Pages Navigation Menu

El control emocional, fundamental para el Minimalismo (parte II)

 mudanza-04

Hace unos días veíamos la importancia del Control Emocional en lo que concierne a nuestros procesos de compra, ahora quiero pasar a otro aspecto de nuestro ámbito emocional en lo que se refiere a nuestros procesos de depuración.

Tras mucho tiempo analizando nuestro comportamiento, he tenido la oportunidad de observar que el deseo de posesión es uno de nuestros instintos primarios, desde pequeños el sentido de pertenencia se encuentra desarrollado naturalmente.

He tenido la oportunidad de ver a los padres “sufriendo” porque sus hijos “compartan” sus cosas con otros niños, esto es particularmente difícil por esa necesidad de sentirse poseedores de sus pertenencias y el temor fundado en perderlas a manos de alguien más.

Este instinto primario nos acompaña toda la vida, es algo innato, es parte de nuestra naturaleza, sin embargo son de los aspectos básicos que debemos aprender a cambiar.

En una etapa adulta, el depurar nuestras posesiones es fundamental para dejar espacio a lo que es verdaderamente importante para nosotros, sin embargo esto es más fácil decirlo que hacerlo, porque así como en nuestra infancia el compartir era difícil, desprendernos de nuestras posesiones sin “ningún beneficio aparente” es realmente complicado.

Pues bien, la realidad de las cosas es que sí es posible realizar estos ejercicios si vamos aprendiendo a controlar nuestra mente de una forma positiva y clara, esto se consigue “evadiendo” la necesidad por aquellas cosas que debemos eliminar de nuestra vida.

Para lograrlo la forma más clara es adoptando unas simples reglas de pensamiento y actuación que no pueden cambiar bajo ninguna circunstancia, esto nos hace fuertes, nos da seguridad y nos ayuda a entender mejor nuestros comportamientos.

De cualquier manera me siento en la imperiosa necesidad de decirles, que estos procesos son tardados, recaemos muchas veces, pero no pasa nada, esto no conlleva sanción alguna, es el camino para vivir mejor, pero no requiere que te sientas mal o te mortifiques, tienes que desaprender algo que tuviste desde siempre, el apego por lo material.

Vamos al primer ejemplo, al momento de adquirir algo nuevo, antes debes decidir qué es lo que vas a sacar, una cosa entra otra (u otras no es limitativo) deben salir, así de simple, así que si sientes que tienes todo lo que realmente necesitas, considero una buena opción no estar “buscando algo nuevo”, obvio a menos que lo necesites.

Nuestro segundo ejemplo se da en un proceso de depuración “normal”, si no te atreves a sacar algunas cosas que nunca usas, guárdalas fuera de tus estantes y tu armario, mételas en unas cajas con la fecha por fuera, una vez que hayas hecho esto, ciérralas bien y encíntalas de tal suerte que te sea complicado abrirlas, al paso del tiempo te darás cuenta que de hecho nunca ocupas nada de ahí y te será más fácil eliminarlas.

Tercer ejemplo, cuando algo no te queda o han pasado más de seis meses que no lo usas difícilmente lo harás, así que emplea adecuadamente tu criterio, pero evita a toda costa tener cosas que no son necesarias para ti y saca todo aquello que no te brinda una utilidad.

Cuarto ejemplo, tienes tus cosas, pero hay algunas que por razones sentimentales te cuesta mucho trabajo dejarlas ir, entonces puedes ser flexible, no te martirices u odiarás el procedimiento, date la oportunidad de aceptar poco a poco la renuncia y que estos bienes que deseas conservar realmente contengan un valor emocional que te defina, de ahí partirás hacia una nueva situación, en la que la experiencia y lo que no sea materialmente importante se sobreponga para poder impulsarte a cosas más valiosas.

Estos cuatro ejemplos te ayudarán a poder tener una idea de cómo controlar tus emociones al momento de depurar y eliminar lo que no necesitas, no te preocupes, insisto es un proceso y esto no se logra de un día para otro.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Controlar tus emociones es una tarea difícil de lograr siempre y cuando no tengas en tu radar el enfoque hacia una vida mejor, más plena y feliz.

Omar Carreño

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *