Pages Navigation Menu

Cómo dejar de olvidar cosas importantes

 caveman

Soy un adicto de escribir, la verdad es que se ha vuelto parte de mi vida, ya sea en las notas de mi teléfono o en una nota rápida en mi bloc no me canso de hacerlo, simplemente lo prefiero, prefiero invertir unos cuantos segundos redactando pequeñas notas que después perder mucho más tiempo tratando de recordar lo que debí haber anotado, o peor aún, sufrir las consecuencias de no hacer algo que ha quedado pendiente.

Me he dado cuenta que el hecho de confiar ciegamente en nuestra memoria puede traer consecuencias muy costosas, por lo que una parte fundamental de la gestión personal radica en dejarle lo menos a esta función del cerebro.

Y quiero aclarar algo, no es que nuestra memoria sea traicionera, lo que ocurre es que la estamos forzando demasiado.

¡Es verdad! Aunque el hombre ha evolucionado debemos analizar a nuestros antepasados, y quiero que te remontes a las escenas de los hombres de las cavernas, la prioridad establecida era sobrevivir, creo que eso muy difícilmente se les iba a olvidar.

Las cosas que debían recordar era muy monótonas, conseguir cobijo, entender su naturaleza, cuidar de los suyos y al salir su lanza como única herramienta de trabajo (en el caso de los hombres).

¿Qué hacían ellos? Llevar una vida muy simple, enfocada y temerosa.

Con la evolución ¿Qué tenemos? Según yo un poco más de confianza, menos temores, pero a la vez mucha más saturación, muchas más cosas que aprender y qué hacer, entonces vamos metiéndole más y más información al disco duro.

¡Por eso nos estresamos! Vamos mecanizando muchas actividades, manejar por ejemplo, escribir, nos aprendemos de memoria algunos datos relevantes, pero en general son tantas las cosas que debemos recordar que nos vamos saturando mucho.

No debes confiar en tu memoria porque esta te puede fallar, puede darle más importancia a pequeños detalles y de pronto ¡ZAS! Tu mente ya ocupó el espacio destinado para algo importante y se perdió en el limbo.

Tal vez esa idea que pasó por tu mente era la solución a todos tus problemas, pero ahora nunca lo sabrás y no lo sabrás porque en tu cabeza solo están cosas como:

Comprar la leche para el bebé, pagar las tarjetas, el próximo aniversario, la reunión del viernes, los datos que van en la presentación, el pago de la tenencia vehicular, el tema del próximo artículo que se te cruzó por la mente, etc.

Entonces si queremos tener la capacidad para recordar todo lo que hay que hacer, debemos acudir a herramientas externas que se encarguen de capturar esos datos, liberar la presión del cerebro y ponerlo todo en un mismo lugar, la famosa Bandeja de entrada.

Pero no sólo se trata de anotar y dejarlo todo en la bandeja, se trata de anotar cosas y darnos tiempo para ir organizándolo, para que posteriormente sepamos lo que tenemos que hacer.

Habrá quienes digan que esto es un trabajo adicional, pero la verdad vale mucho la pena.

Es muy fácil tener todo en orden cuando lo anotas y luego lo gestionas o lo procesas, por ejemplo cuando capturo alguna nota con mi iphone, con la pena el teléfono va a parar a la bandeja de entrada, eso hace que me apure en procesar la información que ahí tiene y anotarla en donde debe ir, que puede ser en los recordatorios del teléfono, en mi agenda, en mi lista de tareas o próximas acciones, o en la lista de la compra.

¿Mucho trabajo? Para nada, se trata de que cada tema vaya a su lugar, así de simple.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Ya no puedo ser aquel cavernícola, soy un hombre moderno, ya no tengo lanza, ahora tengo un portafolio, ya no uso pieles de animal para cubrir mi cuerpo, ahora uso un traje, pero quiero que mi mente se enfoque en lo importante así que debo vivir más simple . No debo recordarlo todo, solo lo importante.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *