Pages Navigation Menu

Cinco errores que afectan notoriamente tu imagen profesional

 Impuntual

Es un hecho que para algunas personas cumplir con el trabajo es solo una parte de su vida y no constituye realmente algo a lo cual se le tenga que dedicar mayor esfuerzo que el mínimo indispensable, pero esto es una limitante a nuestra imagen profesional, generando una percepción negativa que estamos ávidos de eliminar, son patrones de conducta muy puntuales que si prestamos suficiente atención podemos erradicar de nuestros hábitos comunes, pero para lograrlo debemos primero identificarlos y luego atacarlos frontalmente.

La siguiente lista la he elaborado pensando como empleado y como beneficiario de algunos servicios, pero está basada en una percepción muy personal, así que no abarca todas las problemáticas que podrían provocar esta difícil situación, por lo que si he omitido algo que consideres importante no dudes en incluirlo en un comentario.

Estos errores son los siguientes:

a) Cobrar antes de terminar el trabajo: Estoy de acuerdo en los anticipos por obra determinada, pero muchos prestadores de servicios solicitan dinero como adelanto por el trabajo realizado (mano de obra) y luego les resulta sumamente complicado terminar la actividad.

b) Justificar cualquier error o falta con veinte mil pretextos: Si nos equivocamos eso ocurrió y punto, de qué sirve buscar responsables, situaciones, etc., si mantenemos todo debidamente justificado y documentado la respuesta saldrá fácilmente, tenemos que dar vuelta a la hoja y seguir adelante.

c) Dar un presupuesto sin hacer un estudio profundo de lo requerido: ¿Si me cobras veinte, pero durante el desarrollo del proceso te encuentras problemas que te absorben más trabajo y ya no costó veinte sino treinta y cinco de quién es la culpa? Definitivamente no es mía, yo te pago los veinte y tal vez si me hubieras justificado a tiempo los treinta y cinco por esos “vicios ocultos” te los hubiera pagado, pero si me dijiste veinte, ¿Por qué ahora quieres que yo asuma la responsabilidad de tu falta de análisis?

d) Comprometerte a una fecha sin considerar los posibles imponderables que podrían ocurrir: ¿Por qué debemos tener mucho cuidado con las fechas límites? Porque toda la presión de nuestro trabajo depende de su cumplimiento. Mi papá siempre me dijo: “Si te comprometes a un horario, así te mueras en la raya, siempre se debe cumplir”.

e) Dejar de hacer las cosas para las que se te contrató: Si te piden que odies a todo mundo y seas el supervisor más malo de la historia con todos, no puedes esperar hacerte amigo de nadie, tu función es ser más malo que la carne de puerco y para eso se te paga, cuando se te olvida el para qué has perdido totalmente el rumbo.

Mi Análisis Realista del día de hoy es el siguiente: Nuestra imagen profesional determina la importancia que le brindamos a lo que hacemos y en consecuencia muestra cómo somos, toma en cuenta estos criterios para siempre estar alerta de lo que no debes hacer y de esta forma tu vida estará más ordenada.

Omar Carreño

Conoce mi nuevo libro “CAMINO AL MINIMALISMO solo tienes que dar clic aquí.

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

Método para gestionar productivamente tu semana

Cumpliendo la meta de no hacer nada – descansar activamente

 Mi mejor momento productivo

 Productividad en las primeras horas de tu jornada laboral  

 

Fotografía  de Stock.XCHNG

3 Comments

  1. Benéfico artículo digno de aprovechar sus enseñanzas amigo Omar, pero una matización referente a la figura retórica de “más malo que la carne de puerco”.
    Difiero de tu opinión, para apoyar mis argumentos, te invito a visitarnos en España y probar nuestro jamón 4Jotas… después de ello presumo que no volverás a decir esa figura retórica, pues aquí decimos: “Del cerdo me gusta hasta los andares”.
    Un saludo de Ávalon

  2. Si vienes a españa no pidas un 4 Jotas, puede ser que te tomen por tonto o que te den un jamón más falso que un billete de 15€. Yo pediría un 5 Jotas mejor. Por cierto, a vosotros os han contratado alguna vez para hacer de malo y odiar a la gente? Es más normal que te contraten para realizar una labor o cumplir un objetivo (i.e. supervisar que el proyecto esté acabado a tiempo) IMO. El resto es bastante de perogrullo

  3. Buen resumen. Aunque Omar, permiteme que discrepe en el segundo punto. Considero que la palabra “presupuesto” se ha prostituido y banalizado. Estoy de acuerdo en qué se tiene que presupuestar después de realizar un buen análisis pronosticando con profundidad los costes, el tiempo invertido, las acciones que se van a hacer, etc. Pero, por el camino entre profesional y cliente es largo. Puedes suceder muchas cosas y modificaciones no establecidas desde un inicio. Los buenos profesionales tenemos que defender y hacer un ejercicio de pedagogía con el término “presupuesto”. La etimología lo indica: PRE — SUPESTO. Se PRESUPONEN cosas. Por eso, no es igual a coste. De todas maneras, excelente post!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *