Pages Navigation Menu

Corrigiendo malos hábitos productivos

Los hábitos vitales tienen dos clasificaciones, los positivos, que son los que nos ayudan a mejorar nuestra vida y los negativos que implican un cúmulo de aspectos que afectan nuestro rendimiento y en consecuencia merman el desarrollo que tenemos.

Muchas veces, como son parte de nuestras costumbres diarias, no alcanzamos a visualizar que estos hábitos no constituyen un apoyo para solucionar conflictos, simplemente sentimos que así son las cosas, sin embargo, he aprendido que cuando empiezas a aplicar métodos productivos te das cuenta que tu vida mejora considerablemente y vives una sensación de renovación y piensas “¿por qué no se me ocurrió hacer esto antes?

A continuación voy a señalar una serie de hábitos negativos que tenemos muchas personas y la solución productiva que a mí me está llevando a un punto muy divertido.

1. Llenarnos de compromisos. Decir que si a todos los compromisos que nos llegan, sean personales o laborales es un hábito muy negativo, porque saturamos nuestra agenda y dejamos muy poco tiempo para la productividad personal.

Solución: Clasifica tus compromisos y aprende a decir no de manera educada, esto te servirá para tener un tiempo para ti y disfrutar mucho más los eventos en los que decidas participar.

2. Falta de orden. Esto es un hábito negativo fundamental, ¿Cuánto tiempo perdemos en recuperar archivos, encontrar documentos o incluso algún correo electrónico que sirve de referencia para algo? Antes de empezar a aplicar la productividad en mi vida yo era de los que decían que tenía mi desorden ordenado, ahora reconozco que ese tiempo en verificar mi desorden lo puedo ocupar para cosas más importantes.

Solución: Dedícate un día entero a clasificar, desechar y organizar todas tus cosas, la sensación de orden te permitirá llevar un mejor control de tu tiempo y te darás cuenta que tener todo en orden te simplifica los procesos que tienes que hacer para cumplir tus actividades.

3. Distracciones: ¿Quieres terminar rápido tus actividades? ¿Sientes que nunca tienes tiempo para hacer ejercicio, leer o ver algo que te interese? El tiempo es el único recurso de nuestra vida que es limitado, las distracciones son el enemigo perfecto de tu productividad.

Solución: Disminuye distracciones innecesarias, establece horarios para la plática con los compañeros, para las redes sociales, evita que se vuelvan parte de tu rutina diaria y sobre todo aíslate, usa unos audífonos con música que te guste, más no que te prenda y te ponga a bailar como loco, relájate y enfócate en terminar tus actividades, productividad total.

4. El multiclic: Relacionado con el punto anterior, la denominada por los expertos navegación inconsciente es un hábito que afecta mucho nuestra productividad y por consiguiente nos distrae de nuestros objetivos. Se da cuando tienes la intención de revisar un cierto tema en internet y de repente das clic a un vínculo, luego otro, luego otro y cuando te das cuenta tienes más de veinte ventanas abiertas y ni siquiera has leído nada a fondo.

Solución: Limítate a buscar la información que necesitas, si no puedes, establece un horario fijo para navegar en internet, apunta todo lo que quieres consultar y respeta ese tiempo, a mí me ha funcionado de maravilla, ya que en internet se puede encontrar un cúmulo enorme de información, pero creo que es un hábito que limita las funciones que tenemos que desempeñar.

5. El trabajo de 5 minutos: Está bien, sientes que eres productivo, vas canalizando y haciendo tus actividades una por una, concentrado y de repente te llega un trabajo de cinco minutos, mismo que postergas porque estás en la actividad del momento, ¡Grave error! Eso está limitando tu productividad, ya que has perdido concentración y sabes que tienes un pendiente más en tu lista de actividades.

Solución: ¡Rápido!, Saca ese pequeño pendiente y sigue con lo que originalmente quieres terminar, evitarás procastinar y tendrás una actividad menos que desarrollar retomarás tu concentración y entonces lograrás acelerar en tus actividades pendientes.

6. Dejar las cosas a medias o al último: Procrastinar o ser inconcluso es uno de los hábitos que más se nos han hecho costumbre, vas dejando las cosas de lado, empiezas algo y no lo terminas y al ratito andas corriendo con el estrés a tope y haciendo las cosas mal.

Solución: He aprendido que la mejor forma de llevar a cabo mis actividades es que cuando me las asignan las priorizo y empiezo a trabajar en ellas con la máxima urgencia y dedicación, como si fuera para ayer, cuando termino, y aun no ha llegado mi fecha de entrega, me siento tranquilo y reviso nuevamente mi actividad, de esta forma entrego un trabajo de alta calidad en el tiempo requerido o antes, esto vaya que me ha funcionado pues incluso me siento mejor conmigo mismo.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Los malos hábitos productivos generan, estrés, descontrol, ineficiencia y una sensación de mediocridad interna, busca el cambio que te de la oportunidad de mejorar todos los días y si tienes algún consejo compártelo con nosotros.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos Relacionados

7 Claves para actuar eficientemente

Incrementa tu productividad con 6 puntos esenciales

Organizar y Simplificar

Simplifica procesos o ¿Córtalo en pedacitos?

Fotografía de David Niblack

8 Comments

  1. En la solución al orden, yo invertiría la secuencia. Primero hay que desechar todo lo desechable, después ya pasamos a clasificar y etiquetar, porque una vez que hemos clasificado algo se nos hace, no sé, como “más nuestro” y es más difícil deshacerse de ello. Además de que entre menos tengamos, más sencillo será ordenarlos luego.

    • Mi estimado Miguel,

      Tomo nota, entonces lo mejor es desechar de inicio y después clasificar lo que resta, con esto será más fácil desprendernos de aquello que realmente no necesitamos y que nos ocupa un espacio que es mejor liberar en lugar de rellenar de cosas.

      Coincido contigo, debemos tener la cantidad de cosas que nos permita llevar un orden de las mismas, en verdad no sé si es ideático, pero desde que he reducido posesiones, todo lo encuentro más fácilmente.

      Un gran saludo amigo,

      Mil Gracias por tu comentario,

      Omar Carreño

  2. Hola amigo! muy interesante este tema, mi tip es que siempre es bueno comenzar por la tarea más compleja que tengamos y dejas las fáciles al final para que ya no tengamos el pesar de culminar con lo más complicado.

    En lo personal esto me ha funcionado, espero sirva de algo. Saludos a ti y a todos tus lectores!

    • Hola Betty,

      Coincido prácticamente en todo esto contigo, salvo en que por experiencia aquello que me quita menos de cinco minutos lo realizo rápido para eliminar pendientes posteriores, además lo más complejo lo divido en pequeñas actividades y con eso tengo más organizado que se han de cumplir todas las etapas.

      Cuando son actividades que si llevan más de los cinco minutos pasan a ser un pendiente más, pero en términos generales, todos conforman parte de mi lista de actividades y están en mi sistema Autofocus, todo va saliendo poco a poco.

      Todas las experiencias que nos menciones son importantes, así que por favor síguelo haciendo amiga.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  3. Para el punto 6, además de “priorizar” yo añadiría “dividir en subtareas”.
    A veces me da pereza realizar una tarea porque me parece que es demasiado compleja o hay que dedicarle mucho esfuerzo. Lo que hago para solucionarlo es dividir esa tarea en subtareas más pequeñas.

    • Luis José,

      ¡Qué gusto tenerte por aquí! Primero que nada ¡Bienvenido amigo! Me da mucho gusto que estemos creando tan buenas sinergias.

      Fíjate que sí ése para mí es el mejor método también, hace unos días justamente escribí algo que se llama ¿Simplifica procesos o ¿Córtalo en pedacitos? Creo que es la mejor manera de llevar a cabo un ejercicio de trabajo.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  4. Las recomendaciones que propones me parecen muy acertadas.

    Para mí las distracciones y el no saber decir que no a determinados compromisos son dos de los hábitos negativos que debo sustituir.

    Un saludo,

    Inma.

    • Hola Inma,

      Muchas gracias por tus palabras, a mí me han funcionado y me da gusto que las veas como acertadas.

      Creo que poco a poco vamos solucionando este tipo de situaciones, son pequeños detalles que con el tiempo en serio nos muestran cómo llevar a cabo mejores resultados.

      Veo como ciertas cosas son más complicadas que otras y entonces nos volvemos más perfeccionistas en evitarlas, así que la idea es evitar aquello que nos genere un estrés innecesario en la consecución de nuestros objetivos.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>