Pages Navigation Menu

¿Falta de tiempo? Gestiona mejor tu atención

Una queja muy común entre las personas que empiezan a buscar soluciones para mejorar sus vidas y alejar de ellas el estrés y el caos es que nunca les alcanza el tiempo para nada, “hacen” muchas cosas y realmente no ven avances, sintiéndose saturados y frustrados.

Esto tiene una explicación mucho más profunda y a la vez sencilla que nos permitirá entender mejor la forma en la que debemos actuar día con día.

¿Te ha ocurrido que cuando sabes que tienes que entregar alguna tarea en cierta fecha, comienzas y no le ves ni pies ni cabeza, divagas y simplemente no avanzas, pero cuando prácticamente está por concluir el plazo, mágicamente te llega la iluminación y lo terminas sin mayor problema? Bueno el problema es que si le adicionas una dosis innecesaria de estrés.

Pues bueno, esto tiene una explicación, nosotros simplemente no podemos gestionar el tiempo, el tiempo es igual para todos y va caminando con paso firme siempre hacia adelante. Es prácticamente imposible que podamos decidir con precisión qué haremos en cada minuto de nuestro día, lo que sí podemos hacer es gestionar nuestra atención.

Le llamo atención al enfoque específico que le otorgamos a cierta actividad, más que tratar de organizar el tiempo que le dedicaremos a ella, debemos conseguir nuestra máxima atención al momento de realizarla.

El año pasado un coach con el que tomé un curso nos repitió en varias ocasiones una frase que quiero compartirles: “Donde está tu atención está tu energía”.

Esto es simplemente la razón por la cual logramos terminar la tarea cuando nos queda poco para el plazo de vencimiento, cuando antes nos costaba tanto avanzar en ella. Tenemos un factor externo, (el plazo) que nos condiciona a dedicar toda nuestra energía para terminar en tiempo, sin embargo esto trae consigo que lleguemos a un estado interno desorganizado con lo que se secreta la llamada hormona del estrés (cortisol), porque seguramente estamos dejando pendientes muchas cosas que también tienen su nivel de importancia, pero nuestro desorden no nos permitirá siquiera iniciarlas.

Esto es porque nuestra atención es sumamente volátil, y nos cuesta trabajo mantenerla enfocada en lo que estamos haciendo; pondré un ejemplo muy común y maleducado a la vez para ilustrar esto:

Imagina que estás en una mesa compartiendo con muchas personas y hay música de fondo que ignoras por completo, sin embargo, toma la palabra una persona cuya plática suele ser aburrida, de repente y sin ningún cuidado expresas: “¿Cómo se llama esa canción?”. Inmediatamente la charla se transforma hacia el nombre de la canción, quién la toca, algunos utilizan su teléfono para investigarlo y en segundos esa persona perdió la atención del grupo porque no supo mantener su atención.

Así ocurre con muchas cosas y sobre todo cuando las tareas suelen ser engorrosas y cansadas, nuestra mente empieza a divagar rápidamente buscando entretenerse, sin embargo, lograrás un mejor aprovechamiento de tu tiempo cuando empieces a gestionar tu atención.

Para lograrlo debemos empezar por educar a nuestra mente, y aprender a focalizar las actividades que tenemos enfrente, lo cual se consigue elaborando una lista de tareas con fechas máximas de entrega, mismas que serán meramente ilustrativas ya que deberás ir agotando una a una de acuerdo a su grado de importancia.

Cuando empieces a elaborar la actividad deberás estar en posibilidad de dedicarle al menos un par de horas, (ahora viene la parte más compleja) y que por un tiempo mínimo razonable, por ejemplo 20 minutos continuos evites las distracciones, es decir, sin correo electrónico, sin llamadas, sin mensajes, nada.

Una vez que consumas estos primeros 20 minutos podrás realizar una pausa, más no es para meterte a tu correo, o tomar el teléfono y whatsappear sin parar, es simplemente para volver a tomar enfoque y volver a empezar.

Es evidente que en las primeras ocasiones vas a fallar rotundamente, estás acostumbrado a sentir que puedes hacer muchas tareas a la vez y ¿qué pasará? Que irás postergando la actividad principal, pero no te sientas mal el control de la atención nunca se logra a la primera.

Ahora, la realidad es que cuando empiezas a cuidar el enfoque, poco a poco te irás haciendo más conciente de la relevancia de gestionar tu atención. Esto te dará un mundo enorme de posibilidades y verás que el tiempo empieza a rendir un poco más, sin embargo, debes tener mucho cuidado en aprender a definir claramente las tareas que vas a realizar y la forma en cómo vas a afrontarlas. Esto es pieza clave en tu actividad, pues tendrás metas claras que generan resultados.

Puedes empezar a revisar también los intervalos de tiempo que a ti te funcionen, sugiero que después de la primera hora de trabajo constante tomes un pequeño descanso de no más de unos cinco minutos para que tu cuerpo pueda estirarse.

Ahora, la realidad es que en muchas ocasiones vamos a ser interrumpidos, sobretodo cuando interactuameos con muchas personas y muchas áreas, sin embargo esta no es excusa para no poder ir adquiriendo tus hábitos de gestión de la atención, las cosas son sumamente simples, cuando te interrumpen, detienes lo que estás haciendo y tan pronto termines de atender dicha interrupción inmediatamente regresas a tu tarea; debes ser capaz de identificar el punto y momento en el que te quedaste para regresar a él y no te frustes porque esto ocurra, es parte de la sociedad misma.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Creo que hasta este punto te he compartido algunas herramientas muy útiles para iniciar tu camino hacia la gestión de la atención, deja de terminarte el tiempo en distracciones, aprovecha mejor tu vida y haz todo aquello que te gusta.

Omar Carreño

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Conoce mi nueva página de Facebook: bloganalisisrealista

Publicidad #SoyProductivo

 

 

Artículos Relacionados

Mi método para preparar objetivos anuales

5 claves para mantener el enfoque y alcanzar tus metas

Cómo lograr que la efectividad realmente te funcione

Un regalo para 2015: Inspiración

La necesidad de sentirse importante

Fotografía   de Stock.XCHNG

 

One Comment

  1. Muy bueno y productivo,la experiencia también ayuda;
    El tiempo, o plazo que se tiene, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy
    Si no es de tu agrado la tarea, “al mal pasó darle prisa”
    Si esperas un rédito “El tiempo es oro”
    Si quieres pulirte;”despacio que llevo prisa”
    Si eres “burrocrata”;hay se va..ya vamonos”
    Y por hoy diremos como la canción “SABIA VIRTUD DE APROVECHAR EL TIEMPO “

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *