Pages Navigation Menu

A vivir mejor 3: MEDITA

meditando

Primero que nada quiero agradecer a todos por su valiosa participación en esta serie “A vivir mejor”, como ya se los había anticipado es un proyecto sumamente ambicioso y me siento muy contento de seguir recibiendo su retroalimentación por las diversas vías como el Twitter, Facebook y en mi correo electrónico (analisisrealista@gmail.com )

En este tercer artículo de la serie vamos a hablar de la Meditación, en evidente contraposición al tema tratado en mi post anterior “¡Muévete!”, pero que sin duda guarda una profunda relación porque busca en cierto modo el equilibrio entre cuerpo y mente.

La meditación

La meditación ofrece un sinnúmero de beneficios para nuestro espíritu, nuestro estado de ánimo, nuestro cuerpo y nuestra vida en general.

Esta práctica tiene como finalidad entre otras cosas aliviar el estrés de la vida cotidiana, aceptar la vida como un elemento integral en el cual todo es parte de ella, incluyendo el dolor, el sufrimiento y de ahí partir para un crecimiento personal con un espíritu más reflexivo.

Encontrándote contigo mismo

Yo practico la meditación desde hace algunos años gracias a la enseñanza de mi maestro y amigo Kyōnin Morelos Barros, y él me explicó en un inicio que lo primero que debía hacer era sentarme y concentrarme en mi respiración.

Para muchos el problema de cuando empezamos a meditar, sobre todo para quienes llevamos una vida sumamente acelerada, es que nuestra mente no se puede callar tan fácilmente, estar tranquilos y en silencio no es parte de nuestra naturaleza habitual, entonces experimentamos el hecho de que todo aquello que tenemos pendiente empieza a surgir.

Al callar todo los que nos distrae, nuestro cerebro encuentra un punto de quietud en todo nuestro enorme caos y es ahí donde empieza a recordarnos lo que tenemos que hacer, sentimos la ansiedad por hacer las cosas que hemos dejado inconclusas, pero de lo que se trata es de respirar.

Todo ese ruido en algún momento pasa y es ahí donde se llega a un estado de relajación profunda que nos permite aclarar la mente, aunque esto no ocurre de un día para otro, este encuentro contigo es un estado profundo que te permite estar más alerta a las cosas que ocurren a tu alrededor desde una óptica distinta: Aceptando la vida cómo es y con lo que conlleva.

Aclaro esta aceptación no es una resignación, por el contrario es simplemente el resultado de entender la vida de una mejor manera y aceptar las cosas como deben ser.

¿Por qué hacerlo?

Créeme que si meditas no te vas a volver monje, ni vas a alucinar, ni mucho menos, al principio encontrarás un conocimiento de ti mismo, harás una conjunción entre tu cuerpo y tu mente de una forma en la que puedes crecer mucho, estar y vivir más tranquilo, simplemente es una forma de Vivir Mejor.

Meditar te hará descubrir un mundo diferente, pero solo lo podrás experimentar por ti mismo hasta que lo intentes, pero lo que si es que será un momento de introspección que te estarás regalando a ti mismo, desde ahí parte el más palpable de los beneficios.

¿Cómo hacerlo?

Existen muchas formas de meditar, yo he optado por la forma más sencilla y tradicional que existe, sin música, ni ruidos (externos o provocados por mí). Nada de eso. Simplemente me siento en una almohada en el piso y cierro los ojos.

Cuando empecé mi maestro Kyōnin me decía: “Te sientas, cierras los ojos y sólo te tienes que concentrar en la respiración

Y yo impaciente le replicaba: “Es que pienso en mil cosas, se me olvida lo de la respiración”.

A lo que él me confortaba: “Cuando te descubras en eso, vuelve a tu respiración, no juzgues, no rechaces ni te aferres a los pensamientos, simplemente déjalos pasar, ahí están”.

La verdad de las cosas es que los primeros días son los más difíciles, pero ya después todo llega y fluye mejor, entonces la relajación (mucha relajación) llega a mí.

He tenido la oportunidad de sentarme en el bosque a meditar, el resultado es increíble, te sientes uno con el bosque, pareciera que eres parte, pero para qué te platico, hazlo y me cuentas.

Para profundizar

Los resultados de la meditación en tu vida son palpables al poco tiempo de iniciado el proceso, su eficacia no está en duda y debes intentarlo para que puedas empezar a conocer tu vida desde otra perspectiva.

Es posible vivir mejor si adoptas la meditación como parte de los ejercicios de tu vida diaria, con 10 ó 15 minutos son suficientes para empezar.

Si quieres profundizar un poco más en este proceso te invito a que te dirijas al blog de mi maestro y mentor en este tema Kyōnin Morelos Barros quien escribe en el Chocobuda sobre Minimalismo y Budismo en general.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: La vida se trata de mente, cuerpo y alma, para llevar una vida mejor lo que tienes que hacer es aceptar las cosas que no has hecho hasta ahora y experimentar resultados positivos que vayan cambiando tu vida.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Conoce mi nueva página de Facebook: bloganalisisrealista

Publicidad #SoyProductivo

 

 

Artículos Relacionados

Nueva Serie: A vivir mejor

A vivir mejor 1: ACTITUD

A vivir mejor 2: ¡MUÉVETE!

Fotografía   de Stock.XCHNG

 

No Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. A vivir mejor 9: Descansa | ANÁLISIS REALISTA | Productividad y minimalismo - […] A vivir mejor 3: MEDITA […]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>