Pages Navigation Menu

Cómo controlar el impulso de compra  

 Excited Shopping Woman isolated on white

En cuanto a nuestras posesiones, el Minimalismo tiene dos vertientes muy claras, lo que ya tenemos y lo que vamos a adquirir.

De nada sirve eliminar aquello que no utilizamos si no cambiamos también nuestros hábitos de consumo.

Esto tiene varias perspectivas, la primera de ellas es que más allá de un título (Minimalista o no) la persona que desea eliminar de su vida la presión de la vida material para poder enfocarse en cosas de verdadero valor, debe aprender a cambiar sus hábitos de compra, ya que el proceso adquisitivo es el primer instante para ingresar a nuestra vida cosas que no se necesitan.

La segunda perspectiva es que una vida más enfocada en lo verdaderamente importante sostiene que tus recursos son limitados y en tanto ellos son valiosos para “hacer” cosas que llenen tu vida de sentido, no está bien gastarlos en cosas que no te aportan ningún valor.

La tercera perspectiva es que lo que se hace con base en impulsos normalmente no tiene buenos resultados, pues luego viene una etapa de arrepentimiento por la falta de racionalidad.

Quiero compartir con ustedes algo que expuse el pasado 11 de julio en la primera edición del curso “Construyendo la mejor versión de ti mismo”.

Cuando llegué a la parte de Minimalismo, dije que me había estado reservando el deseo de comprarle a Santiago un carrito de esos en los que lo sientas y tú lo vas empujando casi como si fuera una pequeña carreola, con la diferencia de que esta era un Audi a escala.

También dije en tono de broma que lo más seguro era que no tardaría mucho en ir corriendo a comprárselo pues ya había pasado mucho tiempo desde que lo vi la primera vez y que ya había controlado mi impulso de compra, seguía pensando en ello y que se lo quería comprar.

Pues bien al paso de las semanas, no se lo he comprado y como lo veo, tal vez aunque es algo que QUIERO comprarle, puede ser algo que no le compre.

¿Por qué? Simplemente porque veo que hay otras prioridades y que la verdad no sé ni cada cuánto lo podremos usar realmente y por si fuera poco no es algo práctico, es simplemente un deseo de compra de un papá primerizo a su pequeño chiquillo.

Pues bien, como podrás ver esto no tiene nada que ver con aspectos de minimalismo, de dinero, ni de utilidad, es más que nada control en el impulso de compra. Que vale la pena aclararlo, todavía no sé si en algún momento caeré o no, todo depende…

Para controlar nuestros impulsos de comprar es necesario revisar adecuadamente estos puntos.

Piensa en el bien mayor.

Cuando estás frente a algo que “quieres” normalmente no te das la oportunidad de pensar en nada, tu cerebro se “bloquea” y solo quieres adquirir eso que tú piensas que necesitas, toma un respiro, piensa en aquello que tenga mayor peso para ti, así podrás tranquilizar tu impulso y tomar decisiones más razonadas.

No te expongas a tentaciones.

Si realmente quieres evitar los impulsos de compra no vayas a los lugares que son tentadores para ti, para mí por ejemplo cada vez que me asomo a la Itunes Store sé que puedo encontrar una película en oferta y que tal vez me “aloque” comprando cosas que luego están gratuitamente en Netflix (Ya me ha pasado). Por eso mejor me omito de pasar a saludar las películas hasta que hay algo que realmente me interesa…

Analiza adecuadamente el destino de tus recursos.

Cuando haces un presupuesto es mucho más fácil conocer a qué vas a destinar los recursos que tienes, por lo tanto, aquello que llegue de manera impulsiva no debería tener un lugar en tu espacio, y no, no quiero decir con esto que no es bueno de repente caer en cuestiones impulsivas, pero si hacemos de esto nuestros hábitos, estamos realmente fritos.

Toma el control por al menos cinco minutos.

Muchas veces bastan cinco minutos para que te puedas dar una idea de si realmente quieres algo o es simplemente tu impulso, la verdad de las cosas es que sin esta pausa, empieza dentro de nosotros toda la mecánica de compra y entonces ya es más difícil detenerla.

Estudia el producto.

En ocasiones no te das ni siquiera la oportunidad de analizar lo que estás comprando, crees que es para ti y de pronto te das cuenta que ni siquiera cumple con las especificaciones de algo que tú necesites, esto no es nada raro si ves que cada vez la oferta de productos es mucho más grande cada día, estudia el producto y compra cosas que realmente te sirvan, cuando realmente tengas que hacerlo.

Olvídate de vergüenzas.

Me ha tocado ver gente que termina comprando algo porque le avergüenza “arrepentirse” con quien vende, “es que ya me enseñó varias, ni modo que me vaya”. Pues bien, déjame decirte algo, para la persona que vende eres un cliente más y sólo requiere tu dinero, si algo no te convence, o tienes que reflexionarlo, mejor enfócate bien.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: El impulso de compra es una sensación natural que viene aparejada de un proceso mercadológico que entra en tu cabeza, si muchas veces no estás convencido de algo, mejor no lo hagas, es más fácil arrepentirte de una compra no hecha que de una compra innecesaria.

Omar Carreño

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Nuevas fechas para el Curso Taller: Construyendo la Mejor Versión de ti mismo:

Ciudad de México 08 de agosto de 2015. Para información da click “aquí“.

Boca del Río, Veracruz 29 de agosto de 2015. Para información da click “aquí“.

Para conocer información general del Curso da click en la siguiente imagen.

Imagen inicial

 

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Conoce mi nueva página de Facebook: bloganalisisrealista

Publicidad #SoyProductivo

 

 

Artículos Relacionados

4 Claves para triunfar en el Minimalismo

Estrategias para controlar al acumulador que llevas dentro 

Minimalismo: Aprende a vivir con lo necesario

El consumo racional minimalista

Minimalismo: Vivir de la mejor manera que puedas hacerlo

Fotografía   de Stock.XCHNG

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>