Pages Navigation Menu

Cómo convertirte en un consumidor responsable

 

 

Como cada año, el pasado fin de semana se celebró el famoso “Buen fin” que es la versión mexicana del tan conocido Black Friday de los Estados Unidos. Es una práctica que se ha vuelto ya común en el puente vacacional de la conmemoración de la Revolución Mexicana, el último antes de la llegada de la Navidad.

Honestamente es un ejercicio económico que año con año veo pasar sin pena ni gloria, ya que para mí el consumo es un aspecto más de necesidad que de ofertas en sí mismas. Por lo que este año sobre el tema particular sólo emitiré el siguiente juicio, es bueno porque pretende reactivar la economía nacional mediante pagos parciales de las mercancías y es malo si te consideras un comprador compulsivo.

Sobre este segundo punto será sobre lo que escribiré hoy, habemos diferentes tipos de personas, pero hay un efecto común en muchos de nosotros y es que tenemos debilidad sobre cierto tipo de cosas, esta debilidad adquisitiva nos impide ver el entorno con claridad. La adquisición desmesurada es un problema que implica una gran cantidad de factores, gastos imprevistos, frustración, arrepentimiento y descompensación emocional.

En mi criterio, esta es suficiente razón para iniciar un análisis de nuestro sistema de consumo, si, así como lo lees, el consumo puede sistematizarse para que no genere todos esos sentimientos en tu persona.

Si ya caíste en la tentación y estás en la etapa de arrepentimiento por todo lo que adquiriste y saldarás con tu próximo aguinaldo, a continuación te daré la forma de convertirte en un consumidor responsable.

El Minimalismo nos enseña que no debemos adquirir más cosas de las que necesitamos, se trata de aprender a vivir con aquello que realmente ocupamos y no saturar nuestros espacios. En el proceso debemos aprender ciertas reglas que nos ayudarán a mantener nuestros objetivos claros y firmes, las siguientes son algunas ideas que te ayudarán a mejorar aspectos muy puntuales de tus hábitos de consumo.

Antes de comprar:

Revisa bien las cosas que ya posees, en muchos casos lo que tienes ya satisface adecuadamente la necesidad que buscas cubrir.

Verifica que lo que quieres comprar sea algo que realmente necesites, a veces por seguir alguna tendencia, creas en tu mente una falsa necesidad que debes aprender a identificar.

Busca la razón que te esté orillando a realizar la adquisición que tienes pensada y no te precipites en justificaciones, en muchas ocasiones nuestra cerebro reptiliano, aquel que actúa por impulso, nos lleva a tomar decisiones sobre aspectos de los que después normalmente nos arrepentimos.

Analiza tus finanzas para saber si lo que estás tramando no te traerá dolores de cabeza financieros el día de mañana, ese mismo cerebro reptiliano y consumista te privará del beneficio de racionalizar adecuadamente tus gastos, nunca dispongas de dinero que todavía no tienes.

Toma un tiempo fuera antes de comprar, esto es sumamente importante en el proceso de análisis previo a la decisión de comprar algo, deja pasar unos días, vive normalmente, no pienses en aquello que dices que quieres, revisa si al cabo de unos cinco días, todavía estás interesado o si la necesidad que dices se ha incrementado.

En el caso de que hayas decidido terminar comprando aquello que necesitas, la primera etapa ha concluido, entonces llegamos a la siguiente fase.

Durante el proceso de compra:

Realiza un comparativo entre las diferentes opciones del mercado, por más que creas que necesitas adquirir cierto producto de determinada marca, date la oportunidad de buscar e investigar adecuadamente.

Compara precios en distintos establecimientos, no te precipites con el primero que veas, haz que tu compra sea razonada y conveniente para ti y tu bolsillo.

Sé paciente, muchas veces el producto que quieres baja de precio si dejas pasar unas semanas más, o si alguna persona te lo puede traer de algún otro lado, si tienes esta posibilidad explórala tranquilamente.

Paga en efectivo, es muy fácil realizar compras y gastar dinero cuando sólo lo haces con el poder de tu firma, pero si te obligas a pagar en efectivo sentirás más fuerte el proceso en sí mismo y te hará valorar lo que acabas de adquirir.

Evita las promociones a meses sin interés o pagos en parcialidades, la verdad es que no es una promoción que te apoye de alguna forma y cuando se te acumulan varias, empiezas a tener muchas otras presiones que no necesitas.

Después del proceso de compra:

Tendrás que hacer espacio para lo que acabas de adquirir, entonces deberás aplicar la técnica de que entra uno y sale uno, que quiere decir que de lo que ya posees tienes que elegir algo y dejarlo ir. Esto te ayudará a tener exclusivamente aquellas cosas que realmente necesitas y a hacer un compromiso contigo mismo para cuidar lo que posees y dejar ir aquello que no necesitas.

Acepta las consecuencias de tus acciones y no empieces a arrepentirte por lo que has hecho, si tomaste todas las previsiones que te comenté entonces habrás pasados por varios filtros que debieran haberte hecho claudicar de tu deseo de compra y habrás hecho una adquisición responsable.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Si quieres ser un consumidor responsable debes aprender una máxima de la vida, el mejor consumidor es quien evita comprar impulsivamente y razona la necesidad de las cosas.

Omar Carreño

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

One Comment

  1. buen articulo amigo, muy interesante, saludos desde mexico.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *