Pages Navigation Menu

A vivir mejor 7: LEE

libro-nov11

“Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida” (Mario Vargas Llosa)

En este séptimo artículo de la serie “A vivir mejor” he querido dedicarle un espacio muy especial a uno de los hábitos más importantes que debemos cultivar para vivir mejor: Leer.

Análisis científico

La lectura nos ilustra, nos cultiva, nos informa, nos transforma, nos mueve de un mundo a otro y nos da la oportunidad de vivir mejor, ¿Cómo? ¡Muy fácil! Está científicamente comprobado que una persona que lee cotidianamente tiene una mejor memoria, agilidad mental y retarda el decaimiento propio de envejecimiento.

A nivel neurológico el sumergirnos en la lectura de un libro, sea del género que sea, potencia la conectividad de nuestro cerebro, además en algunos casos puedes generar tal empatía con el libro, el autor, la temático o algún personaje que produce una enérgica actividad cerebral.

Por si fuera poco, en 2009 un estudio de la Universidad de Sussex en Inglaterra demostró que la lectura es una de las actividades más relajantes que existen, incluso más que caminar, tomar té o escuchar música, esto es así porque al leer nos adentramos a un mundo distinto al que nos rodea, nos alejamos de nuestras preocupaciones y exploras los dominios imaginarios del autor.

Además existen múltiples terapias de rehabilitación de casos de depresión en los que incluyen la lectura como parte del tratamiento, ¿Quieres que siga dándote razones para que creas que leer te ayuda a vivir mejor? Pues bien, mejor te cuento mi relación con la lectura.

Un recuerdo con cariño

Recuerdo con mucho cariño a un amigo que se nos adelantó en el camino de la vida, se llamaba Sergio,   a quien en su adolescencia su papá le daba un peso por cada hoja que leyera, era un trato entre caballeros porque el papá no tenía forma de corroborar que mi amigo leyera efectivamente cada hoja, pero lo que sí es que al finalizarlo mi amigo se lo tenía que narrar con gran detalle, lo cual hacía a la perfección para ganarse unos muy buenos pesos.

Al principio mi amigo empezó con libros pequeños, pero cuando vio que su papá cumplía su palabra se empezó a aventurar por libros cada vez más grandes y lo que si noté fue un incremento rotundo de su vocabulario y además que se alejaba del peligro de las calles porque tenía mucho “interés” en continuar su lectura.

En los últimos años de su vida mi amigo ya no recibía un peso por cada hoja que leyera, sin embargo, había instaurado ese hábito y lo hacía con gran rapidez, era un lector voraz, era con quien intercambiaba libros pues le tenía toda la confianza que si me los regresaría y en navidad siempre sabía que podía regalarle un buen libro. Estoy seguro que si su vida no se hubiera apagado antes, mi amigo hubiera encontrado en algún momento de su vida la habilidad de escribir porque leer era algo que le apasionaba y lo hacía sentirse seguro ante el mundo.

Mi propia historia

Soy lector por repetición, tengo la dicha de tener un papá que lee todo el tiempo, de todos los temas y en cada oportunidad que tiene, del mismo modo mis dos abuelos también fueron grandes lectores, uno era ávido lector de libros clásicos y el otro lector de toda enciclopedia y diccionario que se le parara por enfrente. Su sabiduría siempre me dejaba impactado y el consejo siempre era: “leyendo, leyendo”.

Cuando tienes la oportunidad de ver a tu papá leyendo tan entretenido en lugar de estar viendo televisión te das cuenta de muchas cosas, entre ellas que por algo lo hace y que tal vez eso es uno de los factores que lo llevó a ser quien es, pues bien uno siempre quiere emular a sus papás, entonces eso me inspiraba sin saber todos los beneficios que me traería en el futuro, por ejemplo escribir este blog es uno de esos beneficios.

Me gusta mucho leer de todo, trato de leer tanto libros técnicos como biografías y ciencia ficción, la verdad de las cosas es que si me ayuda a sentirme mejor, a aprender mucho más y en ocasiones a disfrutar todo lo que ocurre a mi alrededor.

Por ejemplo hace unos días me encontré en iBooks una novela de una autora Megan Maxwell que se llama “Te esperaré toda mi vida”, no soy de comprar alocadamente pero entre el nombre y la reseña me convencieron, así que la adquirí y realmente ¡Qué divertida me puse! Lo disfruté mucho, fue imaginar tantas situaciones tan curiosas y narradas de una forma tan amena que me reí a carcajadas en más de una ocasión despertando a mi esposa Marina y a Santiago quienes tomaban una siesta.

Leer me permite disfrutar muchas cosas, es uno de los hábitos que más valoro y ahora con la tecnología ya no hay distancia ni limitantes para tener al alcance de mi mano libros de todas partes del mundo tan pronto como se publican, eso me hace infinitamente afortunado.

¿Cómo leer mejor?

Si después de todo lo que te acabo de decir ya te has convencido de la importancia de la lectura entonces permíteme darte unos consejos, que a lo largo de mi vida han sido útiles para poder llevar una vida literaria de gran nivel.

  1. Diversifica: No tienes porqué empezar a leer un libro del tema A y esperar a que lo termines para adentrarte a la lectura del libro del tema B, puedes diversificar y empezar algunos libros e ir avanzando, tu estado de ánimo determina muchas veces lo que quieras leer.
  2. Siempre lleva contigo algo para leer: Esta regla es fundamental, la idea es que aproveches siempre tu tiempo libre en la lectura, con la actual tecnología en muchos dispositivos móviles ya tienes al alcance de tu mano la posibilidad de leer lo que quieras, desde libros, revistas hasta blogs y artículos de internet.
  3. Aprende a leer lo que te gusta: Dime algo ¿Te comerías con gusto un platillo que sabe horrible por el simple hecho de que ya lo pediste? Bueno, a veces pasa lo mismo con los libros, no porque hayas creído que cierto libro te iba a funcionar de maravilla, y no es así, pierdas tu tiempo y tu vida en algo que no te mueve ni siquiera la uña del dedo pequeño de tu pie, ¡Para nada! Hay que leer con gusto y para hacerlo, el tema debe ser apasionante, te tiene que hacer sentir bien, no pasa nada si no terminas un libro que no te haya gustado, hay libros para todos los gustos.
  4. Usa la lectura para relajarte: Aprovecha algunos momentos de tu tiempo libre para leer, relájate con una lectura agradable, no pasa nada si dejas de ver la televisión por un rato si lo que vas a hacer es leer, te relajará mucho más y te ayudará a ser mejor.
  5. Haz que tu cuerpo participe en tu lectura: En algunos casos vale mucho la pena hacer que tu cuerpo participe en la lectura, sobre todo cuando estás leyendo libros muy técnicos, mi sugerencia para seguir la secuencia de las cosas es que te des a la tarea de tomar notas de manera sumamente práctica en una hojita o mejor aún que señales con papelitos temas que quieras repasar en el futuro o subrayes con un marcador las partes relevantes, no te preocupes por la apariencia de tu libro, decía un maestro en la Universidad: “Los libros cobran vida cuando su dueño los usa realmente, tacharlos, marcarlos y subrayarlos es hacerlos parte de ti”.

Espero que hayan podido llegar hasta esta parte de la lectura, la verdad es que creo que es uno de los artículos más largos que he escrito, pero el tema apremia, no dejes de leer, eso te dará una visión mucho más clara de las cosas, me siento feliz de tener la oportunidad de compartir este tema contigo porque sé que te abrirá un panorama mucho más positivo.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Leer es un hábito necesario para mejorar tu vida, toda la información que puedes encontrar en un libro te da múltiples conocimientos para ser mejor en cada momento, no importa la temática solo no dejes de hacerlo que eso te quedará por siempre.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

One Comment

  1. Hola Omar!!

    En este artículo tocas una de mis grandes pasiones!! En mi casa, no veía ni a mi padre ni a mi madre leer, así que no sé como surgió en mi esta pasión, pero recuerdo mi infancia llena de horas disfrutando con los libros. Hubo una época en que cogía prestados de la biblioteca unos libros de cuentos de muchas páginas, y como los podías tener sólo unos quince días, me despertaba de madrugada para leer, encendía una linterna pequeña para que mis padres no supieran que estaba despierta y leía durante horas antes de ir al colegio. Obviamente, luego tenía sueño durante todo el día, pero cada madrugada volvía a despertarme para seguir mis cuentos.

    Creo que la lectura es una de esas aficiones que cuando te atrapan ya no te sueltan, con la que puedes sentir, imaginar y “vivir” experiencias que de otra forma no conocerías, y una vía de escape en los momentos menos gratos. Yo siempre recomiendo a mis amistades que lean, y estoy orgullosa de poder decir que he conseguido aficionar a más de una.

    Conocía a Megan Maxwell, aunque aún no he leído ninguna de sus novelas tomo nota de la recomendación!

    Saludos. Cristina

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>