Pages Navigation Menu

Aprendiendo a controlar situaciones estresantes

 601127_10152016777226224_1876208982_n

Hay ocasiones en que quisiéramos que todo saliera como lo hemos planeado, lamentablemente no hay planificación perfecta y los imponderables son cosa de todos los días, puedo haber más tránsito que el habitual, puede llegar un bomberazo, pueden pedirte un cambio de fecha y en fin un sinnúmero de situaciones que afectan lo que tú creías podía ser un día perfecto.

La actitud con la que enfrentas las situaciones que afectan tu planeación original puede determinar en gran medida el resultado que obtengas al final y el consecuente desarrollo de lo que resta de tu día. Para ser honesto soy muy fatalista y nervioso. A punta de malas experiencias he tenido que aprender que más vale aprender a afrontar las cosas con calma y brindar una sonrisa que todo con mala cara ¿por qué? La explicación a continuación.

Veamos claramente. ¿Qué puedes hacer por aquello que sale de tu control?

a)      Enojarte, entripado triple y hacerlo.

b)      Tomar el control de la situación y ponerte a hacer lo que tienes que hacer.

c)       Tomar las cosas con calma, relajarte y hacerlo.

A mí me funciona mayormente la b), porque me cuesta mucho trabajo aplicar la c), es decir relajarme y ver las cosas con calma, sin embargo, creo que para muchos es la mejor opción, la realidad es que cada cabeza es un mundo.

Lo que sí es importante es que en muchas ocasiones tienes que aprender a vivir con los imponderables, y el enojo, la frustración solo merman tu desenvolvimiento.

¿Por qué les cuento todo esto? Hoy precisamente (ayer para efectos de publicación) tenía una reunión sumamente importante en las oficinas centrales del Instituto donde trabajo, casualmente hoy hubo un tránsito del terror, tomé mis precauciones para llegar a las 9 (considerando incluso más tránsito del normal), sin embargo lo de hoy fue increíble, así que me ven llegando a las 9:40 A.M.

Afortunadamente la reunión no había empezado cuando llegué, pues faltaban muchas más personas aparte de mí, pero el recibimiento si tuvo por ahí algunos ojos de pistola, lo cual es lógico, sin embargo creo que si hubiera salido para llegar a las 8:30, hubiera apenas llegado bien a las 9 como tenía que ser.

La realidad es que no debí salir para llegar a las 9 sino para mucho antes y estuvo mal, mi estrés llegó a niveles alarmantes hasta que me dije: “Pues vaya si yo pudiera controlar el tránsito en verdad que hubiera llegado a mi hora”.

Lo que si cuidé mucho fue la forma en la que me presenté al llegar, tranquilo, saludando normal y sin presión alguna, tal vez se preguntarán ¿Acaso eres descarado? La realidad es que no, pero sé que en una situación normal hubiera llegado haciendo mil aspavientos de la situación, hablando mal del tránsito, justificándome y disculpándome.

El hecho es que hoy tomé el control de la situación mantuve una actitud serena y una sonrisa adecuada, eso me dio una seguridad necesaria para afrontar un hecho innegable, yo no podía haber hecho nada para evitar el tránsito, ¿Debí salir antes?, sí, ¿Lo hice?, no.

Esta lección me deja reflexionando sobre la cantidad de veces en las que tomamos la actitud incorrecta y perdemos el control de lo que es realmente importante, debemos aprender a analizar todo con mucha más reflexión y actuar en consecuencia.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Es muy importante aprender a tomar el control en situaciones estresantes, la forma en la que vayamos incrementando estas habilidades nos puede significar un mejor desarrollo personal y en consecuencia una mejor calidad de vida.

Omar Carreño

Conoce mi nuevo libro “CAMINO AL MINIMALISMO” solo tienes que dar clic aquí.

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

 

Artículos relacionados 

El consumo racional minimalista

La felicidad que no cuesta mucho

Crónica de una desconexión necesaria

Fotografía  personal

 

 

 

 

One Comment

  1. El control de las emociones es todo un arte en el que yo fracaso repetidamente. A veces, mi perfeccionismo que creía destrrado aflora y me culpo por cosas que no está a mi alcance evitar o enmendar.

    En esos momentos, hay que hacer una “parada mental” y poner las cosas de nuevo en su sitio.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>