Pages Navigation Menu

La Entrevista con Homo Minimus autor de blog homominimus.com

Homo Minimus

Hoy tengo el enorme gusto de traer para ustedes una entrevista que además de interesante les resultará muy ilustrativa de lo que podemos conseguir con una vida más simple, traigo para ustedes a uno de los minimalistas más interesantes e “intensos” de todo nuestro gremio, él es Homo Minimus, autor del blog homominimus.com

¿Intenso? Si, así me ha gustado definirlo porque es uno de esos blogueros que gustan de llevarnos a nuestro propio límite, hacernos retos más que interesantes y ponernos a dudar si lo que estamos haciendo en este preciso momento es lo mejor que podríamos hacer de nuestra vida.

La verdad es uno de los blogueros que más admiro en el rubro del minimalismo porque veo congruencia y atrevimiento en lo que plantea, si quieres realmente quedarte boquiabierto de lo que es para nosotros una vida enfocada en lo importante, te invito a que sigas a este bloguero español que desde mi concepción te llevará de la mano a encontrar tu propia identidad.

Sin más preámbulo los dejo con la entrevista del enigmático Homo Minimus, autor del blog homominimus.com ¡Qué la disfruten!

Análisis Realista: ¿Cómo inició tu blog? ¿Qué te impulsó a empezar a escribir?

Homo Minimus: Hace cuatro años, decidí tomarme un semisabático y viajar a un lugar fuera de España en el que nunca hubiera estado  y donde no conociera a nadie. Elegí Edimburgo, en Escocia, quizá porque me gusta el frío, la lluvia, los castillos  y las ciudades con fantasmas. En enero compré un billete sin retorno a esa ciudad.

Allí pase varios meses deambulando por calles y cafés y tertulias y me convertí en un flâneur o filósofo de café. Entablaba conversación con indígenas y gente de otros países, celebraba cenas con extraños y en el proceso  intentaba encontrarme a mí mismo.

Por supuesto, no me encontré (así que no recomiendo a nadie que me siga, porque también ando perdido), pero un día en el mes de abril de 2010,  cuando bajaba andando por Queen Street, un fogonazo refulgió en mi mente y a duras penas pude mantener el equilibro; entonces, unas palabras en forma de afectuosa orden resonaron en las bóvedas de mi cráneo:

“Escribe un blog sobre minimalismo existencial”, dijo una voz grave que parecía venir desde lo más profundo de una caverna.

La voz calló mientras el eco iba apagándose en mi cabeza.  Podéis comprender el pasmo que sentí y el correspondiente aturdimiento.

Todavía sin tiempo para haberme recuperado, unos pocos segundos después, la voz  que hablaba desde el fondo de la caverna añadió:

“¡Y comienza, ya, copón!”.

Ahí empezó todo. El resto es historia. 

  

Análisis Realista:  Cuéntanos, ¿Cómo es un día normal en tu vida? ¿Qué haces desde que te levantas hasta antes de dormir?

Homo Minimus: En sentido estricto, no hay días normales porque mi actividad durante el día es emergente, flexible y depende de una profunda conciencia situacional. Decido mis objetivos sobre la marcha. Sin embargo, sí que tengo varios rituales, hábitos o rutinas que me proporcionan estructura dentro del caos. Hago referencia a algunos de ellos más adelante.

Mi trabajo de mercenario (consultor freelance) me lleva a muchos lugares, me hace emprender proyectos muy distintos e interaccionar con diversidad de gente. Las rutinas me proporcionan seguridad, tranquilidad y sensación de control, aunque gran parte  sea ilusorio; en el fondo, pocas cosas son controlables.

 

Análisis Realista:  ¿Cuáles son tus hábitos financieros?

Hom Minimus:  Regla de oro: nunca gasto más de lo que ingreso, no incurro jamás en deudas. Regla de platino: ahorro todo lo que puedo para los días lluviosos o de tormenta.

Mantengo los gastos fijos al mínimo: alquilo  vivienda y servicios de transporte en vez de comprarlos. Adapto los niveles de gasto a mis posibilidades, e intento vivir por debajo de mis posibilidades.

Invierto en fondos de inversión indexados, que emulan la composición y pesos relativos de un mercado de acciones  amplio, como el Euro Stoxx 50 europeo o el Standards & Poors 500 americano. Invierto siempre a largo plazo y reviso mis inversiones como máximo una vez al año. No intento vencer al mercado y no estoy pendiente de los vaivenes bursátiles. Esta estrategia inversora me proporciona paz de espíritu.

Parte de mi gasto es en aprendizaje, así que  puede considerarse también como una inversión que me traerá beneficios económicos futuros. Puesto que disfruto aprendiendo nuevas cosas, tengo lo mejor de los dos mundos (consumo-satisfacción e inversión) en mi gasto en aprendizaje.

Creo que invertir en educación personal es tan importante como invertir en fondos de inversión o bonos del estado. La educación sirve para aumentar tu capacidad de generar valor para otras personas y para ti mismo.

 

Análisis Realista: . ¿Cuáles son tus hábitos productivos?

Homo Minimus: Revisión semanal el domingo por la noche. Me permite orientarme durante la semana. Fijo mis cinco grandes rocas semanales y procuro cumplirlas durante la semana.

Revisión diaria. Dedico diez minutos diarios a revisar mi día, reflexionar y pensar en general sobre el día siguiente.

Para el trabajo individual (no en equipo) empleó la técnica pomodoro. Tengo comprobado que es la mejor técnica para lograr foco e intensidad en las  tareas intelectuales.

 

Análisis Realista:  ¿Tienes hábitos minimalistas?

Homo Minimus:  Sí. Tengo.

Aplico la regla de Pareto del 80/20 en casi todos los aspectos de mi vida. No intento ser perfeccionista y procuro evitar que las tareas pendientes o episodios irresueltos vitales se acumulen en mi memoria.

Reduzco la posesiones al mínimo posible. Intento vivir de tal manera que pueda cambiar de ciudad en un día y de país en tres.

 

Análisis Realista:  ¿Qué estás haciendo por tu salud y bienestar?

Homo Minimus: 10.000 pasos diarios. Lo cumplo religiosamente. Si algún día no los hago, me voy a la cama sin cenar.

Un nuevo curso de ejercicio físico gratuito para suscriptores  que empiezo en julio en mi blog y del que el principal  beneficiado voy a ser yo mismo.

Como saludablemente, practico ayunos de 24 horas de cuando en cuando y me permito faturdays (días en que puedo comer comida-basura sin remordimiento) al menos una vez al mes.

Medito 10 minutos todos los días por las mañanas. Si no medito, entonces no me ducho ni lavo y la gente empieza a evitarme o recordarme con su gesto reprobatorio  los beneficios de la higiene personal física y mental.

Me tomo un día para un shabbat todas las semanas. Un día dedicado al recogimiento, la contemplación y las relaciones lentas. Empieza en la puesta de sol el viernes y concluye el sábado, también con la puesta de sol

 

Análisis Realista:  Si pudieras narrarlo ¿Cuál sería tu día perfecto?

Homo Minimus: No hay días perfectos. Todos los días son perfectos.

Mi día no perfecto perfecto es uno en el que mantenga la plena presencia o atención plena durante todo el día y me mueva a lo largo de los minutos y horas del día como un anciano chamán deslizándose  con su canoa en un río de asfalto

 

Análisis Realista:  ¿Cuáles son las herramientas que ocupas para desarrollar tus tareas diarias?

Homo Minimus: Una mente en calma que no infrarreacciona ni sobrerreaciona.

Una agenda con visión semanal donde puedo ver las citas o compromisos ineludibles del día y mis cinco grandes rocas.

Un trozo de papel donde voy apuntando mis tareas del día (en especial la Tarea Más Importante). Este papel se destruye al final del día, para recordarme la fugacidad de la existencia y su carácter impermanente.

  

Análisis Realista:  ¿Qué cosas traes contigo de manera indispensable?

Homo Minimus: Todo lo indispensable está entre las paredes de mi cráneo. Me gusta recordar la respuesta  de Oscar Wilde al agente de aduanas norteamericano cuando le hizo la pregunta de rigor “¿Algo que declarar?”, a lo que el escritor respondió: “Solo mi talento”. Eso es lo único indispensable que siempre procuro llevar conmigo.

 

Análisis Realista:  ¿Qué estás leyendo en este momento? Y ¿Cuáles serían tus lecturas recomendadas?

Homo Minimus: Leo tres o cuatro libros en paralelo habitualmente.

Ahora estoy leyendo un libro sobre modelado  de sistemas basado en agentes de Railsback y Grimm. También estoy releyendo ‘A Mathematician’s  Lament’, un libro-manifiesto maravilloso  sobre pensamiento matemático. Otros dos  libros que están en curso son ‘The Way of de SEAL’, de Mark Divine;  y The Way to Wilpower, de Henry Hazlitt.

Recomendaría tres libros sobre desarrollo personal: ‘Mindset’, de Carol Dweck; ‘The Confidence Gap’, de Russ Harris; y ‘Cerebro de Liebre, Mente de Tortuga’, de Guy Claxton. Esos libros cambiarán tu forma de ver el funcionamiento de tu mente  y el cambio personal.

  

Análisis Realista:  ¿Cuál es tu siguiente proyecto?

Homo MinimusSigo desarrollando durante todo este año 2014 en mi blog varios cursos basados en mi libro ‘Los tres hábitos que cambiarán tu vida’. En julio, añado al catálogo el hábito del movimiento o el ejercicio físico. Quiero introducir sorpresas que realmente cambien la vida de alguien, en especial la mía.

 

Análisis Realista:  ¿Tienes alguna recomendación para los lectores de Análisis Realista?

Homo Minimus: La del monje budista Thich Naht Hahn: “Sonríe, respira y ve despacio”.

 

Análisis Realista:  ¿Algo más que decir?

Homo MinimusTodos estamos aprendiendo.

Y suerte con tu nuevo libro, Omar, creo que va a ayudar a mucha gente.

 

Esta fue la entrevista con Homo Minimus, autor del blog homominimus.com, le agradezco enormemente su apoyo en este proyecto de Análisis Realista.

Su sitio es: http://homominimus.com/

En twitter lo puedes encontrar como @homominimus

Omar Carreño

Conoce mi nuevo libro “CAMINO AL MINIMALISMO” solo tienes que dar clic aquí.

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos Relacionados:

La Entrevista con Alberto Antonio, autor de la Tribuna de Avalon

La Entrevista con Inma Torres, autora del Blog Vida en Positivo

La Entrevista con Robert Sánchez, autor de Escucha tu Cuerpo

5 Comments

  1. Efectivamente amigo Omar, intenso es el adjetivo para Homominimus.
    Si por mi manera de llegar a ser minimalista, me defino como: minimalista sobrevenido (y ya convencido), Homominimus se declara un minimalista existencial inspirado por una voz “cavernosa”, nos cuenta Homominimus que bajándo por Queen Street sintió un fogonazo que casi le hizo perder el equilibrio, conociendo la vida disipada que llevaba, ¿No sería una farola con la que tropezó…? ¿Y la voz la de una meretriz con voz de aguardiente (es notorio los pensamientos profundos de las meretrices)?
    Fuera lo que fuera, doy las gracias porque hizo que Homominimus se iniciara en el blog y nos donara sus reflexiones que son en extremo sustanciosas.
    Especialmente me gusta la frase-norma que cito textualmente: Reduzco las posesiones al mínimo posible. Intento vivir de tal manera que pueda cambiar de ciudad en un día y de país en tres. Sabia reflexión para ser totalmente libre.
    Un placer leeros a los dos (como siempre)
    Un abrazo Homomínimus.

  2. Una gran entrevista. Coincido en muchas de las opiniones y curiosamente estoy leyendo ahora mismo the Confidence Gap, que me parece un libro muy interesante.
    Un saludo a los dos.

  3. Ya tenía yo ganas de esta entrevista. Además de “intenso” lo definiría como “grande”. También coincido en algunas opiniones. Me gustan sus hábitos, a lo mejor me copio algunos. 😉
    Me apunto los libros, aunque yo, que soy Matemática, ya huyo un poco de los libros de matemáticas, jeje.
    Por cierto, curiosa la forma de decidirse a empezar con el blog. ;P

  4. ¡Fabulosa entrevista! Es fácil perderse por las calles y los pubs de Edimburgo, sin duda. “Sonríe, respira y ve despacio”. Ésa me la llevo puesta. ¡Salud!

  5. Tengo la suerte de conocer el momento de la concepción del blog de primera mano. Conocí a Homominimus justo en aquellos dias… Seis años van ya, y para el séptimo… entramos en Sabatt. 😊 Gran entrevista.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *