Pages Navigation Menu

Cuatro grandes lecciones que me dejaron mis 34 años

IMG_7410

Hoy 21 de octubre de 2015, es un día muy especial para mí, cumplo 35 años y me siento sumamente feliz pues por mucho, este año que termina ha sido de los más especiales en mi vida.

La primera gran lección que me ha dejado este año fue iniciarme como papá.

Mi vida ha cambiado mucho con la llegada de mi pequeño Santiago, sé que muchos están muy enterados de él por mi blog y por mis redes sociales.

La verdad de las cosas es que nunca imaginé que un ser humano pudiera cambiar tanto mi forma de ver la vida, su llegada fue un poco anticipada, sin embargo en definitiva muy esperada y maravillosa.

A pesar de haber estado en su incubadora por poquito más de un mes, su fuerza y energía nos motivaron a mi esposa y a mí a ayudarlo a salir adelante; obtuvimos el apoyo de muchas personas y me di cuenta de lo valioso que era iniciarme como padre.

Tal vez durante mucho tiempo no podía asimilar el enorme cambio que significaría empezar esta etapa, sin embargo una vez que lo vi fuera del vientre de Marina nació un instinto muy especial y desconocido para mí, el instinto paternal de proteger a mi familia contra todo y contra todos. De hacer que todo mi mundo se volcara a su favor y que todos mis pasos se dieran encaminados a su desarrollo.

La segunda gran lección empezó cuando al pasar los meses nos informaron que mi pequeño gran maestro tendría que ser intervenido quirúrgicamente, una operación de las que llaman “grandes”; una de esas situaciones congénitas que hacen que tu mundo se vuelva chiquito, de esas cirugías que te dicen: “Es importante proceder pronto”.

Pues ahí va de nuevo la historia, preparar todo y ver todo para que los trámites estuvieran bien, que los seguros estuvieran en orden y conseguir al cirujano idóneo.

Conocimos a dos muy buenos especialistas inmediatamente de que nos dijeron que era necesaria la operación, no nos fue difícil decidirnos por el segundo, todo marchaba como se debía proceder en ese caso.

Afortunadamente una tía de Marina recomendó un tercer médico, un doctor mucho más realista y menos “tierno” que los otros dos, un médico que nos habló con la verdad, con la franqueza que se requiere en este tipo de caso, un médico que a los dos nos convenció de la importancia que tendría que él operara a nuestro hijo y un médico que nunca pretendió lucrar más allá de lo que las posibilidades del Seguro de Gastos Médicos nos podía cubrir.

La insistencia de mi esposa por conocer esta tercera opinión fue tal que realmente me hizo entender que ella sentía algo que yo no, esa fuerza que la maternidad les brinda a las mujeres y que a los hombres nos deja atónitos.

La verdad de las cosas es que nunca había tenido tanto miedo en toda mi vida, descubrí que tengo la posibilidad de Amar a un ser más que a mi propia vida desde el día en que nació y que si no me había quedado lo suficientemente claro, esta era una nueva oportunidad para entenderlo; ahora estaba de nuevo su vida en manos de los médicos y de Dios, así que ahí descubrí mucho más que yo por él soy capaz de todo.

Gracias a Dios, Santy salió muy bien de su enorme cirugía y a partir de ahí no ha pasado un solo día sin que deje de sonreír, yo creo que bien sabe lo mucho que pasó, sabe que mucha gente lo Ama y que están pendientes de él, la verdad es que es algo maravilloso verlo tan bien.

La lección que aprendí de todo esto es que la fuerza del Amor en una familia es fundamental para sacar adelante las cuestiones más difíciles, estoy seguro que el miedo que tuvimos Marina y yo fue muy grande, sin embargo el apoyo de todos los que están a nuestro alrededor fue mayor y la consolidación de mi matrimonio fue precisamente este momento, este aprendizaje y saber que nos tenemos el uno al otro para fortalecer a nuestro pequeño hijo, eso es invaluable y estoy convencido de que con nadie más que con Marina lo hubiera logrado.

La tercera lección fue la obtención de mi plaza, como ya se los había comentado durante muchos años he trabajado muy feliz en mi Instituto, la verdad es que no me quejo de nada, he aprendido mucho y he luchado por marcar diferencias.

Este año después de siete años, llegó la oportunidad que esperaba y obtuve una plaza muy especial, luché por ella y la verdad es que siento que puedo dar mucho por este trabajo.

No ha sido fácil, tomé un tren a toda velocidad, pero lo he sabido sobrellevar bastante bien, ya lo he hecho mío y lo más importante de todo es que tengo la intención de lograrlo y hacerlo bien.

La lección que aprendí fue que las oportunidades llegan en el momento en que realmente se necesitan y que todos los cambios son para mejorar.

La cuarta y no muy grata lección acabo de pasarla este lunes de (hace dos días), un compañero de mi trabajo, y de mi subdirección falleció abruptamente a causa de un infarto fulminante en la oficina.

La verdad es que sin el primer compañero de trabajo que pierdo, lo que más me ha impactado es que fue en mi centro de trabajo, que era el jefe del departamento de la misma subdirección en la que ahora estoy, por lo que llevábamos muchos temas en común y que hace un par de años tuve el honor de ser su jefe.

Poco es lo que puedo decir al respecto, fue muy duro e impactante, me está permitiendo replantearme muchas cosas ya que estuve muy involucrado en los procesos de su fallecimiento hasta que se lo llevaron a la funeraria y siento que es importante decir lo siguiente:

Amigos, debemos vivir mucho más, son varias las cosas que debemos hacer en nuestra vida, no sabemos lo que nos depare el próximo minuto, pero si tenemos la oportunidad hagamos que las cosas valgan mucho más, hay que sonreír mucho más, explotar todo nuestro ser mucho más. Dejar huella y enmarcar nuestra vida de momentos que nos den felicidad.

Nunca se repetirá un año como mis 34 años, ha sido un año con un peso incalculable en aprendizaje y en felicidad, también en preocupaciones y en soluciones. Lamento mucho haber aprendido también que las cosas rápido no traen buenas consecuencias. Fue el año de muchas primeras veces que jamás se van a repetir y hoy soy mejor persona que lo que era hace un año, espero entiendan si publico menos, pero la vida ha cambiado para mejorar.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Hoy cumplo 35 años de vida y siento que he logrado vivirlos dándoles un gran sentido, quiero vivir muchos más para dejar más huella en la vida de los demás, quiero ser parte de la diferencia y quiero hacerlo por la humanidad.

Omar Carreño 

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Conoce mi nueva página de Facebook: bloganalisisrealista

Publicidad #SoyProductivo

 

 

Artículos Relacionados

Hey amigos ¡Soy papá!

20 Consejos para el papá primerizo

Mi Historia detrás del Curso “Construyendo la Mejor Versión de ti mismo”

Aprovechando el tiempo de vacaciones

Fotografía personal

 

5 Comments

  1. Un muy Feliz Cumpleaños Omar!!!

    Gracias por abrir tu corazón en las cosas que son importantes. La vida y por qué no decirlo, Dios mismo, nos entrega situaciones en que nos obliga a sacar lo mejor de nosotros mismos.

    Un abrazo,
    Gonzalo

  2. Hola Omar! Muchísimas felicidades!!!! Espero que disfrutes de un bonito día junto con tus seres queridos. Muy bonitas tus reflexiones de hoy sobre la vida, aunque a veces aprendamos lecciones positivas con hechos que nos hacen sufrir como la operación de tu pequeño o la pérdida de tu compañero de trabajo. Espero que tus 35 sigan cargados de muchos momentos felices.

    Un saludo

    Cristina

  3. Muchísimas felicidades Omar por tu cumpleaños y enhorabuena por esa maravillosa familia. Gracias por contar tus experiencias, siempre enriquecen. Es dura la situación que viviste con tu hijo Santy y luego con tu compañero de trabajo. La fina línea que separa la vida y la muerte. Por ello considero vital e imprescindible vivir cada día dándonos cuenta de lo que tenemos y disfrutarlo. Perder lo menos posible el tiempo lamentando los reveses que tengamos y salir al ruedo, sin miedo, a por todas…..
    Un placer leerte Omar. En Febrero lo más probable iré para D.F. Mi hermano vive allí , tiene ya doble nacionalidad.

  4. Aunque sea con mucho retraso, Omar, no quería dejar pasar la ocasión de felicitarte en tu cumpleaños. Me ha impresionado leer tus grandes aprendizajes y yo también he aprendido de ellos. Muchas felicidades y un fuerte abrazo!

  5. Mi amigo! Lo que hace de tu una persona especial es esa simplicidad e humildad de mirar la vida, porque las personas más sabias son aquellas que tiene un gran sentido de observación critico y la humildad delante de las otras personas para aprender cada día más. Un gran abrazo desde Brasil!

    Maurício Tavares

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *