Pages Navigation Menu

Cómo liberar nuestra memoria para ser más productivos

Uno de los principales problemas que merman nuestra productividad personal es la confianza que depositamos en nuestra memoria. Son tantas y tantas las cosas que tenemos que recordar y tanta la información que recibimos a cada instante, que en determinado momento nos saturamos y tendemos a olvidar cosas importantes, desde nuestras actividades laborales del día a día, hasta cuestiones personales.

Muchas veces sentimos que tenemos el control de las cosas y que nos podremos acordar de todo aquello que consideramos importante, sin embargo, la verdad es que esto no ocurre así, no somos máquinas y si no logramos sacar de nuestra mente todas aquellas ideas que constituyan próximas acciones, lo más seguro es que tenderemos a ir olvidando lo que tenemos pendiente.

En estas semanas en que he intensificado mi estudio del GTD,  como sistema de productividad, he aprendido la importancia de recopilar, temas que tocaré más profundamente cuando tenga los conocimientos y la práctica necesaria para compartírselos más detalladamente.

Lo que si les puedo decir en este momento, es que David Allen tiene mucha razón en cuanto a que mientras tengamos cosas dando vueltas en nuestra mente, no podremos evitar el estrés, seguir siendo improductivos y por consiguiente no dejaremos de pensar en ello en tanto que no las tengamos en un “sitio seguro”.

Es innegable que entre más responsabilidades tenemos, más compromisos vamos asumiendo y generamos más aspectos que recordar; la única forma de poder mantener el control es utilizando algún elemento “recopilador” de información para posteriormente decidir que tenemos que hacer con ella.

Liberar nuestra mente eliminando de ella todo aquello que en cierta forma se vuelve un “pendiente”, es la mejor forma de brindar espacio a nueva información que a la vez nos permite mantener la concentración, gestionar la creatividad y desarrollar mejor nuestros proyectos.

Para lograr un adecuado funcionamiento de nuestra productividad personal liberando nuestra memoria recomiendo lo siguiente:

1. Habituarnos a anotar todos aquellos compromisos o pendientes que tengamos: Es muy importante hacernos el difícil hábito de escribir siempre todo aquello a lo que le tengamos que dirigir una próxima acción, esta es la forma más sencilla para depositar en un medio físico o electrónico ajeno a nuestra mente todo lo que tenemos que gestionar.

Yo uso mi iPod Touch o mi teléfono celular para todas aquellas cosas que tengo pendientes y las anoto o las grabo tan pronto me llegan a la mente, hay unas aplicaciones sumamente interesantes que te permiten gestionar adecuadamente tus próximas acciones.

2. Aprender a organizar nuestra vida eficientemente: Los folders, las carpetas, las bandejas de entrada, los cajones, el recordatorio del teléfono móvil, todo se ha creado para algo; llevando un buen sistema de organización personal, archivando adecuadamente nuestros documentos, manteniendo un orden en nuestros documentos físicos o electrónicos, podremos desprendernos de un cúmulo de “cosas” que giran a nuestro alrededor esperando ser procesados.

Desde hace unas semanas conseguí una caja de las que se usan para vender hojas y ahí puse unos folders debidamente rubricados en donde distribuyo la información de mi banco, de mi teléfono celular, documentos importantes de la casa y algunos papeles del seguro, cada vez que me llega un nuevo documento, lo guardo en su folder correspondiente y de esta forma sé que está donde tiene que estar. Simple, sencillo, económico y todo organizado.

3. Enfócate en lo importante: Incorporo este brillante principio minimalista porque creo que es una muy buena forma de poder lograr un balance productivo que nos permita liberar nuestra mente, cuando tienes bien definido lo que es importante para ti, te será mucho más fácil aprender a gestionar tus compromisos y descartar de plano aquello que no está dentro de tu margen de acción.

4. Sé creativo: El ser productivo implica actuar con la intención de lograr cambios positivos e incorporar hábitos que te ayuden a mejorar; mantente pensando constantemente en la forma en la que podrías simplificar tus acciones, ya sea con recordatorios físicos, las listas de acciones basadas en contextos específicos, etc.; por ejemplo a mi me funciona dejar un Código o una Ley frente al teclado de la computadora cuando sé que tengo que leer algunas disposiciones al día siguiente.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Confiar en nuestra memoria, para llevar a cabo nuestras actividades diarias, constituye un riesgo muy alto para poder ser productivos, empecemos por lo básico y hagamos un registro de todo aquello que tengamos que recordar, es una buena forma de cuidar todos los frentes.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos Relacionados

¿Por qué ser productivos?

Productividad Personal: Empecemos por “hacer”

Productividad Personal: Modifica tus hábitos

Fotografía de Stock.XCHNG

15 Comments

  1. Si te es posible busca un escáner para digitalizar toda la documentación. Aunque puede que no sirvan de prueba en un juicio, sí servirán en la mayoría de las ocasiones y es mucho más fácil buscar un dato así.

    • Hola Miguel,

      ¡Muchas gracias por el consejo! Como bien dices hay información que no se puede digitalizar, sin embargo creo que tienes toda la razón es mucho más fácil guardarla, encontrarla y recopilarla en electrónico; con relación a la información que guardo en casa ya sabes que hay cosas que se tienen que guardar por un año, pero fuera de ese tiempo, gracias y ahí nos vemos, la desecho.

      Te agradezco como siempre por tu apoyo a este proyecto.

      Saludos,

      Omar Carreño

  2. Lo importante de la memoria es siempre commo se guarda la información y no como se recoje. De ahí que cuando intentamos crear asociaciones al memorizar, nos resulte más fácil el recordar. En la memoria hay que confiar, pero no por fe, sino porque la tenemos entrenada y le dedicamos su tiempo. La ventaja: paga de sobras lo invertido.

    Un saludo.

    • Hola Iago,

      Fíjate que apenas hoy leí tu post sobre los ejercicio para entrenar la memoria y creo que con lo que refieres de la asociación es un forma muy sencilla para lograr encontrar una correcta adecuación de la memoria a lo que hacemos todos los días. Sinceramente es mucho más sencillo tratar de recopilar, pero creo que una combinación de ambas cosas vale mucho la pena.

      Mil Gracias por tu apreciación, siempre es agradable recibir tus comentarios cuando los temas son perfectibles.

      Saludos,

      Omar Carreño

  3. En Strange Days, una película de los 90’s, dicen: “La memoria está diseñada para desaparecer con el tiempo”. Y estoy muy de acuerdo.

    El peor sistema de almacenamiento que existe es la memoria humana porque está sujeta a cambios y a que se le agreguen experiencias, sueños y fantasías.

    Entonces si uno deja a la memoria la junta de mañana a las 11 AM, y por la noche soñamos con la junta, este sueño agrega piezas de información irreal a la memoria. Y tengo muuuuuchos ejemplos así.

    Si no llevo registro de fechas, peticiones o comentarios relevantes, lo olvido en menos tiempo en el que Domino’s entrega una pizza.

    A mi no me funciona el GTD porque es demasiado burocrático para un diseñador/creativo/escritor, pero en lo que sí concuerdo es en anotar todo y desarrollar un buen sistema de to-do.

    Gran artículo, como siempre!

    • Hola Hermano,

      Disfruto mucho de un comentario tan honesto como el tuyo en cuanto al GTD, creo que es válido interpretar y elegir los sistemas que nos funcionen a cada quien, eso es tener bien claros los elementos que en verdad ocupamos.

      Tu interpretación del artículo me pareció sumamente interesante en cuanto a que en verdad la memoria acumula aspectos adicionales de los cuales en ocasiones no tenemos ningún control, así es nuestra mente y se aprecia su capacidad, pero muchas veces no es de confianza.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  4. Hola Omar:

    Me alegra que estés profundizando en el sistema GTD. No me considero una GeTeDeísta pura, pues tengo aún mucho que aprender.Pero tener todo recopilado y anotado te da una magnífica sensación de liberación y al mismo tiempo de control.
    Un abrazo,
    Montse

    • Hola Montse,

      Me siento exactamente así, todavía estoy en el proceso de aprendizaje, que creo es el más complejo, no me siento mal de reconocerlo, pues hay momentos en los que nos toca aprender y luego enseñar, este sistema me está brindando la oportunidad de encontrar un balance en todos los aspectos de mi vida.

      Coincido contigo en cuanto a la sensación de liberación y control, que a mi me permiten reducir estrés por evitar cualquier circunstancia que se pueda escurrir de mi memoria.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  5. Para mi apuntarlas cosas es un papel o añadir una nota en Evernote es una liberación. Si dejo algo en mi cabeza sólo pueden pasar dos cosas:
    1. Que me olvide completamente y hasta que alguien no me avise no volveré a recordarlo.
    2. Que lo tenga dando vueltas en mi mente y no me deje concentrarme en la tarea que estoy intentando realizar.

    Yo intento apuntarlas siempre!

    • Hola Jordi,

      Creo que esas dos consecuencias que mencionas son las más importantes y por las cuales pasamos todos en distintas etapas, sinceramente es un gran alivio tener las cosas en orden y apuntar todo en cada momento es un excelente ejercicio para llevar a cabo una organización plena.

      La concentración total solo es posible cuando realmente nos enfocamos en lo que estamos haciendo, no sé en verdad cómo pude vivir tanto tiempo sin aplicar este pequeño sistema tan sencillo para recordar las cosas.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  6. Hola

    Creo sinceramente que el hecho de anotar los pendientes no resuelve demasiado.

    Si somos procastinadores, los datos se quedarán anotados pero no los resolveremos.

    Si somos obssesivos, aunque los anotemos, darán vuelta por nuestras cabezas.

    Si los vamos resolviendo es que tenemos capacidad de planeación, … y si la tenemos, seguramente ya teníamos desde antes un método para recordar las cosas.

    Lo importante es nuestra capacidad resolutiva, nuestra posibilidad de no posponer, de no tardar demasiado en cada asunto, de no tener pendientes que nos abruman pero poca capacidad resolutiva. A veces una agenda de pendientes en alguien con un trastorno obsesivo se convierte en algo que no lo va a dejar desprender su mente de ella, la va a consultar y aumentar a cada momento en lugar de vivir la parte que puede ser espontánea de la vida diaria.

    Yo creo qeu una agenda es muy útil para aquél que tiene una mente “sana”, si no, no sirve de casi nada.

    Un abrazo.

    • Hola Noemí,

      Me encantó tu apreciación sobre este artículo y creo que tienes mucha razón al respecto, sin embargo habrá a quienes el aprender ciertos aspectos le permitirán llevar un orden más fehaciente de lo que tiene pendiente por delante, permitiéndole organizarse mejor.

      Creo que es muy aceptable lo que señalas, pero también siento que algo se debe hacer, quien procastina tiene que esforzarse por dejar de hacerlo, pero también debe conocer qué puede hacer para dejar de hacerlo, quien es obsesivo (tal vez como era yo antes) puede aprender a desligarse un poco más de sus pendientes si confía en que ha dejado “resguardado” aquello que tiene que recordar.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  7. En mi corta experiencia productiva, si que creo que es bueno y necesario anotar las ideas, citas, tareas, etc. en un medio físico que no sea nuestro cerebro, ya que, éste se recaliente y acaba por no ayudarnos en los momento críticos.
    Lo que más me cuesta, es el proceso de recopilar, procesar y analizar. Y aunque llevo un móvil, una libreta, etc., a veces se me olvida anotar alguna tarea, algún pensamiento o alguna cita.

    Creo que la clave está en conseguir realizar todas estas acciones de forma automática (hábitos) y ahí es donde está la clave.

    Gracias por los consejos.

    • Hola Daniel,

      Coincido plenamente contigo el habituarnos a plasmar nuestras ideas, tan pronto nos llegan a la mente es un proceso sumamente interesante que requiere de mucho tiempo, porque normalmente no es algo que veamos como prioritario.

      Los mejores hábitos que podemos adquirir son aquellos que nos invitan a mejorar y creo fervientemente que el sacar las cosas de nuestra mente es uno de esos cambios que nos brinda lo mejor.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  8. ¡Hola mnemónico Omar!

    Siempre vale más pálida tinta que brillante memoria. Y como bien comenta Noemi, de nada sirve si no se actua en conformidad… pero esa es la intención de tu atinada entrada, el animarnos a no depender de la memoria para nuestro dario quehacer.

    ¡Enhorabuena, felíz Omar!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Puntos fundamentales para mejorar nuestro actuar diario | ANÁLISIS REALISTA | Productividad y minimalismo - [...] problemas de falta de organización cada vez se irán haciendo menos, por lo que es importante no confiarnos en …

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>