Pages Navigation Menu

Cómo controlar a tu Yo Compulsivo

 Comedor Compulsivo

Vamos por partes, todos tenemos un Yo Compulsivo, si no lo tienes es porque ya has aprendido a controlarlo, pero creo que eso todavía está en proceso para muchas personas que como yo seguimos encontrándonos en un cierto nivel de autoconocimiento o si no la simple idea reconocer que podemos estar mejor.

Aquellas personas que no están leyendo esto, ni siquiera reconocen que están coexistiendo con su Yo Compulsivo, es parte de su vida cotidiana y lo ven como algo normal, sin embargo no, la compulsión entendida como una inclinación, pasión vehemente por algo o alguien no es un comportamiento normal.

Todos somos compulsivos a algo, ya sea a la comida, a las compras de ciertos artículos, al trabajo, a los gadgets, a las fiestas, a los vicios, a las bajas pasiones, a los deportes, a la televisión, etc.

Es una debilidad, una fuerza supuestamente incontrolable que nos controla y de la cual a sabiendas que nada en exceso es correcto la seguimos repitiendo normalmente.

Pues bien, como lo he dicho, todos sin excepción y a distintos niveles tenemos una compulsión hacia algo, tenemos un Yo Compulsivo que nos lleva a hacer ciertas cosas de manera excesiva, innecesaria y además dañina que nos puede llegar a afectar en alguna de las esferas de nuestra vida, por cierto si dices que no lo tienes, no te preocupes es que todavía no lo aceptas.

El Yo Compulsivo está ahí diariamente, vive con nosotros, se encuentra en letargo mientras que no lo pongas en su situación comprometida, es decir, aquella en la cual revienta y nos controla, a partir de ese momento creemos que tenemos que hacer las cosas como él determina rompiendo todo nuestro esquema, alejándonos de nuestra conciencia.

Para lograr controlar a nuestro Yo Compulsivo lo más importante es aprender a escuchar a los demás, para nosotros lo que hacemos es correcto, el Yo Compulsivo que nos lleva a comer cuatro helados de chocolate después de una gran comida, nos alienta diciéndonos que es divertido, nos justificamos con bromas frente a quienes nos rodean, pero la realidad es que no hacemos caso.

Aquellas personas que se preocupan por nosotros siempre verán en nuestras compulsiones algo extraño, nos lo harán saber de manera fuerte, sin embargo si dejamos de tomarlo como una imposición y lo vemos como una crítica constructiva, estaremos dando el primer y más importante de los pasos.

A continuación debemos escucharnos a nosotros mismos realmente, ya que es un hecho que cuando hacemos algo que sale de lo normal, nuestro cuerpo, nuestro ser nos los avisa a modo de conciencia (esa vocecita bajita interior que normalmente tratamos de acallar) o bien con alguna enfermedad indicativa de nuestro problema.

Es evidente que ubicando el problema debemos buscar la solución, pues para lograr controlar nuestras compulsiones no hay nada más radical que no llevándonos a la situación comprometida, a lo que me dirán “¡Qué fácil lo dices!” y ¡No! No es fácil en absoluto, pero la realidad es que esa es la primera forma de empezar.

Tu autocontrol está determinado por la forma en la que asumes ese tipo de momentos, por lo que la decisión inicial debe venir de un proceso consciente de tu parte, en el cual con lo que has podido escuchar aceptes que hay cosas que debes cambiar para tener una vida mejor.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: No podemos controlar los factores externos que determinan la explosión de nuestro Yo Compulsivo, pero si podemos controlar un factor importante: A nosotros mismos.

Omar Carreño 

Conoce mi nuevo libro “CAMINO AL MINIMALISMO” solo tienes que dar clic aquí.

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

 

Fotografía  de Stock.XCHNG

 

 

 

2 Comments

  1. El mío es la comida y es de lo que trato, en gran parte, de mi blog. Es algo a lo que siempre tendré tendencia pero que se puede controlar MUCHO. Cuanto más se conozca uno, mejor.

  2. Buenos días.
    Acabo de dar con tu post y en seguida he pensado en el que escribí hará unos meses con el nombre de “excesos y compulsiones que parecen normales”. (Casi)todos tenemos compulsiones, en menor o mayor grado. El problema es que muchos no se dan cuenta que las tienen por ser cosas que están dentro de la “gran normalidad” en nuestra sociedad. Os dejo con el post, en el cual también linkeaba otras webs muy interesantes, relacionadas con los objectos de las compulsiones/adicciones (comida, ropa, objetos, trabajo…): http://vida-de-sabor-autentic.blogspot.com.es/2013/04/excessos-i-compulsions-que-semblen.html

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *