Pages Navigation Menu

8 Ideas minimalistas para cuidar y optimizar tu dinero

20121005-contando_monedas

Los temas de dinero son siempre álgidos, complicados, pero muy necesarios; para muchos llegar hasta el siguiente día de paga en ocasiones resulta un verdadero reto ya que el dinero simplemente no alcanza, entre que muchas cosas suben su costo indiscriminadamente, que no tenemos un buen manejo del mismo y que la oferta de productos es cada vez mayor, simplemente acabamos viviendo extremadamente limitados.

Primero que nada debemos comprender que el dinero es justamente un bien de intercambio por productos o servicios para satisfacer nuestras necesidades, sin embargo, para la mentalidad consumista actual es el elemento que mueve al mundo.

Para muchos tener mucho dinero es símbolo de éxito, de estatus, de grandes ilusiones y de lujos indescriptibles, para otros mucho más conscientes el dinero es un medio de garantizar la tranquilidad para cubrir necesidades y enfrentar cualquier eventualidad que se les presente.

Aquí lo importante es que sepas delimitar e identificar para qué quieres dinero, tal vez sea para viajar, tener una vejez tranquila, vivir sin presiones, o lo que sea, a nadie debe importarle más que a ti, porque recuerda debes enfocarte en lo importante.

Aun manteniendo un estilo de vida que no te sature, ni te estrese, también es necesario aprender a controlar nuestra relación con el dinero, de tal forma que permita cubrir tus necesidades primarias, y poder hacer aquellas cosas que te ayudan a ser mejor.

A continuación te explico cómo:

1. Ahorra para las cosas que quieras

No voy a negar que todos podemos desear realmente un producto que nos llama la atención, nos gusta, deseamos tenerlo, pero entonces ahorra primero antes de adquirirlo, no te endeudes de manera innecesaria, hay cosas por las que vale la pena esperar, así que mejor junta el monto poquito a poquito, el abuso en el crédito es una forma de generar estrés innecesario.

2. Nunca compres algo la primera vez que lo descubres

El clásico ejemplo que vas caminando en el centro comercial (que para eso están, para vender cosas, así que deberías empezar a cambiar tus centros de distracción) y de repente te encuentras con ese protector para tu teléfono que tiene todo lo que siempre habías soñado (es decir, el sueño que comenzó en el momento que lo viste) y sin más ni más lo compras.

Obviamente no fue algo muy barato, pero crees que cambiará tu experiencia telefónica al máximo, la realidad es que ni siquiera se ajuste muy bien a tu teléfono, te complica contestar las llamadas y en fin todo por culpa de un impulso momentáneo.

Cuando encuentres este tipo de “súper productos”, cálmate, tranquilo y aléjate rápido, trata de pensar en otra cosa. Aplica la regla de “luego lo veo” que quiere decir que si pasan siete, quince, veinte días y sigues pensando en cierto producto, puede ser que sea algo que realmente valga la pena ya que lo has tenido en tu mente por más tiempo que un simple impulso.

3. Antes de comprar algo ¡Pruébalo!:

¿Cómo puedes saber si realmente necesitas algo si no lo has usado antes? Vive la experiencia del producto, tócalo, úsalo, muchas veces tenemos una idea equivocada de algo y cuando ya lo adquirimos no es lo que realmente esperábamos y como ya lo compramos ni modo de tirarlo (aunque la realidad es que si lo puedes donar y verás que no pasa nada).

No dejes que te pase esto, valora bien si realmente ese nuevo producto podrá satisfacer una necesidad o solo se volverá parte de tu acumulación.

4. En lugar de adquirir un producto ¡Réntalo!

Cada vez hay más cosas en renta, he tenido oportunidad de ver en internet que se rentan desde bolsas de mano de marcas reconocidas ($$$), accesorios, joyas, impresoras, carros, en fin, muchísimas cosas, el costo de rentar algo nunca será el mismo que adquirirlo y puedes disfrutar la experiencia de usar algo por el tiempo que lo necesitas, y para ilustrar esto siempre pongo el clásico ejemplo del campamento.

Tal vez en algún momento te apetezca irte de campamento, pero tal vez no es algo que haces cada semana, entonces ¿Qué necesidad hay de comprar una tienda de campaña para un único fin de semana? Mejor buscas un lugar en donde las renten y la utilizas exclusivamente para ese fin de semana.

5. Los hoteles cumplen sueños

Mi sueño es tener un espacio en Tulum, Quintana Roo para poder escribir todo lo que según yo me permitiría mejorar la situación de la humanidad, (¡ah verdad!) De momento pienso que mi sueño tardará un tiempo en lograrse, sin embargo hay hoteles que te ofrecen la sensación de vida, paz y tranquilidad como si estuvieras en casa.

Además la ventaja del hotel es que el dueño es quien se encarga del mantenimiento y las reparaciones, mientras que tú solo disfrutas del lugar con gran comodidad y sin preocupación de nada.

La inversión en un hotel o en rentar una casa ajena en algún destino que te interese, definitivamente te brinda grandes experiencias y la oportunidad de optimizar tus recursos de manera lógica.

6. Cuida y utiliza bien tus cosas

 Si quieres vivir gastando sé descuidado con los artículos que tienes, y oblígate a estar comprando nuevos cada vez que lo requieras, así de simple, debes procurar tener pocas cosas, pero a las que tengas, dales el mantenimiento y cuidado necesario y no tendrás que ir a velocidad Apple actualizando tus productos.

7. Reserva los lujos para momentos especiales

Leía hace unas semanas un artículo sobre el costo de comer en restaurantes caros, estás pagando por el chef, por la renta del lugar, por el estatus de sentirte en cierto lugar, etc. Si comparas lo que te puedes gastar en tu casa por preparar exactamente lo mismo, pues vale la pena sacrificar el lugar y al chef, y no tiene que ser siempre.

Reserva los lugares importantes para momentos memorables, no trates de vivir siempre de forma ostentosa, porque a final de cuentas lo que te gastes hoy, será algo que no tendrás el día de mañana, se trata de mantener un balance adecuado y organizar bien tus gastos para lograr mantener tu tranquilidad a fin de mes.

8. Utiliza preferentemente efectivo

Esta idea minimalista podrá verse extraña con relación al gasto y la simplicidad que hoy brindan las tarjetas de debito y crédito, sin embargo el efectivo brinda una idea de desprendimiento, es algo mental, pero puedes firmar mucho y no sentir tanto el gasto como si lo haces en efectivo, ahí vas notando de manera palpable que tu dinero se está agotando y no hasta el final del día cuando revisas los recibos de pago.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Cambiar nuestra forma de relacionarnos con el dinero, aprender a gastarlo y empezar a ser conscientes de las cosas que con él se pueden comprar es tarea fácil mientras tengas claro cómo enfocar tu esfuerzo constantemente y no quieras aparentar ser algo que no eres; identifica tu verdadera meta financiera y encomiéndate a ella con toda tu fuerza, es parte de una vida enfocada en lo importante.

Omar Carreño

Conoce mi nuevo libro “CAMINO AL MINIMALISMO solo tienes que dar clic aquí.

 

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter:@OmarBlogAR

Artículos relacionados

Implementa el Desarrollo Personal y mejora tu vida 

 Entre más tienes…

Minimalismo y Finanzas Personales  

 

Fotografía  de Stock.XCHNG

10 Comments

  1. Estos consejos son de oro, Omar. Me los guardo en favoritos. El primer punto es de los mejores. En alguna ocasión he decidido esperar a ahorrar un poco, y en el camino, el producto que quería se ha vuelto más barato o ha salido otro mejor y más funcionalidades. 🙂

    • Hola Rafael,

      A mi también me pasa, nunca vas a encontrar ningún tipo de oferta para un artículo recién salido al mercado (las ipad por ejemplo) pero si esperas un tiempo prudente podrás ver que encuentras muchas ofertas que realmente convengan fuera de los meses sin intereses.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Omar Carreño

  2. Muy de acuerdo con la 6. Es tremendo observar lo poco que duran los móviles, portátiles, zapatos, coches, etc… por ser descuidados y no atenderlos adecuadamente. Algunos parece que desean que les de algún problema para tener una excusa para cambiarlos.

    • Hola José Luis,

      Primero que nada bienvenido a Análisis Realista, un gusto tenerte entre nosotros.

      Por otro lado, tienes mucha razón, la gente descuida mucho sus cosas con el pretexto de que pueden adquirir nuevas sin mayor problema, creo que si la gente pensara que ya no puede adquirir nada nuevo si esto se le rompiera, sería más cuidadosa con sus cosas.

      Mil Gracias por tu comentario,

      Omar Carreño

  3. Efectivamente así deberíamos hacer las cosas.
    Mira que no dices nada que en el fondo no sepamos todos.
    ¿Cómo vamos a comprar algo sin probarlo? ¿Como vamos a gastar lo que no tenemos? ¿Cómo no vamos a cuidar nuestras cosas?
    Y sin embargo, en muchas ocasiones nos olvidamos de la lógica. Así que muy bien por recordarlo.

    Un saludo

    • Hola Diana,

      ¿SAbes qué pienso en realidad? Que más que lógico el proceso es más enfocado en el sentido común, que a veces no desarrollamos tanto, como bien dices muchas veces la situación tendría que ser diferente, y sin embargo muchos no hacen precisamente esto tan simple y lógico.

      Muchas gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

  4. Que buenas enseñanzas aportas amigo Omar…

    • Hola Avalon,

      Muchas gracias amigo, pero junto a ti nada que decir, todo un expero en esto de la vida.

      Te mando un gran saludo,

      Omar Carreño

  5. Muy buenos tips. En mi caso intento no reemplazar algo hasta que se me ha estropeado o terminado ya que en cosas como por ejemplo el maquillaje, tendría a comprar más y más aunque no se hubiera gastado simplemente por probar nuevas marcas o lo que fuese. Lo mismo con ropa interior, calcetines, etc, ya que como parece algo que ocupa espacio y nunca va a estar de más porque siempre se usa y tampoco es muy caro, uno tiende a comprar y comprar y aprovechar ofertas, etc. Yo paso de eso, las ofertas al final te hacen comprar cosas que ni necesitas.
    ESo sí, cuando algo ya no me gusta o no funciona como debería, lo elimino de mi vida sin problemas puesto que ya ha cumplido su función.

    • Hola Lentes Rosas,

      Primero que nada déjame decirte que no pude resistir el deseo de darme una vuelta por tu blog porque el nombre es muy interesante.

      Fíjate que mencionas algo que normalmente aconsejo con relación a las ofertas, una oferta solo lo es hasta que lo que se oferta se necesita.

      Ese proceso de depuración por falta de uso o gusto debería siempre ser mucho más amplio, ya que a veces no nos damos cuenta de las cosas que tenemos y pensamos que las vamos a volver a ocupar en cierto momento lo cual no ocurra normalmente.

      Mil gracias por tu comentario,

      Saludos,

      Omar Carreño

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mi cuaderno de notas | minimodavinci - […] tenía la idea de comprar una libreta de bolsillo para tomar notas, siguiendo los consejos de Omar Carreño quería…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *