Pages Navigation Menu

Adiós orgullo

En estos últimos días he aprendido que existe un vicio que limita nuestros hábitos vitales de manera sorprendente, y lo veo en personas cercanas a mí que han intentado incorporar algunos cambios en su vida pero en cierta medida encuentran ese obstáculo que conocemos como orgullo.

El orgullo en cualquiera de sus manifestaciones es malo para nuestra vida, yo lo padezco, aunque siempre más pronto que tarde me olvido de él pues reconozco lo mucho que me afecta y poco a poco lo estoy erradicando de mi vida. El orgullo puede matar cualquier cosa desde una amistad hasta un sueño.

En el caso de aplicar el cambio en los hábitos vitales no podemos decirnos siempre “yo puedo hacer todo solo”, en verdad es malísimo, tal vez haya cosas que nos cuesten más trabajo que otras y entonces yo me pregunto ¿Qué nos cuesta en algún momento aceptar que necesitamos ayuda de alguien más? Nada, yo lo he probado y en verdad funciona.

De manera específica cuando nos imponemos objetivos y metas es más fácil pedir consejo a quienes han logrado ciertas cosas que nos interesan que intentar hacerlo todo solos.

El peor riesgo que corremos es no encontrar respuesta, fuera de eso en verdad no pasa nada, y en mi experiencia si uno sabe como pedir siempre encontrarás una solución.

Aclaremos un punto, siempre un recibir implica un dar, pero ¿qué no es mejor eso a no hacer nada? Estamos inmersos en un mundo con otras personas y lo mejor que podemos hacer es aprender a recibir y dar sin preguntar.

Muchas veces si nos quedamos sentados esperando a que las cosas ocurran, sinceramente nada pasará, tenemos que empezar a actuar, actuar implica cualquier cosa, por ejemplo yo soy un vicioso de anotar las cosas y cuando descubro algo que me importa y me aporta entonces lo anoto, con este simple hecho siento entonces que he empezado a actuar.

Ahora bien, cuando actúas positivamente y preguntando a quien tienes más experiencia que tú, estás haciendo que las cosas sucedan, no dejes de interactuar pues es la forma más fácil para incorporar conocimientos a tu vida.

Puedo enumerar un sinnúmero de casos en los que he recurrido a ciertas personas para obtener mejores y más sencillos resultados de cosas que yo hubiera complicado muchísimo, pero la esencia de esto es que lo prueben por ustedes mismos, no te ahogues en un vaso con agua, siempre habrá personas que puedan hacer algo para ayudarte.

Es importante que recuerdes algo no esperes que siempre te resuelvan tu vida volviéndote un comodino, tienes que aprender a ser humilde, reconocer que en el pedir está el dar y siempre tener en mente que cuando alguien te pida ayuda has de pagar con la misma moneda, pues esto es cíclico y lo importante  es que recuerdes si quieres lograr algo desestima el orgullo como una opción y apóyate en los demás.

Yo puedo decirles que hoy podría haber hecho mejor muchas cosas si hubiera escuchado algunos consejos, pero eso ya es parte de mi pasado, hoy lucho por ser mejor cada día y aplico los mejores consejos a mi vida y lo mejor de todo es que muchas veces se los comparto a mis lectores y ni me los piden.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Intenta pedir ayuda cuando en verdad sientas que no puedes hacer las cosas, no desperdicies una buena idea o proyecto por no saber, mejor pregunta, apóyate y deja el orgullo para quienes no quieren cambiar.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada te invito a que sigues recibiendo Análisis Realista en tu correo electrónico, sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

 

Artículos Relacionados

Atrévete a copiar

Un nuevo mundo: Experiencia personal

Saber escuchar

 

Fotografía de David Niblack

6 Comments

  1. ¡Hola Omar!

    Por orgullo se perdió el paraíso ;)

    Es verdad, ya sea por no querer moplestar a los demás, por no permitir que otros participen en un proyecto, o somplemente como tu lo señalas, por creerse la muerte en bicicleta, ya no se pide la ayuda que nos permite hacer más con menos. Y no solo eso, sino que al crear una sinergia, en el camino vamos haciendo y estrechando amistades.

    Bravo amigo Omar.

    ¡Saludos desde la bella Baja California!

    • ¡Hola RA!

      Has captado la esencia de la entrada como si la hubieses escrito tú, la idea es que las personas aparecen en nuestra vida para algo y muchas veces podemos ayudarnos los unos a los otros y esto nos da la oportunidad de crear y estrechar amistades.

      El caso es siempre buscar crecer y ser mejores cada día, pero el orgullo es un vicio que veo tan negativo como la vergüenza para hacer tal o cual cosa.

      La vida es única y no vale la pena no aprovecharla.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  2. Esta semana leí un artículo sobre como los papás hacen daño a sus hijos alabándolos de la manera equivocada, a la larga logran que los chamacos decidan que son “demasiado buenos” para intentar actividades nuevas , cuando en realidad tienen miedo de fracasar.
    Nuestro orgullo puede que no sea solo más que miedo de quedar en evidencia al aceptar que no somos omnipotentes.
    Si el orgullo empieza a estobarnos para avanzar en esta vida, bien deberíamos de lanzarlo por la borda y ponernos un letrero que dijera ” no sé ….pero quiero aprender”

    Saludos

    • Hola Ise,

      La idea del letrero simplemente me encanta, fíjate que yo paso por la vida diciendo, “no, nunca lo había hecho, pero si me enseñan…” y no me apena, al contrario.

      Hay muchas cosas que en estos últimos años se han vuelto mis primeras experiencias en la vida y lo disfruto, en verdad lo disfruto mucho, pero voy poco a poco experimentando todo y siendo uno con lo que ocurre.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  3. Omar, este post habla muy bien de tí y te felicito. Hay personas que por tener éxito en un proyecto creen que ya no necesitan de nadie, siendo que ostentarte como experto es la forma más rápida de limitarte, pues en ese momento dejas de preguntar y aprender. El orgullo tammbién afecta a los jovenes que salen de buenas universidades, cuando solicitan su primer empleo: “a ver que me ofrece la empresa” en ves de preguntarse “¿que es lo que yo puedo ofrecerle?”. O a empresarios que quieren empezar con una macro-empresa sin recordar que las grandes empezaron pequeñas, a veces en un taller. Y como resultado, ¡nunca empiezan nada! Saludos

    • Hola Alexis,

      Primero que nada mucho gusto, bienvenido a Análisis Realista, muchas gracias por el apoyo.

      Te comento que esta parte de la vida es de las más complejas de entender, no somos sabios y necesitamos de los otros para lograr nuestros objetivos, lo importante es saber hacer las cosas de tal suerte que valga la pena creer en ello.

      Muchas gracias por tu observación,

      Te mando un gran saludo.

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>