Pages Navigation Menu

Cómo adoptar nuevos hábitos

Hace unos días recibí una interesante petición de un lector, aunque le sugerí algunos artículos anteriores, me di cuenta que no había escrito nunca un artículo exclusivo a las técnicas para cambiar hábitos.

En cuanto estoy escribiendo esto me están brincando muchas ideas al respecto, así que de antemano ofrezco una disculpa si este artículo resultara muy extenso, pero creo que el tema lo amerita un poco.

Quiero iniciar diciendo que el momento preciso para cambiar hábitos se da cuando reconocemos que existe la posibilidad de hacer las cosas de una mejor manera a las que estamos acostumbrados a hacerlo. Muchas veces esto ocurre porque encontramos gente que nos inspira y cuyos hábitos admiramos ya que sentimos que brindan una mejor calidad de vida. Esto fue lo que me ocurrió a mí.

Lo que a mi me funcionó fue hacer una lista de propósitos o metas, objetivos realistas de cosas que realizan otros y que sentí que se adaptaban a mi ideología y al camino que yo quería recorrer. Esto es fundamental, ya que nos brinda la posibilidad de encaminar nuestros pasos hacia la consecución de esos objetivos y no desviarnos en el trayecto, a menos que sea para implementar un cambio en el método, más no en el fin al que aspiramos.

Una vez que tuve esa lista, empecé a subdividirla en las distintas acciones físicas que habría de desarrollar para incorporar el nuevo hábito.

Estas acciones conforman la base de comportamiento hacia el cual tiende la adopción del nuevo hábito, el proceso debe permitirnos sustituir paulatinamente el hábito anterior, es decir el hábito a erradicar; más lo que es cierto, es que nunca debemos desaparecer de tajo el hábito negativo o lo que sucederá es que nos pondrá de mal humor y por consiguiente será más fácil evitar este estado de ánimo dejando todo por la paz.

Son muchas las personas que sostienen que a lo largo de treinta días de repetir una determinada conducta, esta quedará adoptada en tu vida, no los desmiento, sin embargo puedo asegurar que este es un plazo mínimo para lograrlo; cada quien sabe la motivación y la fuerza con la cual deberá implementarlo; señálate un plazo y si recaes, vuelve a iniciar, pero siempre trata de mantener la motivación.

El estímulo diario será fundamental para lograr el proceso de habituación, por lo que es recomendable señalar en un calendario con una marca cuando se haya logrado cumplir la acción física que denote la creación del nuevo hábito. También sirve mucho el compartir con otras personas el hábito que pretendemos adoptar. De esta forma habrá un aliciente “social” que impone en nosotros un compromiso mayor.

Una de las cosas más importantes es que dicho compromiso debe ser personal, la adopción de un nuevo hábito o de varios de ellos perderá todo sentido si es algo impuesto por alguien ajeno a nosotros, llegará un momento en que te frustres y dejes todo de lado, aun cuando el objetivo final sea un beneficio para ti, por lo tanto, adopta una postura de aceptación total y personal al cambio.

La adecuación paulatina de hábitos brinda la posibilidad de experimentar poco a poco el beneficio a recibir. El aspecto fundamental será la perseverancia, muchas veces lo más fácil será desistir y mantener todo como está, pero no es lo idóneo para nosotros, por eso es bueno anotar el objetivo y junto a este desglosar una breve “exposición de motivos” que te hagan ver porqué te conviene seguir adelante.

Trata de enfocarte en lo que se denomina un paso a la vez, ya que tal vez este ha sido uno de los errores en los que muchos incurrimos cuando empezamos el proceso de adaptación de nuevos hábitos, tratar de querer cambiar radicalmente y hacer muchas cosas, la saturación se da incluso en esos casos y puede ser una razón para abandonar el proceso.

Lo más real de todo estriba en que puedes incorporar nuevos elementos que te ayuden a dar un mejor sentido a tu vida, evitar presiones innecesarias y volverte una mejor persona. Por ejemplo ser más cuidadoso con tu dinero, rendir más en el trabajo haciendo aquello que te corresponde, ejercitarte un poco más.

No hay ninguna herramienta mágica para hacerte de nuevos hábitos, es una cuestión de compromiso y voluntad, voluntad por ser mejor y cambiar la forma en la que hoy haces las cosas.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: La adopción de hábitos requiere de paciencia, enfoque y compromiso; las circunstancias siempre serán distintas, pero buscar mejorar es la forma más idónea para cambiar y encontrar el camino a una vida más plena y feliz.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos relacionados

Explicando los cambios en los hábitos vitales

El proceso de adopción de la productividad

Si es tu destino debes actuar en consecuencia

Fotografía de Stock.XCHNG

6 Comments

  1. Hola Omar
    Me encanta este articulo espero que ya estés mejor de salud..! Ciertamente a veces creemos que adoptar nuevos hábitos debemos cambiar radicalmente nuestras vidas..! y realmente esto consta de un proceso y tiempo el cual debemos estar consciente..! Lo digo porque pues yo solía pensar así, quería todo para ya ..! Pues cambiaba todo de un golpe y al cabo de unos días mi disciplina mis ganas ya estaban hechas trizas y volvía a mis hábitos de siempre..! Lo único bueno es que lo seguía intentando lo malo es que lo hacía de la misma forma..! Hasta que descubrí que todo es poco a poco. Un ejemplo muy sencillo es como adopte mis hábitos de productividad primero empecé leyendo tus artículos y de una u otra forma empecé a admirarte a ti y a otros blogueros que mostraban sus técnicas para tener una mejor calidad de vida, esto me gusto muchísimo que quise probar y ponerlo en práctica al principio me costó un poco, pero cuando empecé a ver los resultados me dije vaya esto funciona y pues nada ahora llevo mi vida un poco más ordenada y pudo distribuir mejor mi tiempo en lo que me gusta ..!
    Gracias por tus artículos tan enriquecedores y por el compromiso hacia nosotros los lectores…!
    Saludos
    Daile

    • Hola Daile,

      ¡Muchas Gracias! De salud ahí voy, mil gracias por preocuparte, falta menos que al principio y luego piquete para nuevos análisis.

      Me siento honrado por lo que dices sobre mi persona con respecto a la admiración y eso es porque yo admiro mucho a quienes me han ayudado a modificar y mejorar mi vida y ahora es una gran responsabilidad ser yo quien pueda llegar a inspirar a mis más leales lectores, como tú.

      Creo que has logrado un gran avance en tu vida al incorporar hábitos que nos benefician para ser mejores, definitivamente nuestra vida cambia y nos brinda la posibilidad de hacer las cosas de una mejor manera.

      Gracias a ti por tu lealtad, pues son estos comentarios los que enriquecen el blog y lo hacen más dinámico.

      Te mando un gran saludo,

      Omar Carreño

  2. ¡Muy buenos días dadivativo Omar!

    Lo de un paso a la vez es la clave de todo cambio, como bien señalas, quemar todos los puentes de los hábitos viejos solo hace que regresemos a cosntruirlos. La motivación, el porqué se va a hacer el cambio es la recompensa al final del esfuerzo.

    Puedo pensar en un fumador que se propone dejar el vicio, se da un plazo par ir dejando paulatinamente el consumo diario y se pone una fecha límite. Lo habla con otros para recibir el apoyo y sentir el compromiso social que mencionas. En el camino habrá de tropezar, pero si no se rinde, aún y cuando le tome más tiempo, habrá de dejar un hábito que le afecta en lo social, familiar y personal.

    Gracias por compartir tus hábitos productivos.

    ¡Abrazos desde la sofocada Ensenada!

    • Hola Ricardo,

      Muy buenas tardes desde un nublado y frío Distrito Federal,

      Creo que con tu ejemplo hemos quedado más que claros en la forma en la que podemos dejar un vicio tan incómodo como lo es el cigarro, yo sigo en mi lucha, tal vez no lo veo tanto como un hábito sino en cierta forma algo que se ha arraigado mucho en mi, pero que tengo presente que debo dejar.

      Mil Gracias a ti por tu comentario, me has hecho reflexionar mucho.

      Un saludo,

      Omar Carreño

  3. Desde mi punto de vista tampoco existen métodos mágicos, pero si potentes herramientas para colaborar con la tarea.

    En especial me gustaría mencionar dos: adaptar nuestro entorno y los recordatorios. Adaptar el entorno se basa en hacer un esfuerzo por quitarnos las posibles distracciones, facilitar el que volvamos al trabajo en ese objetivo o por ejemplo el simple hecho de comunicarselo a nuestros familiares porque indirectamente ejercerán una presión o nos preguntarán por el avance (cosa que nos impulsa o al menos mantiene en la ruta).

    Y los recordatorios no nos facilitan el trabajo pero mantienen en todo momento presente nuestro compromiso. Decimos a tantas cosas que “sí” por día que nos olvidamos de que ya hemos comprometido tiempo y esfuerzos a otros objetivos. Así que poner post-its, marcar el avance del día en la agenda y poner en la nevera una frase resumiendo el objetivo son recursos necesarios sobre todo en esos primeros días en los que tenemos más papeletas de abandonar el objetivo por olvidarlo que por haber fracasado.

    Un saludo!

    • Hola Iago,

      Te agradezco muchísimo tus aportaciones tan útiles como necesarias, ya que si bien es cierto que el compromiso es personal, también lo es que manteniendo un entorno adecuado y manteniendo la motivación con base a distintos recordatorios, nos será más factible alcanzar el cambio.

      Te mando un gran saludo.

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *