Pages Navigation Menu

El mundo sin ruido

Bosque

Hoy estuve leyendo detenidamente un gran artículo de mi amigo Morelos Kyonin, el Chocobuda titulado La elegancia del Silencio, en el cual mencionó de manera sumamente interesante la importancia de dicho elemento en nuestras vidas y complementa perfectamente una idea que quería compartir con ustedes hace tiempo.

Me encuentro en una constante búsqueda de la tranquilidad, la aprecio y disfruto demasiado, he aprendido que los mejores momentos para crear, para desarrollar nuevos proyectos y habilidades se da precisamente en mis momentos de tranquilidad, por lo que pondero demasiado esa sensación de silencio que nos brindan las madrugadas.

Antes no me podría imaginar un fin de semana levantándome antes de las ocho de la mañana, ahora no concibo un fin de semana en cama después de esta hora, disfruto el momento, no necesito prender una televisión, poner música o nada más, mi cerebro necesita menos distracciones, me peleo con todo aquello que pueda parecer distractor, solo voy abro le abro la puerta a mi perrita Tamara y con ella me quedo en silencio hasta que el mundo empieza a despertar.

Durante esos minutos aprovecho para leer, para escribir, para crear, para jugar, para disfrutar del mundo tranquilo, es un mundo conmigo, no extraño nada, no busco ningún ruido, y esto es porque busco encontrar esa paz que da la quietud matinal ante las distintas manifestaciones de ruido.

En ese momento aunque estoy con Tammy estoy realmente solo, ella no me habla, ella solo quiere estar cerca de mí y busca quedarse tranquila conmigo, pero no busco saturarme con distracciones, simplemente no las necesito.

Para mucha gente el silencio puede parecer depresivo, incómodo y es porque justamente se dan cuenta que en ese momento sin ninguna distracción nuestra mente se comunica con nosotros de una manera tan honesta y tan sincera que nos “espanta” y esto ocurre porque no hay nada que distraiga nuestra atención de nosotros mismos.

Lo normal es que cuando llegas a un lugar sin gente de inmediato busques “algo” que te haga sentir acompañado, prender la televisión, la radio, abrir una puerta o ventana para escuchar el barullo de la calle, en fin, muchas cosas, sin embargo te invito a que no lo hagas, intenta estar solo y en silencio, descubrirás como te empiezas a tranquilizar más allá de lo imaginado.

Hay mucha gente que disfruta mis caras cuando “escucho el silencio”, cierro los ojos y solo me concentro en ello. Lejos de los ruidos de los carros, de la gente y de cualquier ruido externo, cuando escucho el silencio lo disfruto muchísimo, es como estar en otro mundo,por eso voy seguido al bosque porque ahí solo está el sonido del bosque un sonido que completa mi alma y me da la inspiración para vivir mejor, te recomiendo que busques tu lugar.

He optado en muchas ocasiones por sentarme en un tronco a meditar en el bosque, acepto y escucho el sonido de los pájaros, incluso a los mosquitos que pasan por mis oídos, me vuelvo parte del entorno y así se consigue una tranquilidad que solo te presenta el mundo sin ruido.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Te sugiero darte la oportunidad de encontrarte contigo mismo en el mundo sin ruido, te garantizo que aprenderás a conocerte mejor y vivir con menos saturación.

 

Omar Carreño

 

Conoce mi nuevo libro “CAMINO AL MINIMALISMO” solo tienes que dar clic aquí.

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos Relacionados

 

La simplicidad y sencillez del Minimalismo

Conviértete al Minimalismo y mejora tu vida

Simplemente: Mejora tu vida

Ideas productivas para la vida cotidiana

 

Fotografía  de Stock.XCHNG

 

 

 

4 Comments

  1. ¡Enorme post! Sí, el Silencio es una necesidad humana básica. Pero es cuando lo perdemos que lo comenzamos a valorar. El problema es que muchos hemos olvidado cómo regresarlo a donde debe.

    Gracias por la mención y por el post.

    Abrazo y profunda reverencia :)

  2. Llevo varios días dándole vueltas al tema del silencio y la adicción al ruido para escribir algo en mi blog. Estoy contigo y con chocobuda en que el silencio es una gran compañía, y al paso que vamos, un privilegio. Sin embargo, también hay mucha adicción al ruido. Hay mucha gente que pone la tele para oír algo y que le haga compañía. No se sabe estar en silencio y se buscan lugares ruidosos con gente hablando sin parar, con los coches, música y radio de fondo. En nuestra cabeza la mente tiene su propio barullo. Creo que la gente no sabe estar consigo misma, se aburre y le da miedo la instrospección. Es mi modesta opinión, saludos desde España.

    • Hola. No es adicción al ruido. Es soledad.

      En estos tiempos estamos más solos y aislados que nunca. Encendemos el televisor para mitigar un poco el vacío.

      Es triste, en realidad.

  3. Para mi el silencio o los momentos de tranquilidad vienen cuando salgo a correr. Preferiblemente en el bosque, pero cuando no es posible por la ciudad.
    La sensación de estar escuchandote , escuchando tu cuerpo no es comparable al momento en que d!ejas de ser consciente de todo y solo corres.
    Cada uno encuentra el sonido del silencio a su manera.
    Como siempre maravilloso post Omar

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>