Pages Navigation Menu

Aprendiendo a Trabajar 6 – Cómo actuar cuando se trata de viáticos y recursos

 

Más vale bolsa saca que bolsa seca

Continuando con la Serie: Aprendiendo a trabajar, en esta ocasión me atrevo a señalar un tema complejo y de muchas opiniones diferentes, lo sé porque incluso en mi trabajo actual lo he visto, hay gente que no está dispuesta a gastar un solo centavo a favor de las actividades de la oficina y siempre están esperando no tener que invertir nada en lo que a cuestiones laborales se refiere.

Permítanme ir aclarando ideas, no me refiero a que debemos mantener a la empresa y hacer todo sin recibir los recursos necesarios que están destinados para estos fines, a lo que me refiero es a que conozco mucha gente que se queja cuando se trata de viajes, de comidas, de aportaciones y de cualquier situación que se refiera a dinero que tienen que erogar con tal de realizar sus actividades laborales cotidiana o extraordinariamente, según sea el caso.

Aquí es muy importante hacer un análisis realista de la situación, ya que honestamente el tema del dinero siempre es algo sumamente delicado y lamentablemente para muchos es complicado hacer frente a este tipo de circunstancias.

Para nadie nos es grato tener que “pagar” por trabajar, siendo que normalmente uno tiene que recibir una remuneración por las actividades prestadas, pero quejarse por tener que realizar algún pago referente al trabajo es peor, ya que los jefes se fijan en todo, y lamentablemente siempre hay que hacer frente a gastos inesperados.

Recuerdo muy bien el caso de un compañero que se estaba quejando airadamente con las personas del área administrativa porque supuestamente no habían salido sus viáticos de un viaje que realizaría al siguiente día. Fue tanta la molestia y la prepotencia con la que los señalaba que la discusión se fue haciendo más grande hasta el punto de llegar a los jefes.

El problema fue que al revisar, en el sistema aparecía que ya se había hecho la transferencia a su cuenta y con la insistencia y necedad de este compañero no quería ir a revisarla, al hacerlo se dio cuenta que ya estaba y que toda su discusión fue por un dinero que ya tenía, la consecuencia fue que al hacer esto tan grande no se le volvió a considerar para los viajes, ya que no cumplió con el requisito de “disponibilidad para viajar”.

La frase que puse para ilustrar este artículo me la enseñó mi papá hace algunos años y con ella comprendí que sería peor que por estarme quejando de dinero decidieran que mis servicios no eran necesarios, a contrario de otros compañeros que lamentablemente no han querido “invertir” adecuadamente en su trabajo y por eso no han sido tomados en cuenta para una renovación de contrato.

Insisto, no se trata de pagar por trabajar, pero hay que tener siempre en cuenta que a veces una pequeña “aportación a la causa” no es mala, es preferible no pecar de “amarrados”, ya que si consideramos el total que recibimos por nuestro trabajo anualmente, entonces es preferible conservarlo, reitero no es dejarse, simplemente se trata de congruencia.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Siempre debemos considerar las consecuencias de nuestras acciones, tratemos de ir dos pasos adelante y pensar lo que puede pasar en determinada circunstancia. El dinero va y viene, pero quien tiene un trabajo debe cuidarlo y valorarlo a toda costa.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

Aprendiendo a Trabajar 5 – Primero la Obligación…  

Aprendiendo a Trabajar 4 – No pierdas el objetivo

Aprendiendo a Trabajar 3. Conoce lo que haces  

Aprendiendo a Trabajar 2. Puntualidad en las entregas

Aprendiendo a trabajar 1. La importancia de la Actitud

Nueva Serie: Aprendiendo a Trabajar

Fotografía de Stock.XCHNG

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *