog.

        • Hola Noemí,

          Definitivamente no los siento detractores, para mi constituyen una especie de “parámetro” en el cual puedo medir la tendencia con la que se están leyendo mis artículos de manera objetiva, pues como bien dices tu profesión te brinda la posibilidad de hablar sin tapujos, lo cual agradezco enormemente, pues para mí es un indicador necesario en el sentido de lo que pueden sentir los lectores.

          En verdad créeme que tomo con agrado tus palabras y como te dije, me brindan la oportunidad de analizar más allá el porqué de lo que digo hoy.

          Sinceramente te puedo decir que más que exitoso o no, mi prioridad es ahora disfrutar mi vida, cosa que tal vez antes no hacía, por no saber qué quería y cómo lograrlo.

          Mil Gracias por tu felicitación, en verdad es muy motivamente para mi.

          Saludos,

          Omar Carreño

  4. ¡Amén!

    Jolín Omar, cuanta razón tienen tus palabras.

    Tendemos a pensar que las cosas son las que nos dan la felicidad cuando en realidad son las experiencias las que nos hacen felices.

    Como bien has dicho el proceso de alcanzar la meta nos da más satisfacción que el hecho de lograrla.

    Me ha gustado muchísimo tu reflexión.

    Un abrazo,

    Inma.

    • Hola Inma,

      Mil Gracias por tu comentario amiga, en verdad muchas veces uno cree que las cosas materiales son la felicidad, pero no, tener la oportunidad de crecer y vivir todos los días nos muestra que somos personas con más ideales, experiencias y conocimientos que aquello que nos brinda el comprar cosas.

      Nunca se comparará por ejemplo comprar una hermosa litografía de un cuadro famoso que ir a verlo presencialmente en el museo que lo exhiben.

      Te agradezco enormemente por tu apoyo, te mando un gran saludo.

      Omar Carreño

  5. Hola que tal Omar!

    Sin duda es bastante interesante el que las personas van notando como se transforma la forma de pensar de un minimalista (en mi caso alguien que va en el camino de serlo), vas tomando conciencia de todos los aspectos de una compra, antes yo compra sin necesitar(por si acaso) y llegue a acumular una gran cantidad de revistas, (tendre que escribir un post sobre este hecho)a raíz de mi cambio ya deje de adquirirlas, el vivir con lo justo y sabiendo concientemente lo que necesito es liberador.

    Saludos

    • Hola Silvia,

      Definitivamente uno mismo se va sintiendo mejor cuando dejas de comprar cosas que hacías por hábito más que necesidad, me explico, muchas veces hacemos ya las compras porque “tenemos” que hacerlas y cuando dejamos de hacerlo se vuelve una liberación muy grande que definitivamente nos hace sentir mucho mejor.

      Como bien dices una de las principales cosas que recibimos es esa sensación de libertad, que muchas veces no experimentamos si no intentamos al menos hacer el cambio.

      Mil Gracias por tu comentario amiga, me encanta como va tu blog, es muy interesante y sería bueno ver tus progresos en el minimalismo.

      Saludos,

      Omar Carreño

  6. ¡Hola muy leido en Alemania Omar!

    Es extraordinario el efecto que tiene en uno eldarse ceunta qeu el mundo que nos rodea no es todo lo que hay. Lo material es útil en la medida que satisface una necesidad real, pero una carga cuando se convierte en el fin mismo de nuestra vida.

    “Con nada hemos venido y con nada partiremos” cito Pablo, y nada es más real. El vivir y convivir con nuestros seres amados es la recompensa más grande que se pude tener, lo cual no significa ser conformista, ¿o cuanto poseía Ghandi, la madre Teresa de Calcuta o Einstein?

    Bien tu entrada y solo hay que agregar la vida espiritual para ser completos.

    ¡Abrazos de tu compa del norte!¡Ajua!

  7. Me parece muy curioso que dependemos muchísimo de las cosas materiales para sentir que somos, sin embargo vivir en el equilibrio es lo mejor; hubo un tiempo en el que el ‘macho alfa’ y yo no teníamos mas que para la comida, no podíamos gastar en nada extra porque no sabíamos si nos iba a hacer falta para después, aprendimos mucho; y aprendimos también el equilibrio, apegarte al desapego puede llegar a ser un problema también (vivir sin lo indispensable); ahora tenemos lo mínimo indispensable, pero no sentimos carencia (de hecho yo estoy buscando la manera de deshacerme de muchos libros jojo)

  8. Magnífica exposición como siempre Omar.
    En mi pueblo, cuando vemos un comportamiento como describes, decimos: “Ese hombre es muy pobre…solo tiene dinero.”
    He sufrido ese sentimiento que describes en la planeación de compras, ya me aburría el acumular fascículos…
    Una cosa curiosa es que en Madrid algunos psicólogos recetan a sus pacientes ir de compras… mi opinión es que acaban (porque los veo) más estresados.
    Por último, absolutamente de acuerdo con el análisis de hoy:La vida es muy corta para desperdiciarla acumulando cosas materiales, enfócate en las experiencias, en las personas y en los libros, esta acumulación te dará la oportunidad de ser mejor cada día.

  9. Yo creo que el minimalismo no es obsesivo, quizás a algunas personas les parezca porque equivale a tener un grado de control y de conocimiento muy profundo de uno mismo; y cuando tu mismo sientes que no tienes ambos entonces puede parecer chocante el asunto.

    No podemos tolerar aquello que no aceptaríamos hacer para nosotros mismos, limitar nuestras opciones por propia decisión puede parecer una locura en un mundo que te invita constantemente a la satisfacción inmediata; a complacer todos tus deseos porque te lo mereces (no porque te los hayas ganado).

    Yo he estado en ambos lados , así que puedo dar testimonio que hoy me siento muchísimo mejor que cuando me llenaba de cosas.

    No todos estamos hechos para vivir más con menos.

    Excelente reflexión.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>