Pages Navigation Menu

Comprendiendo la esencia minimalista

F100007965

Hola a todos, nuevamente por aquí saludando a mis leales y fieles lectores que semana a semana siguen leyendo mis artículos, además de mi pasión por escribir, el saber que están ahí leyendo lo que tengo que contarles me motiva a seguir haciéndolo con gran compromiso. Muchas gracias a todos los que me alientan a seguir con este gusto tan maravilloso.

Hoy quiero retomar uno de los temas principales en Análisis Realista: El Minimalismo.

Para muchos, el estilo de vida minimalista tiene una errónea relación con la carencia y el ir en contra de los patrones “socialmente” establecidos; sin embargo, esto se encuentra muy alejado de la realidad práctica.

Lo cierto es que mientras para muchas personas el tener que seguir la corriente de un grupo y la aceptación de la mayoría es prioritaria en sus vidas, para el minimalista lo importante es aquello que puede dar sentido a su vida y la de quienes lo rodean.

Y no con esto quiero decir que las personas “normales”, es decir aquellas que se rigen por los estándares consumistas de la gran mayoría no le den sentido a su vida, sino que quien empieza a llevar una vida minimalista tiene un enfoque diferente.

El “vacío” que deja ser parte de esa mayoría le brinda al minimalista la oportunidad de ser más observador, a disfrutar más los placeres reales de las cosas, a buscar la acumulación de momentos y entender el desapego como una parte natural de la vida.

El Minimalista tiene mayor interés en conocer quién eres que lo que tienes y obviamente tiene la posibilidad de preocuparse mucho por los demás ya que no hay elementos externos que le distraigan de ese enfoque.

Por mucho el ser minimalista es más que una moda que pueda irse contagiando tan fácilmente como el hecho de pertenecer a un determinado grupo social, lo importante en este caso es vivir bajo principios muy claros que te permitirán enfocarte en lo que es realmente importante.

Un buen minimalista puede ser sumamente detallista, no solo de comprar algún regalo que tenga alguna utilidad sino que es capaz de regalar grandes momentos.

En este orden de ideas el minimalista tomará cualquier oportunidad para acumular experiencias que le permitirán suplir “la carencia” de estar fuera del orden consumista e integrarse a uno nuevo caracterizado por la oportunidad de incrementar su cúmulo de vivencias y red de personas.

De cualquier manera esto no significa que quien vive al amparo de una filosofía minimalista no adquiere nunca nada, sin embargo, las adquisiciones que realiza son sumamente racionadas, no compra nada la primera vez que lo ve, sino que analiza todas las opciones y sobre todo se cuestiona si lo que está viendo es algo que realmente necesita.

En caso afirmativo, debe entonces revisar entre sus pertenencias aquellas que ya no necesitará con la llegada de la nueva y en consecuencia definirle un nuevo destino que puede ser regalar/donar o desecharlo.

Todo esto forma parte de los principios que de cierta forman conforman la esencia minimalista, pero no te preocupes si los ves muy complicados en este momento, definitivamente lo son y sobre todo porque llevamos años inmersos en un sistema consumista.

Pero poco a poco iremos viendo los pasos para que el proceso sea lo menos doloroso e incómodo, porque también tienes que saber que el minimalismo no es para todos, es solo para aquellos que están dispuestos a experimentar cambios importantes en sus vidas, que como bien saben al principio siempre son complejos, pero luego trae sus gratas recompensas.

¿Cuales son básicamente estás recompensas?

  • Sensación de control y seguridad por saber dónde están las cosas que tienes cuando las necesitas.
  • Sensación de orden con las cosas que tienes.
  • Mejor distribución de los espacios.
  • Más tiempo para dedicárselo a las experiencias que alimentarán tu vida.
  • Disminución del apego material con la intención de generar crecimiento personal.
  • Enfoque en aquellas cosas que realmente dan un sentido a la vida.

Si lo analizas convenientemente, te darás cuenta que la saturación material en la que vivimos nos resta mucha atención en lo que es realmente importante, e incluso si aprendes a dar más que a acumular, tendrás la oportunidad de crear una conciencia plena de tu razón de ser en la vida.

Acumula experiencias, vive y entrégate plenamente a todo lo que te aporte en la vida; es innegable que cuando tienes el control de tu vida en tus manos y no en tus cosas logras una sensación de mayor aprendizaje y conocimiento que puedes transmitir a los demás.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Deja la acumulación de lado y entrégate a un vida enfocada en lo que es verdaderamente importante. Si lo intentas experimentarás una tranquilidad y un crecimiento personal sumamente valioso.

Omar Carreño

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Conoce mi nueva página de Facebook: bloganalisisrealista

Publicidad #SoyProductivo

Artículos Relacionados

Viviendo al amparo del Minimalismo Racional

Cómo ser minimalista en el mundo del consumo

4 Claves para triunfar en el Minimalismo

Minimalismo: Aprende a vivir con lo necesario

El consumo racional minimalista

Minimalismo: Vivir de la mejor manera que puedas hacerlo

Fotografía   de Stock.XCHNG

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *