Pages Navigation Menu

La inversión del Compromiso Productivo

La productividad personal funciona en nuestra vida si y solo si logramos cumplir una serie de compromisos y promesas con nosotros mismos, ya que de otra forma estamos instaurando hábitos o acciones que no tienen ninguna trascendencia, pues no les vemos un valor o un beneficio real.

El compromiso que adquirimos con la productividad personal es realmente con nosotros mismos, actualmente para sobresalir en cualquier aspecto de la vida tenemos que realizar ciertas inversiones en nosotros mismos por nuestra cuenta, valga la redundancia.

La productividad personal es una inversión sumamente útil, pues resulta en hábitos que te benefician, que demuestran que eres una persona más eficaz y que te ayudan a lidiar con el estrés que te rodea, pero para que funcione tienes que decidir que estos son congruentes con tus valores, con tu esencia y que aceptas que es un inversión muy gratificante en tu vida.

Este proceso de aceptación es el primer paso, de ahí viene más adelante el compromiso hacia la planificación, el proceso de organizar las ideas y lo que se tiene que ir haciendo como proyectos o próximas acciones que nos ayudarán a organizar más eficazmente las tareas.

El siguiente compromiso es el de la gestión racional de las tareas, cuáles se tienen que realizar en base a qué prioridad, en qué contexto, con quiénes, la adecuada toma de decisiones, si es que vale la pena hacer esa tarea o mejor dejar que alguien más la realice o que tal vez no sea necesario realizarlo nunca.

Este compromiso es imprescindible para lograr cambios sustanciales en nuestra vida diaria, porque es a partir de aquí donde se empiezan a notar resultados, todo lo que ocupa un lugar en nuestra mente tiene una asignación adecuada, así sea la planificación de no hacer nada, pero al menos ya tenemos claro que en algún momento podremos seguir haciendo algo.

El siguiente compromiso está enfocado en la mejora continua, si ya tenemos una vida “planificada” y se están resolviendo las tareas, entonces existe la posibilidad de que tengamos el verdadero control de nuestra vida en nuestras manos y ese control deviene en un tiempo en el que podamos invertir en nuevos conocimientos, habilidades, técnicas y herramientas que nos lleven a ser más eficientes y cada vez más útiles en todos los aspectos de nuestra vida.

Por último tenemos el compromiso de apreciar nuestra vida y hacer algo por lo demás, es decir, hacernos la promesa de que cada minuto tiene un objetivo para mi crecimiento personal y para compartirlo con los demás a efecto de que el conocimiento se expanda de forma viral para que todos tengamos una vida mejor.

De aquí que si un eslabón en la cadena de los compromisos se rompe, entonces nuestro objetivo final quedará mermado y tal vez sin darnos cuenta nuestra vida se irá haciendo rutinaria y cansada, hasta el punto de negar un sentido en ella. Por eso, la proactividad hacia el compromiso debe ser una forma de darnos el enfoque necesario para una vida mejor.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Nuestro nivel de compromiso, la posibilidad de cumplir lo que nos prometemos es una forma de mejorar nuestra vida de manera sustancial, tomar nota de lo que podemos mejorar y establecer un cierto plazo para lograrlo será una forma determinante de lograr metas que mejoren nuestra calidad de vida.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

La mejor forma de ser realmente productivos

El Beneficio del Cambio Productivo

Construye tu Historia de Vida

Cómo adoptar nuevos hábitos

Fotografía de Stock.XCHNG

2 Comments

  1. Y es lo más dificil. Esos compromisos con uno mismo, en los que nadie nos vigila tienen un tremendo riesgo de incumplimiento.

    La sinceridad con uno mismo es clave.

  2. Hola hermano.

    Mira, en el proceso de aceptación comentas “…para que funcione tienes que decidir que estos son congruentes con tus valores, con tu esencia y que aceptas que es un inversión muy gratificante en tu vida”.

    La realidad es que tienes muchísima razón. Recuerdo como hace un tiempo un consultor internacional decía que al planear lo profesional debemos de tener bien claros los valores que practicamos. Propuso un ejercicio de escribirlos con toda la sinceridad. Y aunque aca hablamos de la incorporación de una herramienta, creo que va.

    Entonces, la parte de conocernos es vital. Saber verdaderamente quienes somos, pero de verdad, no autoengañarnos con ideas falsas. De allí ya podremos incorporar la productividad personal y otras cosas que nos ayuden a ser mejores. El problema creo viene muchas veces es que tenemos cierto temor a descubrir cosas en nosotros mismos que quizás no nos gustan.

    Buen post hermano, cada vez se ponen más interesantes, y me llena de felicidad y orgullo.

    Gracias.

    Un abrazo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *