Pages Navigation Menu

Cómo lograr el crecimiento personal

Para muchos de nosotros las listas de cosas por hacer para lograr algo son excelentes herramientas para ir logrando cambios sustanciales en nuestra vida diaria, tomar los ejemplos de otros y tratar de implementarlos en nuestra vida nos brinda una sensación de que estamos tomando el camino correcto.

Desafortunadamente nadie nos dice claramente lo difícil que será, o que no basta con adquirir determinado artículo para lograr algunos cambios, las ideas están plasmadas ahí y son parte de un todo, pero necesitamos imponer disciplina, constancia, deseo y motivación. Todos estos factores juntos apenas empiezan a mostrarnos una pequeña parte del camino.

El crecimiento personal es algo muy distinto al crecimiento económico y al crecimiento profesional, el primero tiene que ver con el nivel de satisfacción que encuentras en todo lo que haces en y por tu vida, por tu persona para ser mejor en lo que te ha tocado vivir, las otras dos son consecuencias de las decisiones que en torno al crecimiento personal has realizado.

Yo implementé la productividad personal y el minimalismo como dos corrientes que me ayudan a enfocarme en lo que es importante para mí, sin embargo, no todo es perfecto, pueden existir múltiples descalabros en el camino, pero lo importante es siempre retomar el curso del barco.

Creo que nadie ha dicho que lo que es importante en nuestra vida debe ser fácil, sin embargo, todo el sacrificio, todo a lo que se renuncia tiene una recompensa posterior, el verdadero crecimiento personal, se da cuando puedes girar la vista atrás y entonces decir que has logrado algo que para ti era importante.

Lo más complejo es que mientras más vueltas le damos a las cosas, más cosas pensamos que necesitamos implementar y más herramientas necesitamos adquirir, cuando la realidad es que el camino es muy sencillo, tú lo has trazado ya, pero tienes que atreverte a recorrerlo.

El crecimiento personal no es una receta de cocina, es una actitud que asumimos ante la vida, en la que si un día caemos, al siguiente debemos volver a levantarnos, que si un día hacemos algo que de antemano sabemos que va en contra de nuestros objetivos, no por ese desvío debemos tirar todo el proyecto, al contrario, debemos retomar el curso y volver a intentarlo.

Es como quien se emociona con GTD y empieza a crear sus listas de próximas acciones, define sus proyectos, organiza su lista “algún día/quizá” y al poco tiempo vuelve a retomar sus viejos hábitos, dejando todo de lado, pues así ¿como logrará ver el beneficio del sistema?, un revés y todo se va por la borda. Así no son las cosas.

En el caso del minimalismo, quien en cierto momento vuelve a caer en las redes del consumismo al comprarse un artículo que realmente le gustó y ya por eso siente que nunca podrá volver a implementarlo, que ha fracasado y por lo mismo comienza a comprar desesperadamente.

Esos son algunos casos, pero la realidad es que muchos de nosotros estamos siempre enfrascados en tropiezo tras tropiezo y el verdadero crecimiento viene cuando aceptamos esos tropiezos como parte de la vida y a partir de ahí nos aceptamos como seres falibles, para entonces buscar ser cada vez más perfectibles.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Pensar en el crecimiento personal es aceptar y creer que podemos ser mejores de lo que somos hoy, por lo que nos damos la oportunidad de hacer las cosas de una manera mejor.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

No son las herramientas, es tu actitud

Primero tienes que creerlo 

Minimalismo: Todo a la mano

¿Cuántas cosas necesitas?

 Ubicando “Cada cosa en su lugar”

Fotografía de Stock.XCHNG

8 Comments

  1. Hola Omar,

    Sobre todo en cuestiones de minimalismo la verdad me identifico plenamente con las dudas constantes de si estaré desviandome o no. Hay más medios que comprar de volver a estar rodeado de cosas innecesarias y la verdad es que no se puede parar de hacer revisiones periódicas para intentar ver desde lejos qué principios hemos relajado. Un saludo y buena reflexión!

    • Hola Iago,

      Yo te diría que es un proceso de análisis constante, si le asignas a cada cosa un lugar estarás más facultado para ver cuando algo no tendría porqué estar y también aplicar la constante regla de Entra uno sale uno.

      Con este tipo de ideas puedes volver a retomar los criterios para saber en qué situación te encuentras.

      Mil Gracias por tu comentario.

      Saludos,

      Omar Carreño

  2. Hola Omar.

    Estoy muy de acuerdo contigo hermano. Hay un dicho que dice, “Si las cosas que valen la pena fueran fáciles de hacer, cualquiera las haría”.

    Eso de atreverse a recorrer el camino me parece fundamental. Podemos trazar algo pero a la vez tener temor a hacer las cosas, y pues así nunca podremos crecer como personas.

    Creo que socialmente no es bien visto el tropezar, pero el reto es que podamos cambiar nuestra mentalidad y aceptar los tropiezos o fracasos como aprendizajes de vida. Y no temer el volver a intentarlo.

    Me pregunto, ¿cuantos quisieran al final ver atrás y ver que lograron lo importante para ellos?. Todos sin duda. Pero, ¿cuantos pagaran el precio y se atreverán?. Está bien apra reflexionar

    Me motiva este post mucho porque estoy en un proceso así y me he atrevido.

    Gracias por tu post hermano, me gustó.

    Un abrazo.

    • Hola Saeed,

      Definitivamente lo complejo de tomar el camino siempre nos hace dudar si es la realidad que debamos asumir, yo creo que más de uno estamos en la búsqueda de una mejora personal completa, no sentimos identificados con cambios positivos y lo estamos intentando.

      Pero más que intentarlo, debemos hacerlo, luchar siempre por conseguir lo mejor de nosotros hacer que las cosas sucedan y enfrentarnos a ello.

      Definitivamente siempre el precio es lo que nos detiene un poco en cualquier ámbito de nuestra vida.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  3. Con independencia de qué sea lo que necesitas para ser feliz, la gran clave es responderse a la pregunta: ¿Qué? ¿Qué quiero? ¿Que necesito? ¿Qué busco?. Jamás se llega a puerto si no se sabe el destino.

    Saludos

    JC
    http://comomeorganizo.blogspot.com
    Twitter: @ComoMeOrganizo
    Ultima Nota: Cómo escribir una Tarea

    • Hola JC,

      Definitivamente tienes mucha razón, conocer de antemano el qué, para qué y hacia donde vamos es fundamental para generar un crecimiento consistente.

      Estoy en una disyuntiva importante porque yo considero que el hecho de ser feliz es cuestión de un momento, no puede uno definir como una constante, sin embargo esos momentos son los que generan experiencias que nos llevan a tener una vida mejor.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  4. Total sintonia con tus planteamientos, el síndrome de Dióges que todos portamos en diferentes cantidades según cada quien,es nuestra batalla constante.
    Un saludo

    • Hola Avalon,

      Como siempre tus comentarios sencillos y concisos me ayudan a pensar un poco más en el planteamiento mismo del mismo artículo.

      En este caso nos comentas el Síndrome de Diógenes que mencionas me hizo buscar más respuestas y fue así que llegué a este nuevo planteamiento para una mejora constante en todo momento, como bien señalas una batalla constante contra los momentos en que nos salimos del carril.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>