Pages Navigation Menu

Cómo lidiar con un jefe improductivo

He recibido algunos correos electrónicos de amigos lectores que me comparten sus experiencias con jefes que no conocen términos de productividad personal y organización del trabajo, que hacen que los días laborales de quienes buscan ser productivos se vean contaminados por el estrés del superior y que por consiguiente no les permiten mejorar de manera personal.

Esto es un tema común y recurrente, por fortuna puedo presumir que mi Jefa es una persona que si sabe organizarse muy bien y que hace todo por cuidarnos de los “bomberazos” dándonos una gran libertad creativa laboralmente hablando.

Pero lamentablemente no para todos es así, por lo que me puse a reflexionar e investigar casuísticas muy particulares, cuando un jefe no es siquiera organizado y tiene mucha responsabilidad que no sabe cómo manejar, por lo que fácilmente transmite su estrés a sus subordinados.

Si estás o haz estado en esta situación este artículo te ayudará a resolver este tipo de problemáticas paulatinamente, o al menos a aprender a sobrellevarlo de la mejor manera.

Quien ya cuenta con ciertas nociones de productividad personal, sabe que preparar un día laboral requiere de la elaboración de ciertas listas de tareas, de ir planeando y proyectando cómo distribuirá sus actividades y cómo va manejando sus tiempos, esto con la intención de eliminar distracciones y por consiguiente erradicar el estrés.

Pero el estrés como estado de ánimo es tan contagioso que si una persona comienza a transmitirlo a los demás y no se tienen los conocimientos mínimos para canalizarlo uno puede hacerse del estrés del otro e incluso magnificarlo mucho más.

Quiero aclarar que aquí he delimitado el espectro a un jefe – superior jerárquico, pero también puede aplicarse a un cliente potencial para nuestro negocio, así también no es lo mismo referirse a alguien que nos solicita algo, que a un propio subordinado, de eso ya nos hemos referido en otro artículo.

A continuación presento una serie de consejos muy puntuales para poder sobrellevar el estrés de un jefe improductivo:

1. Ocupa bien tu tiempo: Si de por sí estás buscando ser más organizado, pues trata de exprimir al máximo tu día, evita las distracciones y trata de sacar el máximo provecho a tu actuar diario. Esto te dará la oportunidad de estar en un modo activo en caso de alguna eventualidad.

2. Insensibilízate al estrés: Para algunas personas el hecho de ver a una persona estresada es simple causa para estresarse, es su estrés no el tuyo, son sus prisas no las tuyas, da lo mejor de ti, pero no te hagas presa de esa sensación de ansiedad ajena, mantén el control, trata de ser mejor y de que no te afecten los gritos y posibles regaños, no es directamente contra ti, es una forma de hacer catarsis, si no lo entiendes así sufrirás toda tu vida, pero tampoco te vuelvas una pera de boxear, asume todo en un marco lógico y adecuado.

3. Nadie está obligado a lo imposible: Este es un principio del derecho (y yo diría que de la vida misma) que resulta muy aplicable a este caso, si tu jefe es de los que te encarga ciertas actividades y luego te pide otras y otras más, recuerda este principio, no podrás con todo, siempre habrá cosas que hacer, pero no podrás entregar ni desarrollar todas al mismo tiempo, así que acepta que no puedes hacer más de lo que tu capacidad humana te permite y no te vuelvas loco con esta situación.

4. Ponte en su lugar: Cuando desconocías cualquier principio de productividad, bueno si quiera llevar una lista, también tu propio estrés te hacía presa de muchos malos momento, imagínate una persona que tiene que ver muchas más responsabilidades que tú y sin saber cómo organizarlas productivamente, esto puede resultar muy complejo, tu estuviste ahí, así que trata de ser comprensivo, además tú no sabes si atrás de esa actitud hay un problema mucho mayor.

5. Sonríe: ¡Ah caray! Esa no se la esperaban ¿Verdad? Aunque no lo crean, ciertos estudios han comprobado que el poder de una sonrisa real es tan contagioso como el del peor estrés, siempre que te busque tu jefe para darte noticias o solicitarte cosas busca dentro de ti esa sonrisa real que te puede ayudar a sacar una actitud positiva, esto resultará útil para ti y para él, ya que tú mantienes una buena actitud y a él le transmites un poco de tranquilidad.

6. Organiza esas interrupciones: Si las reacciones estresantes de tu jefe son plato de cada día, pues tan simple, hazlas parte de tu planeación diaria, considera un tiempo adecuado para realizar tus actividades cotidianas y estos momentos tómalos como una tarea, pero no dejes que el estrés se apodera de tu mente.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: No hay pretextos para no asumir una actitud productiva, el hecho de estar a las carreras no es el estado normal para hacer las cosas, siempre busca dar lo mejor de ti, pero enfocado en maximizar tu eficacia y reducir el estrés no te hagas presa de la improductividad ajena.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

No trabajes por los demás

El Beneficio del Cambio Productivo

La mejor forma de ser realmente productivos

Controla las Distracciones

Asumir el control productivamente

Fotografía de Stock.XCHNG

12 Comments

  1. ¡Buenísimo! Creo que muchos hemos vivido esta situación. ¡Lo comparto!

    • Hola Ana,

      ¡Muchísimas Gracias amiga! La verdad es que si es un tema común y tal vez con algunas palabras que nos puedan ayudar a comprender más a fondo cómo actuar.

      No podemos controlar el estrés ajeno, sin embargo si podemos aprender a canalizar el propio.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Te mando un gran saludo.

      Omar Carreño

  2. Omar,Viví experiencias así en mi anterior trabajo y la que nunca se me ocurrió fue la num.6! y me hubiera sido muy útil, bueno el hubiera no existe y mejor lo comparto con los que se quedaron. Definitivamente tratar de resolver estas cuestiones en lugar de complicarlas con nuestras malas actitudes hacen el cambio e incrementan nuestras habilidades y aprendizaje. Un abrazo!

    • Hola Astrid,

      La verdad es que todos estamos siempre en constante aprendizaje, al menos ya ahorita conoces algo que podría funcionar, siempre debemos ir un paso adelante.

      Iba a proponer también que si las cosas no mejoran lo mejor es cambiar de aires, por lo que creo que has tomado una decisión correcta, alguna vez leí que si en donde te encuentras simplemente no te hayas no tienes por qué ser mártir, de eso no se trata la vida.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  3. ¡Hola desestresado Omar!

    Coincido con los puntos que compartes, solo le agregaría al 5 el no sonreir durante la conversación con el jefe, esto se vería o como sarcasmo o burla hacia el o ella. Lo mejor es traer la sonrisa desde siempre en cuanto alguién (en este caso el jefe) nos aborde, de esta manera conseguiremos el estado de ánimo propicio en nuestro interlocutor.

    ¡Abrazos cariñosos desde la llena de baches Ensenda!

    • Hola Ricardo,

      Te agradezco muchísimo el complemento, la verdad es que tienes mucha razón, imagínate si alguien está vuelto loco con el estrés va a pensar que te estás burlando de él. Muchas gracias por señalarlo y especificarlo de esa forma.

      Te mando un gran abrazo amigo,

      Saludos,

      Omar Carreño

  4. Hola Omar.

    Este es un post excelente que me encantó, porque es una guía bien práctica y real sobre como enfrentar un caso así.

    Realmente tienes mucha razón cuando dices que hay que ponerse en el lugar de la persona. No es lo más fácil pero bien vale la pena. Muchos jefes tienen problemas familiares, de personalidad, y si le agregas los del trabajo se vuelve algo muy pesado. De tal forma que he visto casos en los que ni cuenta se dan de lo que hacen, porque lo ven tan normal. Si se tiene la oportunidad se le debe de hacer ver. A mi en su momento me lo pidieron y creeme que fue muy bueno el resultado.

    Lo de la sonrisa es algo que no falla. Al menos a mi me ha funcionado. Una sonrisa sincera aparte de ser contagiosa transmite muchas cosas positivas.

    Y finalmente lo de considerar el tiempo para esos casos es simplemente genial. Es de oro ese consejo.

    Por lo que de verdad alguien que siga estos 6 consejos podrá manejar de la mejor forma una situación así.

    Gran post amigo.

    Saludos

    • Hola Saeed,

      Mira que buena reflexión haces amigo, la verdad es que si no todos los jefes se dan cuenta, tienen tantas presiones encima que actúan sin pensar, pero si nosotros aprendemos a diferenciar que una cosa es la cuestión personal (el trato) y otra la laboral, entonces podremos actuar en nuestro beneficio.

      Coincido contigo en que una sonrisa sincera contagia muchas cosas, la verdad es que a mi si me ha funcionado, pero como señala Ricardo, hay que saber en qué momentos se puede sonreír.

      Te agradezco mucho tu percepción del artículo.

      Te mando un gran saludo,

      Omar Carreño

  5. Gran post Omar! Esta situacion, sin miedo a equivocarme, nos pasa al 90% de los mexicanos, la voy a compartir por correo.

    • Hola Tiger,

      La verdad es que sí, yo creo que podemos tratar de actuar con más inteligencia y no dejar que nada realmente sea un pretexto para afectar nuestra productividad.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  6. Hola Omar,

    Primero de todo, enhorabuena por tu artículo, refleja fielmente una situación que he vivido, y que sé que sucede en muchas empresas.
    En mi caso, lo de la sonrisa, y que no estás obligado a lo imposible va a misa, sin duda! Pero lo que hicimos en mi empresa fue aleccionar al jefe.

    Pedimos a la empresa que contratase un software que se llama WorkMeter y que mide la productividad cuando trabajas con ordenador, en función de las aplicaciones que utilizas y si estas son productivas e improductivas. Además, mide las pausas, reuniones (la mayoría improductivas), interrupciones, etc.

    Todo esto genera un mapa de productividad personal y en equipos, que cada empleado puede ver. Con esta información pudimos mostrarle al jefe que su falta de organización nos afecta en la productividad, que convoque las reuniones a primera o última hora para no interrumpir tareas, etc.

    El programa tiene una demo gratuita en su web que recomiendo que prueben, porque el programa también ayuda a uno mismo a darse cuenta de sus buenos y malos hábitos y mejorar la productividad personal. Un saludo!

    • Hola Andres,

      Primero que nada quiero darte la bienvenida a este tu Análisis Realista, la verdad es que un comentario como el tuyo me ha hecho reflexionar en muchas cosas.

      La verdad es que normalmente quienes dirigen un equipo creen que pueden disponer del tiempo y la vida de las personas, eso es algo terrible, pero lo mejor que me ha dejado tu comentario es el tener la posibilidad de exhibir que no se puede pedir productividad cuando colmas a tu gente de distracciones.

      Ese programa que mencionas ya me ha sonado en más de una ocasión, creo que lo probaré para ver qué tal, la realidad es que hay tantos malos hábitos en nuestra conexión laboral y personal que siempre tener datos frescos nos permite ver más allá.

      Mil Gracias por tu comentario.

      Saludos,

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *