Pages Navigation Menu

Cómo enfrentar una época de crisis en tu trabajo

 estres-laboral-2

Existen momentos en los que nos toca enfrentarnos a situaciones complicadas en cuestiones de trabajo, por ejemplo se juntan los tiempos de entrega, llegan nuevos proyectos, tal vez te asignen nuevas responsabilidades o muy probablemente sobreviviste a un recorte de personal y te quedas con las tareas de quienes se tuvieron que ir.

En algunos momentos de mi vida me ha tocado pasar por alguna de las situaciones que te acabo de mencionar en el párrafo anterior, sin embargo, he de confesar que siempre que llega una época complicada se aprenden muchas cosas nuevas y vas aprendiendo a surcar mejor las adversidades.

En esta ocasión quiero compartirles lo que me está tocando vivir en las últimas semanas, y luego cómo estoy enfrentando esta situación.

Por principio de cuentas, a lo largo de este año he tenido la oportunidad de formar parte de uno de los proyectos más importantes de la Dirección en la que trabajo, ya que derivado de una reforma constitucional nuestra norma estatutaria tiene que ser reconstruida desde sus cimientos e incorporar nuevas funciones de índole nacional.

Aunque se lee muy aburrido, la verdad de las cosas es que es una actividad en la que exploto mis habilidades técnicas, mis técnicas de escritura y la organización documental de una manera muy interesante, porque una de mis grandes ventajas es tener alguna facilidad en el manejo técnico de la información con mis conocimientos jurídicos, lo cual hace más sencillo ir construyendo una gran norma con todas las versiones y los cambios que se deben ir incorporando.

Es la segunda ocasión en la que tengo el honor de estar involucrado en un proyecto así, pues en el 2009 también estuve en el equipo redactor del Estatuto que se publicó en 2010.

De manera paralela, como ya les había compartido hace unas semanas, actualmente acabo de tomar las riendas de una Jefatura, lo cual también cambió todo mi escenario ya que aunado a las actividades que traía con la reforma estatutaria estoy aprendiendo día con día sobre mis nuevas responsabilidades, aquí estoy en el cierre de los proyectos del área y cuando trato de explicar lo que estoy viviendo, lo hago de la siguiente forma:

Imaginen que me he subido a un tren que va a 80 kilómetros por hora, no se detuvo para esperarme, sino que me subí con él en marcha y me dijeron:

La aguja no puede bajar de 80 km/hr.

El problema era que ¡No sabía operar el tren!

Así que pasé algunas semanas tratando de tomar el control y ya en este momento empiezo a hacerlo.

Lo más interesante de todo esto es que ¡Estoy inmerso en los dos proyectos! Así que se podrán imaginar cómo han sido estas últimas semanas, sobre todo considerando que ya se viene el cierre del proyecto del Estatuto el último día de este mes de octubre.

De ahí que no haya escrito nada la semana pasada, que mi cuenta de Twitter esté a punto de reventar, que no he podido contestar a muchos pendientes referentes al blog y que aunque lo anuncié no tuve oportunidad de impartir una edición más del curso de “Construyendo la mejor versión de ti mismo” el pasado domingo 11 de octubre como lo había prometido.

Ante todo este escenario la verdad de las cosas es que tampoco me estoy muriendo, ni mucho menos desgarrando las venas, al contrario, es una gran oportunidad personal y profesional, sí claro que hay sacrificios y aunque así lo puse en el título del artículo, la verdad de las cosas es que no es para mí propiamente una crisis, es una consecuencia lógica de algo: “De buscar hacer bien las cosas que me corresponde hacer con base en mis hábitos productivos”.

aumentartolerancia1

Y es que ¿saben algo? Ellos (mis jefes) saben que puedo con esto, yo también lo sé, y esto es así porque tengo bien claras las cosas que son más importantes en mi vida, buscando mantener un equilibrio en todas las esferas en las que estoy involucrado.

La verdad es que en el momento que escribo todo esto, siendo las siete y media de la mañana del sábado 10 de octubre, estoy haciendo una catarsis muy positiva ya que me permite medir los resultados de mi desempeño, compartir mi experiencia y decirles la mejor manera de enfrentarnos a situaciones similares.

Aquí les comparto entonces la forma para enfrentar una época de crisis:

Organiza adecuadamente tu sistema productivo: Este será el momento en el que tener un buen sistema productivo podrá sacarte de todos los apuros que puedas tener; la productividad sirve para eliminar el estrés porque sabiendo lo que tienes que hacer, puedes gestionar mejor tu atención en lo importante.

Evita las distracciones: Para una persona que escribe y promociona sus artículos en las redes sociales decir esto es un balazo en el pie, pero cuando estás en crisis las redes sociales no son la solución a tu estrés, son quitatiempo, igual navegar buscando “nada”, o distraerte mil horas viendo cosas en la televisión que no tienen ningún sentido, así que evita las distracciones al máximo de tu capacidad.

Enfócate en lo verdaderamente importante: Soy esposo, padre, hijo y amigo; esos son los rubros más importantes de mi vida y definitivamente si quiero lograr tener tiempo para esto que es importante para mí, mi enfoque debe estar perfectamente delimitado y orientado hacia eso, por lo que dicho enfoque me debe permitir establecer las vías para poder disfrutar estos aspectos.

Valora el tiempo que pasas con tu familia: En franca relación con el punto anterior, si voy a estar con mi familia, lo haré intensamente, aprovecho cada instante y cada momento al lado de ellos, lo que puedo disfrutar a su lado es lo que genera momentos y motivación a mi vida para seguir y seguir adelante.

No descuides otros aspectos relevantes: Es muy común que cuando estamos en momentos de saturación descuidamos otros ámbitos relevantes de nuestra vida, así que siempre fíjate en las fechas y no pierdas de vista tus compromisos a cierto día, esto puede generar consecuencias importantes, y en ese sentido me refiero a celebraciones, pagos y otros compromisos que no tengan nada que ver con tu trabajo.

Aprovecha todo tu tiempo: Puede ser que creas que nunca tienes tiempo, sin embargo, se trata de aprender a aprovechar cada momento para generar espacio para lo que es importante, en este sentido bien podrías madrugar un poquito o limitarte en algunos rubros para poder generar adecuadamente tus proyectos.

Posterga lo que sea importante y requiera toda tu atención: A veces esta parte duele y mucho, sin embargo yo me rijo con el lema de que “lo que vale la pena de hacer, vale la pena hacerlo bien”, en este sentido, si no vas a poder dedicarle el tiempo necesarios a tus cosas para hacerlas bien, mejor postérgalas para un mejor momento; para mí por ejemplo los cursos de “Construyendo la mejor versión de ti mismo” son algo sumamente importante, que requiere de mucha dedicación y tiempo de promoción, entonces si en este momento no tengo los tiempos necesarios para hacerlo bien, mejor lo dejo para cuando le pueda dedicar lo que se necesita para tener una adecuada concurrencia.

Mi Análisis Realista del día de hoy: Debemos aceptar el hecho de que “no hay mal que dure 100 años” así que para que podamos salir de nuestro pequeño atolladero, la única forma de hacerlo es con toda la concentración y el trabajo adecuado, piensa que para salir avante de la “crisis” no hay más que hacer lo que te corresponde y hacerlo bien.

Omar Carreño 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

2 Comments

  1. Excelentes recomendaciones Omar. Llegan preciso en el momento que más lo necesito.

  2. Muy buen post amigo. Gracias por compartir.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>