Pages Navigation Menu

Recupera la tradición de comer

El 16 de octubre de cada año se abre la oportunidad de que los blogueros del mundo entero nos unamos por una causa común, en esta ocasión el Blog Action Day refiere un tema sumamente importante: La Comida.

Mi participación de este año estará encaminada a referir a mis lectores sobre dos aspectos importantes del momento en que disfrutamos de nuestros alimentos y que lo hacen un tiempo de verdadera integración con nuestros seres queridos.

En estos tiempos en que todo es velocidad, trabajo y presiones hemos considerado que el simple y sencillo momento de comer nos hace “perder el tiempo” yo fui esclavo de ese negativo síndrome hace un tiempo. ¿Qué obtuve? Una gastritis impresionante y el desgano emocional por lo que hacía.

El famoso concepto de “Fast Food” nos ha traído una distorsión real del momento de comer, darnos el tiempo adecuado para disfrutar nuestros alimentos es imprescindible para retomar energías, cuidar nuestra salud y motivarnos a seguir haciendo que las cosas sucedan.

El hombre en la antigüedad tenía como prioridad del “trabajoAlimentarse. Para esto cazaba y recolectaba: para alimentarse a sí mismo y a su progenie, pero ahora el interés por la acumulación exagerada de bienes materiales hace que la verdadera razón por la que trabajamos no sea nuestra adecuada alimentación, sino obtener más recursos para tener más cosas que ni siquiera tenemos el tiempo de disfrutar.

En México un momento de integración familiar estaba conformado hasta hace todavía veinte años con la hora de la comida, ahora con la problemática de los horarios y las distancias ya no lo es tanto, pero entonces debemos lograr hacer de nuestro tiempo de comida el mejor momento para disfrutar del resultado de nuestro trabajo.

Tómate el tiempo adecuado para comer, cuando menos una hora, disfrútala sin presiones, trata de no comer solo y si te es posible muévete de tu centro de trabajo, al menos por unos instantes. Conviértelo en tu momento de consagración y esparcimiento. Esto te ayudará a valorar tus alimentos, recuperar tu salud mental y activarte para la siguiente parte de la jornada.

También trata de hacerte un espacio los fines de semana para comer con tu familia; tanto con mis papás como con mis suegros, mi esposa y yo buscamos tener este acercamiento con el objeto de convivir un rato con ellos, no hay obligación de fechas ni días, pero ciertamente existe un gusto por compartir con ellos, ya que ahí se desfogan inquietudes, se comparten ideales y se aprende de su experiencia de vida.

Son momentos únicos que nos alimentan y nos muestran el porqué durante toda la semana nos esforzamos y nos levantamos a cumplir nuestras actividades, ya que es esta interacción humana con la gente que te quiere la que te da la oportunidad de crecer y ser mejor.

Por eso creo que debemos ponderar nuestra alimentación como un momento de esparcimiento mental y revitalizante. Pensemos nada más en aquellas personas que no tienen esta posibilidad; es simplemente increíble y sin embargo en muchos lugares del mundo ocurre; por lo que haz lo posible por ayudar y aportar tu granito de arena.

Mi Análisis Realista del día de hoy es: Tradicionalmente la comida es un momento de integración y de agradecimiento por la posibilidad de contar con alimentos, valora lo que tienes y deja de correr, hay un tiempo para cada cosa y si no existe, entonces algo estás haciendo mal.

Omar Carreño

Si te ha gustado esta entrada, te invito a que recibas Análisis Realista en tu correo electrónico, para suscribirte sólo tienes que dar clic aquí.

Sígueme en Twitter.

Artículos relacionados

Cuidando el agua

Fotografía de Stock.XCHNG


10 Comments

  1. Hay que recuperarla. Es una necesidad importante, no sólo encontrar el tiempo para sentarnos con nuestra familia sino también el tiempo para cocinar comida decente.
    En casa no entra la comida precocinada, cenamos siempre juntos y con la tele cerrada, pero ¿cuánta gente hay que come lo primero que encuentra en la nevera, cada uno por su lado y sentados en el sofá delante de la tele?… es una lástima.
    Aquí en España se está perdiendo la cocina mediterránea, la que se considera junto a la japonesa de las más saludables del mundo, se come poca fruta, poca verdura y poco pescado, la obesidad infantil va en aumento cuando antes no se sabía que era eso. Pero estoy cambiando de tema.
    Para muchos es difícil comer en familia o simplemente acompañados al mediodía de lunes a viernes, pero al menos las cenas y los fines de semana deberíamos hacer el esfuerzo. Vale la pena.

    • Hola Euphorbia,

      ¡Que interesante reflexión la tuya! Creo que todo el proceso de nuestra alimentación es un momento que debemos hacer cada vez más completo. No sabes que emoción sentí al leer que en tu hogar buscan estar juntos y enfocados en comer y compartir el momento.

      No te preocupes con salir del tema, justamente es ahí en donde tenemos que ir creciendo, la idea es que un tema nos de para más y así vayamos cambiando todo eso, aquí en México si es un problema de salud la cuestión de la obesidad infantil con su consecuente diabetes juvenil, digo ya somos el país con mayor número de sobrepeso a nivel mundial ¿qué te puedo decir? Es de alarmarse…

      Coincido contigo en que debemos hacer ese pequeño esfuerzo, de hecho si las cenas, aunque ligeras siempre trato de compartirlas con mi esposa, ya que es un buen momento para estar a gusto y platicar.

      Mil gracias por tu comentario, diste tema para otro artículo.

      Saludos,

      Omar Carreño

  2. ¡Hola culinario Omar!

    El comer juntos ofrece la oportunidad de disfrutar de la charla en la pareja y la familia. Da también la oportunidad de comer sano y apreciar el amor del que ha preparado la comida.

    ¡Abrazos desde la mediterranea Ensenada!

    • Hola mi querido Ricardo,

      Mira que tú siempre agregas un toque especial a los artículos que escribo, esa parte del amor de quien lo ha preparado es excepcional, yo lo vivo o trato de vivirlo de esa forma, recuerdo que ciertos platillos que prepara mi abuelita son mi locura y sólo encuentro su sazón en ella, así que cuando me cocina, me vuelvo loco, muy loco.

      Creo que esa sensación de una comida familiar es lo que más se valora, yo por eso trato de ir un día a la semana a visitar a mi mamá y comer con ella, con mi hermano, ir a mi antigua casa, eso es invaluable.

      Mil Gracias por introducir ese concepto: El Amor en la Comida.

      Omar Carreño

  3. ¡Odio comer deprisa! Siempre he intentado comer con otras personas y “aprovechar” el tiempo de la comida para hablar tranquilamente. Antes era con mi familia y ahora con mis compañeros de trabajo. La verdad es que es un placer poder comer y tener un buena conversación al mismo tiempo.

    En casa desde hace más de dos años cocinamos todo lo que comemos, nos llevamos el Tupperware al trabajo y lo calentamos en el microondas. Este cambio no sólo te permite ahorrar muchísimo dinero al final de un año si no que es mucho más sano. Los alimentos son escogidos por ti y cocinados a tu gusto.

    • Hola Jordi,

      Estoy muy de acuerdo contigo, yo ¡Odio comer solo! La comida simplemente no me sabe, igual entre semana como con mis compañeros de trabajo o con mi mamá un día a la semana que me doy mi escapada, pero no es grato comer solo. No es natural.

      Había leído de eso en tu blog y la verdad creo que si es una muy buena forma de ahorrar dinero, comer fuera aparte de que no es tan higiénico resulta bastante “cariñoso” aunque en ocasiones vale la pena cambiar un poco de aires.

      Excelente aportación amigo.

      Mil Gracias y bienvenido de vuelta.

      Saludos,

      Omar Carreño

  4. ¡Bravo! Entregar el ser al acto de comer beneficia al cuerpo (se digieren mejor los alimentos), al peso (se come menos), a la mente (tranquiliza, serena), a las emociones (se experimenta el gran placer fruto de los colores, texturas, aromas, sabores…) y a la vida social (compartir, conversar).

    • Hola Ana,

      ¡Caray que gusto recibir tu comentario sobre algo que tú haces con tanta maestría! Me gusta mucho como señalas cada pequeño detalle y lo clasificas de una forma que los beneficios son claramente identificables, en una tabla quedaría excelente.

      Mil Gracias por complementar este artículo.

      Saludos,

      Omar Carreño

  5. En mi casa se come en la mesa, pero con la tele prendida… Y durante los mediodías, si estoy trabajando en la calle… que complicado tomarse una hora! Me he llegado a tomar un yogur en un baño, muerta de hambre pero sin nada de tiempo. Ya me las he arreglado para evitar esas situaciones, pero me ha pasado (varias veces!)

    • Hola Andrea,

      He visto en muchas ocasiones lo de comer con la televisión prendida, honestamente tampoco creo que sea algo “terrible” hacerlo, es más aquí el punto es que sea un momento en el que puedas reflexionar y convivir. Vaya para muchos la televisión nos brinda un punto de partido para una discusión racional de muchas cosas.

      De lo otro, yo si creo que debemos hacer un esfuerzo por buscar un momento especial al comer, tratar de hacer las cosas como tienen que hacerse, no vale mucho la pena tratar de hacer las cosas con calma y comer es una de ellas, tiene muchas ventajas palpables y reales.

      Mil Gracias por tu aportación,

      Saludos,

      Omar Carreño

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *