Pages Navigation Menu

Cumpliendo la meta de no hacer nada – descansar activamente

Leyendo un artículo de mi amigo Roberto Sánchez, el pasado fin de semana me atreví a hacer algo que me hacía más falta de la que podía reconocer, me dediqué al magnífico arte de no hacer nada. Sé que habrá quienes se pregunten “¿Y la productividad? ¿Y los pendientes? ¿Y el disfrutar la vida?” Pues caramba, vaya que lo he hecho.

Sé que hay momentos para quienes el hecho de tener una vida llena de compromisos y visitar gente es simplemente maravilloso, estar rodeados de personas es una buena forma para entendernos mejor, pero definitivamente estar un rato con uno mismo es sencillamente único.

En cierta forma estuve más ocupado que otros fines de semana, porque me dediqué a meditar, (lo cual estoy aprendiendo y en ocasiones me da un poco de miedo), descansar que tras la semana que tuve buena falta me hacía. Recibí la visita de un amigo, leí un rato, organicé mis discos duros, busqué la forma de usar un software en el iPad, en fin si hice muchas cosas, pero realmente todo iba llevando su ritmo, no había presión, sólo descanso.

Si salí dos veces a la tienda, porque hacían falta cosas, diré que fueron demasiadas. Pero qué fue lo más importante de esto, que tuve un buen tiempo para relajarme. Muchas veces no valoramos el descanso y estamos siempre hurgando por conseguir “algo” que hacer, algún compromiso y no voy a negarlo, eso es muy bueno, pero dedicarnos al sencillo arte de no hacer nada a veces nos da mejores resultados para cerrar ciclos.

Y es que personalmente siento que el nivel de vida que muchos llevamos nos obliga a dejar pendientes cosas por hacer para los fines de semana, lo cual verdaderamente es una lástima, porque entonces, ¿Dónde queda el verdadero descanso?

Lo mejor de todo esto fue que mi esposa no criticó mi actitud, por el contrario ya para el domingo se había sumado a la causa y disfrutamos de una tarde muy relajada en la comodidad del hogar, mi auto no se movió desde el viernes y así fue que este lunes vengo más recargado que nunca a cumplir con mis tareas, creo que nunca me había sentido así un lunes, ¿extraño no?

El mensaje que quiero dejarles con este artículo es que nos demos un tiempo para descansar activamente, recuperar energías verdaderamente, eliminar todas las presiones y compromisos para contemplar el simple y sencillo arte de existir.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: El hecho de poder descansar al máximo, de no hacer ningún compromiso, de no presionarse porque algo deba quedar tachado es una forma de minimizar estrés y generar más energía, inténtalo desde un ángulo que no te afecte demasiado, verás que es una sensación única.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos relacionados

Talento y Constancia

Asumir el control productivamente

Una mañana de locura

Superando obstáculos – ganando experiencias

Fotografía de Stock.XCHNG

4 Comments

  1. ¡Hola descansado Omar!

    Aquí te dejo una cita bíblica para que veas que el descansar es algo divino, la encuentras en Eclesiastés 4:6, “Mejor es un puñado de descanso que un puñado doble de duro trabajo y esforzarse tras el viento.”

    La verdad es que necesitamos desconectarnos del diario ajetreo y dedicarnos un tiempo para chiquearnos y no hacer nada. Como lo has constatado, es muy refrescante.

    ¡Saludos desde las costas del Pacífico!

    • Hola mi querido Ricardo,

      Creo que esa cita resulta muy aplicable para todo, ¿Cuántas veces por tratar de no “fallar” en el trabajo asistimos enfermos y realmente no hacemos nada?

      Muchas personas creen que existen los héroes, lo cual solo pasa en los cómics, honestamente es demasiado complejo llevar una vida tan ajetreada y creer que no pasará nada si no tomamos un merecido descanso.

      Sinceramente si es muy refrescante tener un descanso de calidad, lo importante es lograr resultados óptimos para rendir en todo lo que pretendemos hacer.

      Mil Gracias por tu comentario pariente,

      Un saludo,

      Omar Carreño

  2. Hola Omar,

    encantadísimo de que estés descubriendo el arte de no hacer nada. Por lo que leo no te ha sentado nada mal eh? Me alegro mucho 🙂

    No pongo ni un punto ni una coma a tu artículo. Ya sabes que estoy totalmente de acuerdo en referencia a esta manera de ver y practicar el descanso.

    Algo imprescindible que añadiría, aunque comprendo que a algunos les pueda sorprender: nunca, jamás, programes el descanso. Simplemente déjate llevar y escucha tu cuerpo. Si estás atento descubrirás que él mismo te avisa de cuando es necesario descansar, y el resto se simplifica en una única acción: hacerle caso. Sé que se ha puesto de moda programar los descansos con cierta frecuencia, pero es un acto antinatural. Ya conoces mi filosofía.

    A esto sumaría algo más: no planifiques el descanso. No diré cómo; tú mismo has descrito muy bien el proceso. Sabías que te apetecía descansar y decididiste descansar. Nada más. A partir de ahí, la improvisación fue el timón de la incertidumbre, y el fin de semana de descanso activo resultó ser fantástico. No sabías lo que ibas a hacer, descansaste, y a la vez hiciste un montón de cosas sin realmente “hacer nada”.

    Estupendo post amigo.

    Un fuerte abrazo!

    • Hola Robert,

      Para nada amigo, en verdad que fue una gran experiencia me la pasé bastante bien, y lo mejor es que descubrí una nueva y mejor forma de estabilizar mi mente.

      Es complejo vivir siempre con el estrés de “tener” algo que hacer, siempre habrá compromisos y definitivamente no podemos vivir desprendidos al 100% de ellos, pero entre MENOS mejor, yo considero que una vez más estamos ante una encrucijada en la que la respuesta la tenemos nosotros mismos.

      Tomo nota de tu observación y créeme que en este caso así salió, si había algunos pendientes pero nada de cuidado, fue muy interesante ver como el tiempo se puede disfrutar mucho más sin presiones.

      Definitivamente esta manera de desconectarnos me ha servido para encontrar un nuevo motivo para “irme de pesca” como hacen los profesionales.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar

Trackbacks/Pingbacks

  1. Aprende a contemplar la vida | ANÁLISIS REALISTA | Productividad y minimalismo - [...] vez leyendo el trabajo de Roberto Sánchez me di cuenta que era posible y así lo hice, pero no…
  2. A vivir mejor 9: Descansa | ANÁLISIS REALISTA | Productividad y minimalismo - […] Disfruta del arte de NO HACER NADA: Antes siempre tenía algún compromiso, siempre había algo que hacer y entonces…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *