Pages Navigation Menu

Crónica de una desconexión necesaria

Foto

Era necesario, simplemente me hacía mucha falta, tantos cambios, tantas noticias y todo en tan poco tiempo habían acabado casi por completo con toda mi tolerancia, mi actitud positiva y sobre todo mi paciencia.

Vi llegar un cambio muy drástico que aunque tiene tintes sumamente positivos para mi carrera profesional en parte se debió al berrinche de un tercero, la parte positiva es que quedé mucho mejor ubicado de cómo me encontraba, pero la parte negativa es que fueron un par de semanas de incertidumbre, para el martes de la semana pasada ya había una respuesta: Asesor Jurídico de la Dirección.

Durante la transición mencionada recibo la noticia de que a miles de kilómetros de distancia mi mamá era hospitalizada, internada y operada, todo en un lapso de 48 horas, y aunque afortunadamente todo salió bien, mi angustia fue muy grande, un nuevo golpe emocional que por más que quisiera no me dejaba estar en paz.

Cuando el viernes tomamos la decisión de irnos a San Andrés Timilpan, no lo dudé ni por un minuto, necesitaba salir, necesitaba estar lejos, necesitaba desconectarme.

Aprovechando las fiestas patrias como excusa salimos con rumbo a este municipio del estado de México, mucho frío, muchos cerros, mucho bosque, pero sobre todo hermosos paisajes.

la foto

Al ir llegando a la casa donde amablemente nos hospedaron mis tíos, el iPhone marcó “Sin Servicio”, señal de Internet solamente la red Wifi de la localidad que necesitaba estarse “loggeando” cada vez que querías acceder a ella.

El primer día pasó más o menos tranquilo, ya era tarde y mi ánimo no era el mejor, pero gracias a ciertas pláticas me fui sintiendo más relajado, el ambiente, el lugar, la vista y la desconexión estaban surtiendo su efecto.

Al siguiente día, con mucho frío y un buen cafecito mañanero mi ánimo estaba más que compuesto, toda la presión de los días pasados se estaba esfumando rápidamente, tras algunas actividades para adornar por la llegada de la festividad patria, raro en mí, tomé una siesta vespertina, sin teléfono, sin internet era una actividad cotidiana.

Tras la celebración nocturna por el día de la Independencia de México, en lugar de quedarme hasta tarde departiendo, me fui relativamente temprano a descansar y el lunes a pesar de haberme despertado temprano no me levanté rápido.

Me imaginé que todos mis familiares habían seguido la fiesta hasta muy avanzada la madrugada, por lo que decidí quedarme a leer sumamente tranquilo, tomé mi Kindle y empecé a leer un libro electrónico que me regaló mi buen amigo Augusto Pinaud que se llama La Sombra del Viento, la verdad quedé prendido desde la primera página.

la foto (1)

Ya más tarde y después de haber desayunado emprendimos el regreso a la ciudad de México, no me importó tanto el tráfico normal que se hace en la carretera tras un fin de semana largo, el objetivo estaba más que conseguido, haber tenido la oportunidad de ver los interminables paisajes, sentir el frío campirano y disfrutar de las innumerables atenciones de la familia.

Fue mágico ver a la “Tía Meche” sentada en su mecedora solo admirando el paisaje de su pueblo, así tranquila, sin presiones y esos breves momentos me hicieron darme cuenta que siempre es importante desconectar para retomar el camino, para encontrar nuestro verdadero motivo en un mar de preocupaciones, así  de simple poder ver el lado positivo que siempre tuvieron las cosas, pero que en la rigidez del momento es simplemente imperceptible.

Es necesario encontrar ese estado de descanso absoluto, de todo y de todos para darle siempre sentido a lo que es verdaderamente importante. Obviamente lamentable es regresar y encontrarse con tristes noticias ocurridas por la tempestad en diversos estados de la República Mexicana, pero siendo realistas, es mucho más fácil tomar acciones con la mente tranquila que con tanta presión.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Una excelente forma de estar en paz contigo mismo cuando te sientes mal es cambiar de aires, poner tierra de por medio a todo aquello que te estrese, hacer cosas que te gusten y animen y después verás en positivo todo lo que te aquejaba.

Omar Carreño

Conoce mi nuevo libro “CAMINO AL MINIMALISMO solo tienes que dar clic aquí.

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

 

Fotografía  personal

 

 

 

2 Comments

  1. En ocasiones es vital hacer una pausa para ver las cosas con mas claridad y poder desenredar los pensamientos. Que este cambio sea para mejorar y encontrar nuevos retos y aventuras.

    Saludos.

  2. Suena muy bien eso. Me encantaría poder tener un retiro así y desconectarme del Internet y de la rutina por unos días.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *