Pages Navigation Menu

La importancia del desapego material

Para mi es indiscutible que llegamos al Minimalismo en el momento en que nos damos cuenta de que además de las cosas materiales existen valores y elementos más importantes que hacen de nuestra vida mejor.

En días pasados recibí un comentario que sinceramente me hizo reflexionar en muchos aspectos, el Minimalismo definitivamente nos ayuda a encontrar valor en aquellos aspectos en los que en otros momentos difícilmente alcanzamos a ver.

Recuerdo mucho que hace unos meses conocí a una persona que en su infancia sufrió muchas carencias económicas, vaya se puede decir que tenía lo indispensable y se propuso una meta que a la postre cumplió y que era no volver a carecer de nada.

Su motivación era buena, pero cuando platicamos y le hablé del minimalismo me dijo que justo llevaba tiempo pensando en algo así, materialmente no carecía de nada, sin embargo su temor por perder o ver afectadas las cosas que con tanto esmero había podido reunir le impedían disfrutar realmente de la vida, ya fuera hacer un viaje, o regalar algo aunque no lo usara.

Hace poco recibí un correo electrónico en el cual me decía que había logrado grandes cambios en su vida gracias a nuestra plática y que ahora literalmente vivía más y mejor, cada vez más ligero y que ahora estaba aprendiendo a vivir realmente con lo indispensable.

Hay factores que determinan nuestro apego material a las cosas, sin embargo lo más importante es tener la capacidad de seleccionar aquellas que consideramos necesarias y útiles para desarrollarnos plenamente, ponderando siempre nuestra capacidad para acumular experiencias de vida y conocimientos que nos lleven hacia la verdadera felicidad.

En este orden de ideas sé que muchos de nosotros hemos padecido un miedo reverencial a perder nuestras posesiones, pero cuando comienzas el proceso de desprenderte de algunas pertenencias te das a ti mismo la oportunidad de liberarte.

Para esto es necesario realizar un trabajo de introspección sumamente honesto, en el cual podamos depurar realmente aquellas cosas que no son importantes y poder conservar lo que si sea necesario para nosotros, logrando con esto generar un equilibrio real y disminuyendo presiones provenientes de la acumulación.

Visualiza que todo aquello que sea importante materialmente hablando te quepa en una mochila, si logras reducir tu vida hasta ese nivel, (no cuentes ropa, ni muebles, ni artículos de aseo) entonces, siempre tendrás la posibilidad de estar en control de lo que es importante para ti.

Yo por ejemplo respaldo algunas fotografías digitales en la red, con lo que sé que mis recuerdos digitales se encuentran siempre a la mano en cualquier parte que esté y bajo cualquier circunstancia.

También por eso sostengo que la tecnología en su acepción más útil, nos brinda la posibilidad de conservar, organizar y sistematizar todo en muy pequeños dispositivos que podemos portar fácilmente y proteger de tal forma que cada vez es más fácil disminuir espacios.

A lo que voy es que es posible adecuarse a una vida con menos cosas, haciendo cambios en nuestros hábitos de consumo y conservación de hoy, vivir de una forma mesurada y tranquila alimentando nuestra vida con momentos que nos ayuden a definir claramente nuestra existencia en base a lo que es verdaderamente importante.

Mi Análisis Realista del día de hoy: El apego material nos lleva a sacrificar parte de nuestra vida en el cuidado y preocupación que genera el tener, es más importante tener menos cosas pero poder conservarlas mejor, darles su debido cuidado y mantenimiento, a tener mucho y no saber ni por dónde empezar.

Omar Carreño

Sígueme en Twitter.

Artículos Relacionados

Minimalismo Racional: La Verdadera Ambición

Minimalismo: Es un estilo de vida

Menos es mejor

14 Principios Minimalistas para llevar una vida mejor

Complejo de Ratón

Fotografía de Stock.XCHNG

6 Comments

  1. Buenos días Omar: Como conoces también tengo esas mismas inquietudes… he decidido respaldar mis archivos en la nube, lo haré en dos servidores distintos, ellos (espero) mantendrán a salvo mis formatos y siempre los tendré a mi disposición,la de mis amigos y parientes.
    El asunto es que tengo que decidir el ponerles una “mosca” como decimos por aquí, referente a una firma digital en la propia foto, al mismo tiempo tengo la zozobra de que estoy cediendo a terceros un “patrimonio moral”… pero esos son creo resquemores de un viejo cascarrabias.
    Habré conseguido minimizar mis recuerdos y al mismo tiempo descuidarme de su contínuo repicado en formatos más actuales…
    Una gran idea la que aportas.
    Un cordial saludo
    Avalon

    • Hola Avalon,

      Créeme que entiende perfecto toda tu inquietud, en algún momento llegué a sentirme así, hasta que reconocí que debo ser más abierto con los beneficios que nos brinda la tecnología, definitivamente es mucho más fácil si quiero mostrarle a alguna persona mis recuerdos personales acceder a una cuenta electrónica y ver lo que he “acumulado ahí” pues es algo que puedo generar desde cualquier lugar, en estricto sentido son mayores las ventajas que los “sacrificios”.

      Muchas gracias por tu comentario,

      Te mando un gran saludo.

      Omar Carreño

  2. Este es quizá uno de los temas más recurrentes en el Chocobuda. Para una vida más sana, libre y plena no necesitamos gadgets, autos o casas.

    La materia prima para ser felices la tenemos adentro de nosotros mismos.

    Por supuesto no se puede dejar de lado el hecho de que necesitamos comer o una computadora para comunicarnos, pero el hecho de tener lo necesario es mucho mejor que obsesionarnos por ello.

    El minimalismo es la medicina al estrés generado por la saturación de objetos que nos traemos a la vida.

    Buen artículo, hermano!

    • Hola hermano,

      En concordancia con tus palabras creo que si existen necesidades básicas que debemos cubrir, pero la materia prima está en cosas tan simples como aprender a apreciar la realidad de la vida, nosotros somos nuestros propios generadores de estrés y no dudo en decir que la llave para cambiar esto ha estado siempre frente a nosotros, pero difícilmente nos damos a la tarea de abrir los ojos y crear el cambio.

      Mil Gracias por tus palabras.

      Un abrazo.

      Omar Carreño

  3. ¡Hola cada vez más maduro Omar!

    Voy con mi cantaleta al respecto de las poseciones materiales: estamos en un mundo que es consumista y el cual nos programa a través de los medios masivos de comunicación para ser buenos consumistas que no podemos ser felices a menos que tengamso todas las chivas que nos promueven.

    Vivir con lo necesario es ir en contra de la corriente, pero como bien has señalado todos estos meses, es lo mejor que podemos hacer, ya que al tener menos cosas, nos liberamos para hacer las cosas que como seres humanos debemos de hacer: vivir, convivir, experiemntar, compatir, recibir… en fin, acumular vivencias, dejar nuestra huella positiva en los demás.

    No pasa nada malo por no tener los últimos juguetes, al contrario, encontramos que hay una vida esperandonos más alla de ellos.

    ¡Abrazos desde la humedamente caliente Ensenada!

    • Hola mi querido Ricardo,

      En verdad siempre es muy gratificante recibir tus comentarios pues me ayudas a ponerle ese toque vivencial y práctico a las cosas.

      Coincido contigo en que ir contra la corriente a veces es complicado, sin embargo, es más difícil llevar una vida consumista y plagada de presiones y estrés como nos decía el Chocobuda.

      Aprender a disfrutar de la vida es una forma de creer mucho más en su verdadero razón de ser, sin llegar al extremo, por supuesto.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *