Pages Navigation Menu

La teoría de las cuatro cuentas

Hace algunos años tuve la oportunidad de irme a estudiar a la ciudad de Toronto, Canadá y por ende conocer y vivir con una señora que me enseñó sus costumbres ideológicas, religiosas y financieras dándome algunos consejos que hoy quiero compartir con ustedes.

Ella manejaba su teoría de las cuatro cuentas, una forma muy difícil de ahorrar pero que considero fue un detonante para mí en la búsqueda de la independencia financiera.

Un poco de antecedentes

Esta señora estaba divorciada y tiene una hija que dependía de ella y dos hijos que ya se cuidaban por sí solos, entonces prácticamente sus ingresos eran para ella y para su hija, además de que rentaba los cuartos que eran de sus hijos, uno a una señora que trabajaba atendiendo un bar, por lo que dormía en el día, entonces prácticamente nunca estaba.

El otro cuarto se lo rentaba a su otro hijo que aún vivía ahí, ¿Cómo ven? Le rentaba a su hijo independiente la pieza quien también tenía que aportar para sus servicios y alimentación. Esto obedece a que los jóvenes, ya en la Universidad, tienen la obligación social de dejar de ser hijos de casa y ser “independientes”, lo cual es muy distinto a lo que vemos aquí. Por lo que este amigo mío tenía que trabajar y estudiar para mantenerse y sacar adelante sus gastos.

También rentaba un cuarto adicional para los estudiantes que llegábamos del extranjero, nos daba muchos consejos y nos explicaba cómo hacer las cosas en esa ciudad, obviamente pagábamos nuestra alimentación y bueno había que colaborar en la casa. También se podía dar el caso de que llegara más de un estudiante, a lo que se permitía rentar el cuarto de su hija y entonces ya éramos más personas = más ingresos.

Esta persona no tenía carro, pues implicaba gastos en gasolina, seguro, estacionamiento, y algo como tenencia y reparaciones, por lo tanto se tomaba el tiempo necesario para utilizar el transporte público y así no gastaba tanto, aunque el servicio allá es muy caro, aclaro, que sí tenía la posibilidad de comprárselo, pero prefería mantener sus cuatro cuentas estables.

Su jardín era un monumento a la jardinería y lo cuidaba muchísimo, además de que tenía un pequeño huerto en la parte de atrás donde sembraba algunos vegetales que utilizaba para su consumo y lo mejor de todo es que éste era su hobby principal, ahorrándose la jardinería y de pasó algunos productos de la huerta.

Ella tenía un trabajo de maestra de kínder en una escuela pública, tenía algunas prestaciones de funcionario público, sin embargo no tenía un sueldo muy alto, pero con todas las acciones adicionales que desempeñaba alcanzaba ingresos superiores y se sentía muy satisfecha con su forma de vida.

La teoría de las cuatro cuentas

Esta teoría completamente radical consiste en llevar a cabo una división proporcional de los ingresos en cuatro grandes rubros, que son: Gastos corrientes, Diversión, Viajes y Ahorro.

  • Gastos corrientes: Los constituían todos los gastos del hogar y su manutención personal, no se excedía en compras innecesarias y sin embargo sabía cuándo aprovechar las ofertas, llevaba un presupuesto, en un cuaderno y gastaba solo en lo que tenía que gastar.  
  • Diversión: Ella sostiene que la vida es para disfrutarse y que no puedes dejar de hacerlo, si no tú vida carece de sentido, recuerdo que me decía: “Ya tendrás demasiado tiempo para descansar cuando estés muerto”, así literalmente. La diversión incluía cosas como ir al teatro, cine, al parque de diversiones a un buen restaurant o a un bar, el caso era que se gastaba un muy buen dinero en pasársela bien.
  • Viajes: Ella señalaba que lo mejor de la vida era tener la oportunidad de conocer lugares, pues eso era el verdadero origen del conocimiento, “Los viajes ilustran y si no viajas no tendrás tema de plática”, sé que cada año ella sale de su país para viajar a algún lugar del mundo y recorrer cada punto del mismo, con carro rentado y hoteles cinco estrellas.

  • Ahorro: Puedo asegurar que ella está sumamente consciente de las limitaciones a las que se somete día con día, pero también debe tener una gran cuenta de ahorro, pues ese dinero ella no lo consideraba para nada, era un dinero que podría fungir para alguna emergencia o evento inesperado, pero nunca disponía de él para completar los otros rubros.

Esta persona me explicó que al establecer un rubro para cada cosa, existe la posibilidad de realizar más con tu dinero, pues ajustándote a gastar proporcionalmente con base en un presupuesto definido y respetando religiosamente las cantidades puedes ir cumpliendo con objetivos anuales previamente definidos.

Lo interesante aquí será reconocer su éxito financiero, porque a pesar de no vivir con muchos lujos vivía cómodamente y creo que su ahorro le permitirá mantener si no el mismo un nivel de vida muy similar al que tiene ahora al momento de su retiro.

Aquí el análisis

Primero.- Se permitía disfrutar su dinero, no lo guardaba por sí mismo, sino que efectivamente tenía que disfrutarlos de alguna forma, pero no todo.

Segundo.- Se “regalaba” quince días al año viviendo como reina, literalmente y haciendo y deshaciendo en distintas partes del mundo.

Tercero.- Buscaba ingresos y ahorros en todas su actividades, pero sin volverlo una obsesión, era parte de su planeación anual, solo unos días de cuentas y luego a vivir haciendo lo que le tocaba.

Cuarto.- Se hacía de ingresos adicionales sobre la vivienda que tenía para una familia “completa”, que después al crecer los hijos y vivir lo de su divorcio, le permitieron obtener un mejor provecho para como ella dice: “Nunca estar sola”.

En verdad es una de las historias de vida más interesantes para mí y hoy quise compartirla con todos ustedes pues yo tuve la oportunidad de conocer la teoría y pues aunque es difícil tal vez alguien pueda aplicarla al 100%.

Mi Análisis Realista del día de hoy es el siguiente: La economía personal se basa en llevar un orden y planificar objetivos con antelación, prever situaciones complejas y respetarse a uno mismo, ya que ahí es donde radica el compromiso de las finanzas personales, pues estas son como la religión la respeta quien así lo decide.

OC

2 Comments

  1. ¡Muy buenas noches Omar!

    Antes que nada, quiero agradecerte las tan animadoras palabras que tuviste a bien dejar el día de hoy en el blog. No tienes idea del ánimo que me han infundido.

    Resalto lo que te dijo esta buena señora: los viajes ilustran. Fijate como te ayudo a ti que el día de hoy has podido compartir la sabiduría práctica de ella con todos nosotros.

    En america latina como que somos más dejados hacia el lado del “ahí se va” y no nos preocupamos demasiado (por no decir nada) de lo que el futuro pueda traer, somos como la cigarra de la fábula.

    Los vecinos del norte (gringos y canadienses) y los eurupeos no latinos son más prácticos en ver su situación y se preparan en conformidad con el estilo de vida que desean tener, conseguir o continuar.

    En este planeta que cada vez se convierte más en una aldea, se están dando cambios extraordinarios por la información que se permea a través de la red. Todo este conociemiento esta abriendo los ojos a muchos y eso esta permitiendo nuevas formas de ver las cosas, así como empezar a exigir, tanto a uno como a los demás, un cambio en el status quo.

    Gracias por compartir este cachito de tu vida y nos estamos viendo.

    ¡Saludos desde Ensenada, donde las jacarandas estan en flor (que bellas son)!

    • Mi querido amigo,

      Pues primero que nada, no tienes nada que agradecer es un verdadero gusto para mí tener la posibilidad de leer tus palabras y como ya te lo había dicho anteriormente ir aprendiendo de todo aquello que tienes por contarnos.

      Coincido plenamente en lo que dices, la oportunidad de conocer cuestiones que aquí en México no se ven tan fácilmente incrementa ampliamente las posibilidades de desarrollarnos en plenitud en busca de la satisfacción personal.

      Es verdad que la red es una de las herramientas más importantes que nos han tocado vivir y el poder compartir nuestras experiencias a través de ella nos permite involucrar a más y más gente en todo lo que permita un desarrollo adecuado.

      Dicen que lo más egoísta que se puede hacer en la vida es no transferir el conocimiento, así que yo obtengo de ustedes todo lo que me sirve para mi vida práctica.

      Te mando un gran saludo desde el Distrito Federal, donde también gozamos de ese privilegio.

      OC

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *